Salvador Nasralla sorprende: El trasfondo del Mundial con tres países en el 2026

El comentarista deportivo analiza la triple candidatura de Concacaf al Mundial 2026 y la amplicación a 48 equipos.

Nasralla analiza la candidatura de Concacaf al mundial 2026 y los riesgos que lleva un torneo con 48 selecciones.
Salvador Nasralla

La información oficializada la semana pasada por los presidentes de las federaciones de fútbol de los tres países de Norte América: Canadá (Victor Montagliani quien además es el presidente de Concacaf), Estados Unidos (Sunil Gulati) y México (Decio de María) en el sentido de ofrecerse para que estas tres naciones en conjunto sean sede del Campeonato Mundial de Fútbol que corresponde llevarse a cabo en el año 2026 o sea dentro de 9 años después de Rusia y Qatar, es una mala noticia para los países centroamericanos y caribeños.

Esto es ya que aún y cuando se incremente a 48 el número de participantes en la fase final con lo cual Concacaf tendría derecho a cinco plazas directas según el plan del presidente de FIFA, las posibilidades de clasificar disminuirían notablemente no solo porque los tres del norte clasificarían sin participar en eliminatorias sino por la idea de Gianni Infantino de que cada vez más países tengan la posibilidad de participar en la fase clasificatoria pero ya en la fase final de 2026 que resultará casi inalcanzable, solo tendrán derecho a jugar dos partidos frente a súper potencias europeas y sudamericanas.

En el fondo lo que buscan es un formato parecido al que se implementará en el nuevo Torneo de Clubes de Concacaf el cual tendrá una larga eliminatoria de 16 equipos a partir de agosto próximo de los cuales solamente el campeón pasará a la fase decisiva de 2017 en la que competirán otros 15 poderosos clubes de México, Estados Unidos y Canadá.

El trasfondo de todo esto es económico ya que Canadá pertenece al grupo de las 8 naciones más ricas del mundo y ha organizado mundiales juveniles y femeninos con gran éxito, pero es el único de los tres aspirantes que nunca albergó un Mundial de Fútbol Adulto mientras México en 1970 y 1986 y Estados Unidos en 1994 ya fueron exitosas sedes.

Además la súper población de México y Estados Unidos donde se realizará la mayor parte de los juegos, constituye uno de los mercados consumidores más grandes del mundo con casi 500 millones de personas mientras Canadá será sede de muy pocos, de los 64 partidos.

La idea agrada y tiene el consentimiento de FIFA porque la fase eliminatoria será larga y permitirá participar a naciones que actualmente apenas tienen acceso a la fase inicial clasificatoria. O sea que será un confite de esos que demorará mucho tiempo en deshacerse en la boca de nuestros pobres países como Honduras, Costa Rica, Panamá, Jamaica y Trinidad, que normalmente participamos en hexagonales finales en las que es más fácil clasificar a mundiales.

En Centroamérica somos países muy pequeños que ni siquiera en conjunto con nuestros 40 millones de habitantes resultamos atractivos para las transnacionales que venden productos de consumo popular por lo que pensar que algún día nuestros seis países puedan ser sede de un Campeonato Mundial Adulto de fútbol masculino se convierte en una utopía.

Ahora, después de los escándalos que llevaron a la cárcel a los principales directivos del fútbol de Costa Rica, Honduras, Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Panamá que ya tenían poder dentro de la FIFA, se acentúa más nuestra presunción.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias

En Portada