Hijo de Rambo de León: “Quiero tener la pegada de mi padre”

Julio César, uno de los hijos de Rambo de León, sueña cada día con seguir los pasos de su padre en fútbol. Hoy trabaja en el platense para lograrlo

Edgar Wity

Las reservas del Platense, el sol abrasador y las canchas de tierra de la colonia San José de La Vega, son testigos de los pininos en el fútbol de Julio César de León, uno de los hijos del mítico ‘10’ de la Selección Nacional de Honduras, Rambo de León que quiere dejar su propia huella en el fútbol nacional y extranjero tal y como lo hizo su padre.

“Es un sueño que espero cumplir. Estoy inciando en un club en donde mi papá creció. Es un ídolo del equipo. De mi parte espero llegar a lo mismo, hacer los goles que él ha marcado, ganar títulos. Espero que el apoyo que le han dado a él, me lo den a mí también”, confesó.

Ver: LOS HIJOS DE FUTBOLISTAS QUE LE SIGUEN LOS PASOS

Para ello, Rambito asegura que cada día se inspira en uno de los mejores momentos de su padre: aquel golazo ante México en el Azteca con la camiseta de la Bicolor. “De todos los videos que he visto de los partidos de mi padre, el que más me ha impresionado fue el que le metió a México en el Azteca. Ese gol de tiro libre era imposible para el arquero. La verdad fue una cosa emocionante”, nos dice muy emocionado.

Sin embargo, admite que su caminar en el fútbol de pronto pareciera que va camino al Everest debido a la que ha hecho su padre. Pues como no, Rambo construyó sus páginas doradas con éxito después de destacar en todos los clubes en los que ha jugado y en la Selección. Su mejor versión fue en Italia. Aún con todo ello eso nada le quita el sueño para ser como él.

WebHijoRambo1(800x600)

El hijo de Rambo de León juega en el Platense Júnior de Tegucigalpa. Fotos Juan Salgado

“Admito que a veces se siente una presión enorme. Mi apellido pesa, mi papá ha sido un gran jugador, por ello la gente espera lo mismo de mí. Espero cumplir con las expectativas. Quiero llegar a tener esa gran pegada que tiene, el mundo lo recuerda por eso en sus tiros libres. Sin duda es un gran jugador de Honduras. Para mi edad voy con buen progreso. La pegada tendré que mejorarla en el camino”, agrega con esperanza.

Por su parte, su madre Maricela Fúnez, quien fue pareja del exseleccionado nacional, relata que desde que Julio estaba en su vientre solía sentir los tremendos patadones de su retoño. "Desde que él estaba en mi vientre ya venía con eso del fútbol, su ídolo es su padre, él quiere superarlo. Rambo ha sido uno de los mejores futbolistas en Honduras, razón por la cual siempre lo ha admirado”.

Y siguió: “Gracias a Dios él siempre ha estado enfocado en los estudios y en el fútbol. Ya le he cambiado dos veces la cama porque a veces cuando está en ella cree que está jugando, lo pasa soñando”, dice entre risas.

Su entrenador, Danilo Hernández, quien ha sido su tutor en la categoría infantil, admite que será un orgullo para él si en el futuro el hijo del ídolo llega a destacar. De momento hace su trabajo y espera que de fruto con el bástago.

WebHijoRambo2(800x600)

Rambito junto a sus compaeñeros en el Platense Júnior de la capital de la República. Foto Juan Salgado.

“Espero que llegue a la Liga Nacional y que supere lo que hizo el papá. Sería algo especial que el hijo de un gran jugador haya pasado por nuestras reservas. Es una persona alegre, eso lo caracteriza como el líder que puede ser”, concluyó.

LO DIJO RAMBITO:

"Cuando pienso en fútbol, solo pienso en mi padre y esta es una de mis mayores pasiones”.

"Su llegada se dio por medio la gerenta de Platense (Bartola) Es un volante mixto, tratamos que sea más técnico para el futuro”.

FRASES:

"Mi mayor sueño es verlo jugar en la Primera División, en la Selección de Honduras y también en el
extranjero”. Maricela Fúnez, madre de Rambito

"Sus características vienen siendo igual a las de su padre. Nosotros tratamos que sea mejor, pero los genes no se pierden, él trae todas las condiciones del papá”. Danilo Hernández, entrenador

OPINIÓN DEL PADRE

Rambo sobre su hijo: “Tiene la herencia familiar que es la pegada”

“A la edad que tiene mi hijo yo ya estaba haciendo pretemporada con el Platense y listo para debutar”, dice Rambo sobre su hijo.

Y sigue: “Julito es un chico que está creciendo bien, técnicamente puede mejorar más, tiene buen toque, buen carácter, es humilde y si mejora seguramente va a triunfar”.

Sobre las virtudes dijo: “Tiene la herencia familiar que es la pegada y la potencia, esa tiene que educarla, él es derecho igual que mí pero ahora usa la izquierda”, comentó.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias