lo mas leído en este momento

03/11/2010 02:11AM Futbol de Primera

“Soy un esposo romántico”: Sambulá

Raúl Martínez Sambulá se confesó en la sección de DIEZ, "Con Sello Femenino".

por: Carmen Boquin
  • Raúl Martínez Sambulá no tuvo problemas para posar ante la lente de DIEZ. /
  • Sambulá aprovechó la entrevista Con Sello Femenino para conocer el parque central de Comayagua. /
  • Hombre centrado de pocas sonrisas. El DT del Hispano apartó un poco de su tiempo para hablar de su vida. /

Comayagua y su bello parque central fueron el lugar acordado para realizar la entrevista con un triunfador del fútbol nacional: Raúl Martínez Sambulá. Su nuevo reto con el Hispano lo ha traído hasta esta ciudad y en una tarde fresca nos reunimos para hablar de la vida, del fútbol, de su familia y de sus pasiones. Con seriedad fue contestando mis preguntas y no soltó una sonrisa en el transcurso de la entrevista. Ni una sola...

¿Nervioso?
No.

Yo sólo quiero conocerte un poco más y chambrear un poco...
Lo del chambre ya me habían dicho y lo suponía.

¿Por qué?
¿Por qué será? Me dijeron que tuviera cuidado con vos...

Uy, qué malo que sos. ¿Cuántos años tenés?
¡Ya vas con el chambre! Soy del 63. A ver, rápido, ¿cuántos años tengo?

Igual que mi mamá... Creo que son cuarenta y pico…
Sí, mejor así: cuarenta y pico… Suena más discreto.

¿Estás casado?
Sí, pero ella se quedó en La Ceiba por la situación de las niñas. Este mes se gradúan dos. La más pequeña sale de preescolar y la mayor de primaria.

¿Sólo son dos?
Son tres. La otra va a quinto grado.

¿Jugaste en México, verdad?
Sí. A mediados del 88 salí para México. Allá estuve seis años, casi los siete. Jugué en el Correcaminos de Ciudad Victoria. Pero me lastimé y por una lesión en el 94 me regresé. Luego me alivié y jugué una temporada con el Victoria, salimos campeones. Posteriormente jugué dos temporadas más y finalmente me retiro.

¿Cuándo empezás a dirigir?
Ya en el 2000 estaba dirigiendo al Victoria.

¿Cuántos equipos has dirigido?
Victoria, Vida, Platense, Olimpia, Selección Nacional...

¿Y de asistente?
Fui asistente de Bora Milutinovic, Primitivo Maradiaga y Chelato Uclés.

¿Y afuera?
Asistente del Necaxa y del San Luis en México.

¿Qué equipo fue el más gratificante?
Cada equipo te deja algo. Al Victoria, por ejemplo, lo dirigí 5 temporadas consecutivas, situación que, lejos de ayudarme mucho, me afectó al final. Los últimos dos torneos ya sentía cansancio, un aburrimiento. Lo detecté y por eso me tomé un tiempo. De hecho me fui para México.

¿Y eso?
Es que estaba pasando por un cansancio. Ocupaba algo nuevo, algo interesante. Otras cosas que proponerles a mis dirigidos, a mis jugadores. Ya había topado en las enseñanzas que yo les podía dar a ellos. Porque en las primeras temporadas, básicamente, uno enseña lo que aprende como jugador y no tanto lo que se sabe con experiencia como técnico.

Por eso te vas a México…
Sí. Salí al extranjero a buscar experiencia y a traer nuevas ideas para los jugadores. Estuve mucho tiempo allá y regresé a dirigir dos temporadas más al Victoria. Después sigo como director deportivo un año, para luego tomar al Vida. Y ahora Hispano...

¡Alto, alto! Viajes, equipos, idas y venidas. ¿A qué hora aparece la familia?
Nos casamos en el 97.

¿Pero nunca se fue con vos?
Sí, ella viaja a visitarme con las niñas, pero la inestabilidad de nuestra profesión no permite mover a la familia. Es muy difícil pensar en eso.

Las esposas de los futbolistas de profesión deben estar sabidas de ese estilo de vida…
Sí, claro y se acostumbra. Mi esposa me conoció en ese ambiente. Hasta mis hijas saben que me ven llegar y me ven desaparecer. Lo toman como una situación normal. Pero sí nos extrañamos mucho. Y cuando se puede viajar para visitar, pues se hace.

¿Estás muy enamorado de tu esposa?
Sí, muy enamorado.

¿Cómo fue el cortejo?
Súper, te cuento que hubo química inmediata. Creo que tuvimos una relación bastante buena porque a pesar de que me fui para México siempre teníamos la misma esencia.

¿Cómo se llaman tus hijas?
Tengo una antes de mi matrimonio, se llama Cindy Patricia y tiene de 21 años. Luego, con mi esposa tenemos a Ashely Pamela, después a Dayra Gisselle y finalmente Gelian Gabrielle.

¿Y tú esposa como se llama?
Mercy Yamileth.

Aparte del fútbol, ¿qué te gusta hacer?
Pasear me gusta mucho.

Entonces estás feliz explorando Comayagua...
Sí, mucho. Y me encantó que nos viéramos acá en el parque porque no había logrado venir, pero como paso mucho tiempo en concentraciones, en viajes, trato de aprovechar cuando tengo tiempo de vacaciones o ratos libres para estar con la familia.

Me contaron que te gusta la música... ¿Es cierto?
Me encanta la música. Tenía un grupo. Siempre me han gustado los instrumentos, de una u otra forma me relajan. Y encontré en ellos paz, tranquilidad. Comencé en México, compraba uno y lo tenía en mi habitación y cuando me sentía estresado, lo tocaba.

¿Qué instrumentos tocás?
Me gusta mucho el piano, el bajo y la guitarra, pero no tan perfeccionada. Mirá, me cansaba de uno y compraba otro. Además, tengo muchos amigos músicos, especialmente en La Ceiba. De repente, en mi habitación había unos cuatro instrumentos y los tocaba para relajarme.

¿Y el grupo?
Bueno, cuando me vengo de México me traje los instrumentos. Un amigo me dijo que él no tenía instrumentos, que estaba un poco mal. Y le dije que los usara, poco a poco fuimos agregando más cositas. Y nos dimos cuenta que teníamos un buen grupo musical.

¿Qué género?
Merengue, salsa, punta…

¿Sos un buen bailarín?
No, no me gusta mucho. Me gusta algo la salsa, pero así, bailar, nada. Casi nunca lo hago.

¿Tú música favorita?
No sé, escucho de todo. Vivir en México me hizo que me gustaran las baladas, boleros, rancheras, música de banda… Así como los ritmos que normalmente se escuchan acá en el país.

Regresando a la banda, ¿en qué paró?
Tocábamos, pero mi amigo se fue para Estados Unidos y me devolvió el equipo. Después, una gente que formó un grupo me pidió que se los vendiera. Nos pusimos de acuerdo y compraron los instrumentos.

¿Extrañás los instrumentos?
Siempre tengo algunos en mi casa. Ahorita tengo unos timbales y una guitarra.

¿Alguna de tus hijas sacó dotes artísticos?
Sí, de hecho les gusta bailar y cantar. Les gusta mucho la música. Cantan todas las canción que ven en la televisión.

¿Les gusta el reguetón?

Sí, les fascina. Es lo que hoy les gusta en día a los niños.
Es un día agradable en Comayagua. Hispano había perdido el día anterior con el Victoria, pero Raúl Martínez Sambulá lucía tranquilo. Caminamos por el casco histórico con tranquilidad, sin temor a ser asaltados (como en Tegucigalpa o San Pedro Sula). Alguna gente lo saludaba con alegría y él respondía, pero sin sonreír. Nos sentamos frente a una fuente y seguimos conversando sin apuros...

¿Te hubiera gustado estar en Bailando por un Sueño?
No, no me llama la atención. Además, no puedo.

Tus pies sirven para el fútbol, pero no para bailar…
Así es. Veo el programa y me gusta. Vi la semana pasada bailar a Cristian Santamaría y lo hace muy bien.

¿Cuál es tu grupo favorito?
Me gusta la música del cubano Pablo Milanés, la música tipo trova. Me siento muy identificado.

¿Te considerás un esposo romántico?
Sí, soy un esposo romántico y mucho. Me gustan los detalles para sorprenderla, llevarle flores. Si yo encuentro algo con qué alimentar el romanticismo cada vez que viajo, lo hago. Siempre busco hacerlo.

¿Cómo es un domingo perfecto para vos?
Estar con mi familia, con mi esposa y tres hijas. De hecho, cuando no hay actividad deportiva obligatoria, siempre es sagrado estar con mi familia. Siempre trato la forma de estar en casa.

¿Te gusta el clima en Comayagua?
Está muy rico, la verdad. Casi todos los días hay ratos con mucho calor, pero de repente se pone muy fresquito. Me dicen que para esta época enfría una poco más.

