Javier Portillo: "Pasé año y medio sufriendo acoso laboral"

El jugador del Vida se confesó con 'El Loco de Limber' y habló de su salida de Motagua, Olimpia y Real España.

Javier Portillo se sinceró con el 'Loco de Limber' y contó que hasta le han ofrecido escribir un libro de lo que ha vivido en el fútbol. Fotos DIEZ
Javier Portillo se sinceró con el 'Loco de Limber' y contó que hasta le han ofrecido escribir un libro de lo que ha vivido en el fútbol. Fotos DIEZ *
Limber Pérez

Javier Portillo es un chiquitín picoso dentro y fuera del campo. El hombre de las mil batallas en la Liga Nacional repasó su carrera y los problemas que ha tenido que afrontar para salir adelante.

VER LA TABLA DE POSICIONES DEL CLAUSURA 2017

Sus salidas de los clubes llamados grandes en Honduras no han sido tan pacíficas como hubiera deseado.

¿Te costó ser futbolista profesional?
Sí, porque en donde yo me crié, en Cantarranas, en ese tiempo no había Liga Mayor, no había intermedia, nada y la tenía un poco complicada, pero yo siempre confiaba en Dios y él me dio la oportunidad, yo estaba preparado y gracias a Dios la aproveché.

¿Cómo lograste salir de Cantarranas?
Yo era bastante competitivo y eso me ayudó, incluso cuando yo llegué a debutar, empecé con una gran ilusión, lo hacía como en el barrio, por ahí se formó una selección en El Naranjal, cerca de Cantarranas y me tocó ir; hasta tu amigo Víctor Cáceres me estuvo rogando para que yo fuera, pero yo estaba haciendo un trabajo y no lo iba a dejar porque realmente de eso vivía.

¿Cortabas caña? Esa zona es una zona cañera.
No, estaba haciendo un cerco de malla ciclón, eso lleva puntos de soldadura y yo era el que tenía el trabajo, entonces realmente no iba a ir, pero ya Dios tiene preparado todo para uno, la verdad que no llegó material en dos días, al darme cuenta que no había nada para trabajar, pues me alisté.

¿La falta de material esos dos días te hizo convertirte en futbolista profesional?
Sí. Eso es cuando uno realmente se da cuenta que Dios existe, porque en esos mismos días se dio la oportunidad de que llegara el Valencia a El Naranjal y ahí fue donde el profesor Abruceze me miró y peleó para que yo formara parte del equipo, porque creía en mí, pensaron que era una emoción de pueblo, pero bueno, esa fue una oportunidad que Dios me dio y gracias a él estoy acá conversando con vos de fútbol y de la vida.

Después de tantos años de carrera y ser un constante en los equipos, ¿nunca enamoraste a un técnico para que estuvieras en la Selección Nacional en una eliminatoria o un mundial?
Eso sí me faltó, porque yo soñaba por lo menos con un partido eliminatorio, no se me dio la oportunidad, solo participé en Copa Oro, partidos amistosos, una Copa de Naciones, pero bueno, yo soy de las personas que nunca me quejo, yo siempre trabajo y algún mejor propósito tiene Dios para mi vida y no me queda más que seguir trabajando y agradecerle por todo lo que me ha dado.

Portillo.70(800x600)

¿Por qué creés que no tuviste esa constancia para ser convocado permanentemente a la Selección?
No me ha quedado tiempo para pensar eso, pero como digo yo, siempre trabajo, siempre doy todo; si me dicen, te toca hacer 20 minutos y yo miro que mis otros compañeros van a hacer 30, porque siempre donde he llegado, gracias a Dios, me ha tocado jugar y vos sabés que al que juega le dan un poco de descanso, yo hago el trabajo igual con los demás, porque lo que a uno le va a garantizar el éxito es el esfuerzo. No sé por qué no fui tomado en cuenta constantemente y por qué nunca logré jugar un partido eliminatorio.

¿Creés que los entrenadores creían que no tenías las condiciones necesarias, tu estatura pudo ser un motivo para no tenerte ahí dentro en la Selección?
Con la estatura yo nunca me le he achicado a nadie, vos que jugaste fútbol sabés que a la hora de pelear una pelota arriba, no tenés que ser alto, solamente debés estorbar, entonces cuando sé que llevo las de perder con un jugador alto, debo buscar la manera de jugármela, yo con eso de la estatura no tengo ningún problema, los mejores jugadores del mundo no tienen una gran estatura, entonces yo creo que lo que a uno lo puede hacer pequeño es su mente, uno siempre tiene que pensar en grande y no es solo decirlo, sino que también hay que demostrarlo a base de trabajo.

