La historia de Rubilio Castillo contada por su madre: "Los crié vendiendo pan de coco"

Silvia Álvarez es la madre del delantero de Motagua y contó varias interioridades de su hijo, en este día tan especial para todas las progenitoras en su fecha.

Rubilio Castillo junto a su esposa Anyi García, a su derecha, y su madre Silvia Álvarez.
Rubilio Castillo junto a su esposa Anyi García, a su derecha, y su madre Silvia Álvarez. *
Juan Cayetano

Silvia Álvarez Dolmo de 60 años de edad es la madre del delantero motagüense y actual subgoleador del torneo Clausura, Román Rubilio Castillo y sus hermanos Santos Omar, Lidia Francisca, René Agapito (Q.D.D.G.) y Silvia Rosibel.

Doña Silvia no solo es la máxima defensora del delantero motagüense sino que también, es una madre abnegada que sufre en carne propia los dolores de sus hijos, también comparte sus sueños y alegrías como una familia luchadora.

“Siempre fui una mujer luchadora. A mis hijos los crié vendiendo pan de coco y machuca a pesar de que el papá trabajaba siempre trataba de ayudarlo con algunos ingresitos extra en la casa. Cuando el papá se fue, Rubilio tenía 12 años, pero le doy gracias a Dios que conseguí buenos patrones y la ayuda de mi familia”, expresó con orgullo.

Cuando vendía machuca, Rubilio me ayudaba a machucar y luego se iba en bicicleta a dejársela a los clientes, mis otros hijos hacían otras actividades, siempre les di responsabilidad a mis hijos porque es bueno que sepan valorar las cosas”, reiteró.

Doña Silvia trabaja hace varios años en casa de habitación pero siempre recuerda cada uno de los momentos que marcaron la carrera deportiva de Rubilio, como el día de su debut en Liga Nacional con la camisa del Vida.


Rubilio Castillo espera darle un buen regalo a Silvia Álvarez en el Día de las Madres. ¿Qué mejor que un gane?

La niñez de Rubilio fue bonita a pesar de ser una familia luchadora siempre le dimos lo mejor, siempre tratamos de darle lo que necesitaba, siempre dormía con su pelota, amanecía con el fútbol, iba a la escuela y todo pero lo bueno es que siempre le daba responsabilidad, siempre aseaba la casa y su ropa, preparaba su comida mientras yo hacía otras labores, mi mejor regalo para el domingo (hoy) sería verlo celebrar su gol 100 contra Marathón”.

LO DIJO DOÑA SILVIA

"Es un día especial porque damos la vida por nuestros hijos y no hay amor más grande que eso”.

"Rubilio sabe cocinar, planchar, lavar y arreglar porque desde niño se lo enseñé, él hace de todo en la casa".

"Cuando lo miro en la cancha me alegro mucho, porque es un muchacho sano, cuando era niño padecía de asma y era alérgico, gracias a Dios logró sanarse pero no fue fácil".

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias