El "Alma" gemela de Wilmer Cruz que lo inspira en la final

El técnico del Honduras Progreso Wilmer Cruz está casado hace 32 años con Alma Castellanos. Ella nos cuenta secretos de su relación

Karly Reyes

Wilmer Cruz es el técnico de moda en la Liga Nacional, en la cancha se puede ver que es muy exigente y a veces hasta pasado en sus reacciones, pero fuera de las grama es un hombre totalmente diferente y es que desde hace varios años hay una persona que lo ha apoyado en las buenas y en las malas. Doña Alma Castellanos es la esposa de el “Pájaro” desde hace 32 años.

Hoy será su gran fanática en el primer partido de la final del torneo Clausura de la Liga Nacional que disputan ante Motagua en el estadio Michelleti de El Progreso a las 7.

Tienen una muy bonita historia, ya que Cruz ha sido el único amor de su vida. “Cuando lo conocí él no era jugador de Liga Nacional, trabajaba en el proyecto hidroeléctrico en El Cajón aquí en Santa Cruz de Yojoa”, nos cuenta.

¿Cómo la flechó “Supermán”? “Lo vi por primera vez en una feria del pueblo, una que se celebra en mayo. íbamos para una disco con unas hermanas y una amiga, a mí me habían avisado que allí estaba Wilmer, yo no sabía quién era y pregunté y una de las amigas con las que andaba me dijo que le gustaba a él”, dice con mucha ilusión en los ojos.

18 Wilmer Cruz cuando se casó tenía apenas 18 años y Alma, 21.


“Nos fuimos al lugar, pero allá me empezó a coquetear y entonces le seguí el juego, pero solo el juego, ja, ja, ja y luego terminó en 32 años de matrimonio...Wilmer tenía 18 años y yo 21”, explicó.

LEE AQUí: La historia de Wilmer Cruz, érase una vez un loco en la final

Asegura que el técnico del Honduras Progreso es muy detallista, nada que ver a lo que pinta por fuera cuando está en la cancha. Y sigue.. “él puede llegar con un regalo, con un arreglo de flores, aunque no sea una ocasión especial. A veces me despierta y como me gusta el café, siempre me dice: ‘Aquí te traje tu negro, fuerte y caliente, ¿te llevo tu negro a la cama mami?’ Ja, ja, ja... entonces es bien detallista, no siempre por las preocupaciones del trabajo pero por lo general es así”, nos comenta.

PROMOCRUZ(800x600)

Alma describe a su esposo Wilmer como una persona "romántica".



SU MOMENTO MáS DURO
Como cada matrimonio, muchas veces hay altas y bajas, momentos para llorar y sonreír y a pesar que ha estado siempre con Wilmer en los mejores tiempos de su carrera profesional como conseguir dos ascensos, con el Honduras y con Atlético Municipal, también lo estuvo en el peor momento del “Pájaro”, fue cuando falleció su madre.

“Lo más difícil fue saber que su mamá estaba en etapa terminal con cáncer, la parte más dura, fue bastante complicado incluso darle la noticia, yo era la encargada, él estaba en la Selección Nacional (la de 1994) y tuve que hablar con un psicólogo para ver como decirle, tenía que hacerlo de manera inmediata. No le dieron permiso para ir a ver al hospital por cuestión de trabajo y pues él salió de la Selección y se fue directo al hospital, porque entre las dos cosas tenía que elegir a su madre, sabía que contaba con mi apoyo”, contó la que se ha robado el “Alma” y corazón del entrenador finalista.

3

Tres hijos tienen en común: Wilmer, Ricardo y Javier Cruz, además tienen dos nietos.


UNA ANÉCDOTA
Cuando recién se conocieron, Wilmer Cruz hizo lo que sea para robar la atención de doña Alma, pero en una ocasión se llevó gran sorpresa cuando visitó por primera vez la casa de su pareja.

“El día que lo conocí nos regresamos a la casa, después me invitó a ver un partido del Atlético Municipal y después se fue con nosotros para la casa", inicia la historia...

"Nosotros creíamos que mi mamá no estaba en la casa porque todos los domingos se iba, pero la sorpresa fue cuando abrimos la puerta, allí estaba sentada viendo televisión en la sala y llegó todo apenado con la ropa que había jugado", cuenta sorprendida y remata: "Se sentó a la par de ella y mi mamá bien seria durante ese momento. Solo se le quedó viendo y me dijo "¿y ese quién es?. Yo le dije que era un amigo, porque veníamos conociéndonos, el proceso no fue muy largo porque nos casamos en septiembre, y nos conocimos en mayo”. Es una historia de amor que vale la pena compartir.

"Wilmer me dijo que si me quería casar con él en la puerta de mi casa, le dije que sí”. Alma de Cruz




FOTOGALERÍAS

Mas Noticias

En Portada