¿Alguna vez se burlaron de vos en un partido porque creyeron que con esa estatura te podían andar en el bolsillo?
No, porque yo desde que empecé he sido aguerrido, yo nunca he dado una bola por perdida y más bien en un partido que tuvimos, Osman Chávez salió golpeado y resulta que era un tiro de esquina y yo me le puse y me dijo, ‘sí sos malo, vos sabés que estorbándome me va a costar’ y él es más alto que yo, entonces en esa parte no he tenido problemas, saben que siempre me las voy a jugar de una u otra manera, yo siempre trato de estorbar para que no me marquen el gol.

¿Por qué te tildan de indisciplinado?
Bueno, vos sabés qué es ser indisciplinado, vos que fuiste futbolista profesional comprendés lo que significa faltar a un entrenamiento, llegar tomado de alcohol, meter mujeres a una concentración, no llegar, incluso te puedo poner ahí, llegar tarde a un almuerzo, a un entreno, algo que en mí no sucede; entonces, por esa parte yo estoy tranquilo, porque Dios es justo y por ahí en esto del fútbol uno tiene que saber llevar este tipo de cosas, eso no me ha afectado y yo le pido que me dé tranquilidad para que todo se pueda manejar periodísticamente, respetando lo que sale en los medios de comunicación, a veces no los miro, pero uno siempre tiene amigos que envían un mensajito y le mandan lo que dice para ver, pero bueno, son cosas que se asimilan.

¿Haz cometido algún acto de indisciplina como para darle a entender a los dirigentes que valía la pena cuando han despotricado en contra de Portillo?
No. Lo que me deja más tranquilo es que mi rendimiento me avala. Soy un jugador de 35 años y estoy más tranquilo que nadie, sé cómo me manejo y mi rendimiento va a hablar por sí solo, incluso tengo que agradecerle a la afición de todos los equipos en los que he estado porque realmente tienen muy bonitos recuerdos míos y eso habla bien de mi persona.

¿Pero por qué tenés que salir casi siempre de mala manera de los equipos que estuviste?
En su momento te darás cuenta y te prometo que a vos te voy a dar la entrevista, pero en estos momentos estoy enfocado en el Vida. Yo sé que a vos te gustaría que te dijera, pero lo reservaré por ahora.

Un día vos estabas con el Olimpia jugando al máximo rendimiento y al día siguiente ya no estabas. ¿Qué fue lo que pasó?
No he querido hablar de eso, después diré toda la verdad.

Pero puedes decirla sin necesidad de despotricar contra a alguien.
No es el momento. Te voy a decir que aunque no lo creas se han acercado personas a mí para escribir un libro y no te estoy exagerando, ahí tengo para escribir un libro de lo que me ha sucedido y por eso yo digo que de estas cosas yo salgo más fuerte. Nadie me va a quitar mis sueños, nadie me va a quitar mis objetivos, entonces por eso lo quiero manejar así, en su momento hablaré, yo me voy a retirar y ahí será perfecto.

¿No te parece que ya va a ser demasiado tarde para contar algo que definitivamente te ha afectado en cierto momento de tu carrera?
No, no es el momento, yo he sido bastante perjudicado, mi familia también porque no es fácil, imagínate tus hijos, mis hijos están acostumbrados a verme jugar y ellos escuchan, ellos miran televisión, o sea, ellos pasan pendientes de mí, imagínate cuando ocurren ese tipo de cosas, cuando realmente en mi casa yo soy diferente. Yo soy un tipo que en mi casa, bueno, te digo por mis papás, que me enseñaron a respetar a todo mundo, pero también a que, cuando me irrespetaran que me diera mi lugar, siempre y cuando yo estuviera en mi derecho, entonces esos son principios que se trae desde mi casa y no es que me hayan educado mal.

Al parecer sos una persona intolerable.
Pues fijate que solo te voy a adelantar un poquito, de lo que yo diré cuando me retire completamente, primero Dios que estés en esto del periodismo y no voy a dudar en llamarte para darte la entrevista, te la voy a dar, solo te voy a adelantar algo, vos decís que no tolero, si vos supieras cuánto toleré yo. Te diré que pasé año y medio sufriendo acoso laboral, entonces no es nada fácil, la verdad que se llegan momentos en los que yo no soportas, imagínate que te estén acosando en tu trabajo.