¿Qué significó para vos dirigir la Selección?
Una gran experiencia. Fue la eliminatoria pasada. La inició Bora, yo estaba como auxiliar. Cuando él renuncia y se va, quedé yo en el cargo. Fue una experiencia única. Me gustó mucho, de repente no se lograron los resultados que se debían tener para pasar a la siguiente fase, pero considero que el trabajo que hice fue bueno, y eso que soy un gran autocrítico, soy bien severo con lo que hago. Cuando dejo el cargo como entrenador principal, había condiciones para pasar a la siguiente fase, pero eso pues no se dio, allí quedamos eliminados. Aún así considero que en el camino pasaron muchas cosas buenas que me sirvieron.

¿A qué personaje admirás a nivel mundial?
A los jugadores que están de moda: Cristiano Ronaldo, Leonel Messi y Ronaldinho.

¿Qué te pareció Rueda?
Él tuvo todo el apoyo, el que normalmente se le debe dar a un técnico, de todas las partes: tenía a los jugadores, tenía apoyo de los medios. Al final logró la clasificación buscada.

Y en el Mundial... ¿Las decisiones como las viste?
El primer partido como que creímos que se iba a hacer algo más y nadie quedó satisfecho con ese juego. En el segundo se entró a especular mucho. Pero el tercero nos dejó con más dudas todavía porque ya vimos otro nivel de juego. Se vio a otros jugadores en el campo, con un rendimiento buenísimo y la pregunta es: ¿Si hubiéramos jugado así los tres juegos? Bueno, creo que hubiéramos clasificado a la siguiente fase, estoy seguro, casi estoy convencido de eso. Y quizás hasta hubiéramos sido sorpresa del Mundial, pero eso quedó allí…

¿Lograremos tener un presidente negro algún día así como Estados Unidos?
Podría ser, hay gente capaz, con buenos valores y principios que lo podrían hacer.

¿Sos bien serio, verdad?
Pues sí, un poco -dice-. Y yo lo he comprobado en todo el tiempo que ha durado esta entrevista.

¿Qué te hace reír?
Muchas cosas -dice, mientras hace una mueca de sonrisa, sin despegar los labios-. Pero más que nada, mis hijas. La felicidad de ellas es mi felicidad.

PARA CONTARLO

Sin duda que es un hombre con mucho camino recorrido. Dice que todas sus experiencias, buenas o malas, le han servido como enseñanza para salir adelante.

Es muy simpático... aunque a su manera, porque es casi imposible sacarle una sonrisa. Eso sí, una gran característica es que es muy sincero. Se le nota que es un gran padre de familia y un buen esposo, pues cuando habla de ellas se le irradian sus ojos de la felicidad.

El hecho que haya agarrado a un equipo en problemas habla de su carácter. No se deja intimidar y asume los retos que le pongan. Al toro... por los cuernos.

PERFILITO

Nombre: Raúl Martínez Sambulá

Nacimiento: Tela, Atlántida

Fecha: 14 de Marzo 1963

Edad: 47 años

Clubes nacionales: Olimpia y Victoria

Madre: Justina (Q.D.D.G)

Padre: Marcos Martínez
Hermanos: Estefana (Q.D.D.G.), Mina, Silvia (Q.D.D.G.), Apolonia, Angelina, Vilma, Mario, Fernando, Rudy, Dagoberto e Iris.

RAÚL SAMBULÁ EN BREVE

17 años tenía cuando fue fichado por el Olimpia. Fue en 1983.

Tres títulos de campeón con Olimpia: 1984, 1986 y 1987. Y uno con Victoria en 1995.

En México: Jugó 192 partidos con el Correcaminos (190 de ellos completos). Marcó 7 goles y salió expulsado 4 veces en 6 temporadas.

Eliminatorias: Jugó las eliminatorias a los Mundiales de Italia 90 y Estados Unidos 94.

Como DT: Sustituyó a Bora Milutinovic en las eliminatorias al Mundial de Alemania 2006. Dirigió cinco partidos, ganó uno, perdió uno y empató tres. Fue sustituido por Chelato.

Calificación actual

Tabla de juego

¿Qué es esta barra?

Es una nueva funcionalidad de Diez.hn que te permite compartir aquello que más te gusta con tus amigos y conocidos e interactuar con ellos.

Para aprovecharla al máximo accede con tu usuario Diez.hn o tu usuario de Facebook.

Si no tienes usuario de Diez.hn te puedes registrar cuando quieras. Es totalmente gratis.