Portillo3(800x600)

¿Ese acoso en qué club lo viviste?
Eso no te lo voy a decir, pero es verdad, hay personas que se han acercado para escribir un libro sobre lo que a mí me ha sucedido, porque realmente que otro futbolista ya se hubiera caído, con lo que a mí me ha sucedido ya se hubiera retirado, pero yo creo en Dios y no voy a caer.

De todos lados vos has salido como el villano, ¿Creés que pudieron haber acabado con tu carrera desde hace mucho tiempo?
Sí, claro, que podés pensar vos si te están acosando cuando no estás en la cancha, pues, no juegas y te van a señalar a un camerino, y yo soy un tipo así, a cierta persona yo le enseñé el chaleco y le dije: “Yo no estoy jugando”. Esa persona me gritaba de todos lados para decirme cómo tenía que hacer mi trabajo y no era entrenador. Era una locura.

¿Con todo lo que has vivido en este tiempo, al terminar el fútbol, pensás escribir un libro?
Claro, dos personas han aceptado y no está nada mala la idea, porque yo no me voy a inventar nada, son cosas que pasaron en mi vida, son cosas que le van a servir a otros para que se den cuenta de que no todo es fácil en el fútbol, que a veces hay que luchar contra todo y que lo primero que deben tener claro es poner todo en manos de Dios, porque sin él no se sale adelante.

¿En algún momento sentiste humillación, discriminación por parte de ciertos dirigentes?
Para nada, siempre me trataron bien, te voy a decir que en Olimpia, por ejemplo, el señor Ferrari me trató muy bien.

Sí, pero no saliste bien.
Bueno, ahí dejemos ese tema.

¿Cuál es el miedo?
No tengo nada de miedo. Yo nunca fui el problema cuando salí de los equipos en los que estuve. Por ejemplo, de Motagua yo decidí irme y fue lo mejor que pude hacer.

ALGO MÁS

¿Por qué crees que valió la pena salirte del Motagua?
Porque si no me hubiera ido del Motagua no hubiera hecho mi casa, no hubiera preparado a mi esposa, porque todavía está sacando una maestría. Yo siempre le pido dirección a Dios y era el momento para irme, porque yo aún tenía año y medio de contrato y decidí venirme al Vida y tomar un contrato de un año con opción a irme, o sea, directamente en seis meses, yo creía en mi capacidad y fue cuando se dio el salto a Olimpia y vos sabés lo que significa ese club.

¿Si pudieras volver a un equipo grande a cuál sería?
Volvería al Olimpia. La verdad lo que está a la vista no necesita anteojos y te voy a ser claro, con el respeto que se merecen todos los demás equipos, pero vos estuviste en el Olimpia y vos sabés que la diferencia entre el León y los demás equipos, es grande.

Lo que pasa es que en Olimpia hay una piedra en tu zapato que no te dejaría caminar bien.
Por qué, vos me preguntaste que si se me diera la oportunidad yo no lo pensaría dos veces y no porque sea Olimpia, yo soy un profesional del fútbol, pero como vos me dijiste, si se me diera la oportunidad sí regresara.

¿Valió la pena dejar Juticalpa para fichar con el Real España, fue la mejor decisión?
Sí, valió la pena, porque ahí me recuerda realmente la gente cuando yo estaba en el Olimpia; como ahora manejan todo por redes sociales, hay directivos que quieren ver primero cómo está el ranking del jugador a nivel de afición, por ahí no fui bien recibido, pero, según fueron viendo mi desempeño en la cancha, se dieron cuenta que a mí, independientemente al equipo al que fuera yo iba a dar todo y que a la hora de celebrar un gol lo iba a festejar como que si fuera una final.

¿La Máquina fue lo que esperabas?
El Real España estaba peleando descenso, un equipo grande estaba en descenso y los que llegamos, pues le dimos otra cara al equipo, el técnico que llevaron, Falero, también cambió muchas cosas. Lo que se ve ahora es una base de lo que dejó el profesor. Fue una buena experiencia.

¿Descenderá el Vida en este torneo Clausura?
Jamás, el Vida no descenderá. Por mi mente no pasa el descenso. Tenemos que enfocarnos y unirnos más como equipo. Los que llegamos a reforzar al club esperamos aportar para salvar esa categoría. Hay que trabajar duro lo que falta.

LO DIJO:

"Cuando estaba en Motagua el tema económico no era lo mejor y por eso decidí irme. Pasé momentos muy duros junto a mi familia".

"Todavía no sé la razón de mi salida del Real España, pero como dicen, solo dios sabe los motivos de por qué pasan algunas cosas. yo me fui tranquilo".

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias

En Portada