Rodrigo Soto, la cábala de Diego Vázquez que pocos conocen

Rodrigo Soto es uno de los mejores amigos del técnico de Motagua y nos cuenta todo lo que hace antes de un partido.

Raxa Mayorga

Rodrigo Soto es un periodista y chef capitalino que desde hace muchos años se convirtió en uno de los pocos amigos confidentes de Diego Vázquez, técnico del Motagua. Su amistad es tan grande que el comunicador forma parte de las cábalas del argentino para poder ganar los partidos más importantes.

John Paul Suazo, el jugador de Marathón que estuvo cerca de morir en un accidente

Rodrigo nos cuenta todo lo que hace el técnico antes de un encuentro, además de las tradiciones que siempre realiza después de ganar una final en la Liga Nacional.

Diego tiene esa particularidad de las cábalas, pero así son muchos argentinos, hacen sus rituales antes de cada partido y más cuando les va bien, Diego ha sido así”, aseguró Soto.

Y agregó: “Diego trata de cuidar mucho los detalles en las finales que ganó, para esta ha cambiado un poco porque en la final ante Real España no le fue muy bien, pero tiene sus cábalas, algunas que no las cambia por nada”.

Sobre las tradiciones del estratega de los azules previo a cada final que ha disputado, dice: “Hay varias cosas que realiza antes de un partido, por ejemplo hay una que siempre debe comer aquí en el restaurante Pazzi un plato que se llama berenjena a la parmesana antes de todas las finales”.

Es algo que no debe faltar en la vida cotidiana del sudamericano, porque, según él, le da mucha suerte antes de enfrentar los encuentros.

“Siempre viene antes de un partido, en las semifinales vino, comió berenjena y ya miraron cómo le fue contra Olimpia, es una berenjena que va al horno con queso y con una salsa especial, es una comida muy rica”, aseguró Soto.

Además de Diego Vázquez, todos los jugadores, cuerpo técnico y hasta directivos del club deben ir antes de una final a comer a Pazzi.

“Eso comió el sábado pasado y como viajan el viernes entonces vendrán (hoy) todo Motagua aquí. El restaurante se cierra solo para atenderlos a ellos, se vive un momento muy agradable con todos acá. Solo Diego come berenjena, los demás piden pizza o pastas”, confesó.

Rodrigo Soto no puede perderse ninguna final que dispute Diego Vázquez porque es como el amuleto de la suerte del argentino.

“Una anécdota vivida con Diego es que cuando lo expulsaron en el partido contra Olimpia se fue a sentar a mi lado y perdían el partido por un gol, entonces fue cuando me dijo: ‘Voy a meter a Kevin López y lo vamos a empatar’, en eso entró el jugador y mandó un centro Omar Elvir que cabeceó López y clasificamos, desde ahí nace otra cábala”, recuerda Soto.

Además, añadió: “Ahora cada vez que lo expulsan tengo que estar sentado a su lado, después sucedió lo mismo, perdieron 2-0 ante Olimpia en semifinales y lo expulsaron en el juego de vuelta, me dijo que tenía que sentarme a su lado y fue cuando Motagua ganó 3-1 con doblete de Rubilio y volvió a clasificar a otra final más”.

Rodrigo también nos confesó que no era seguidor de los azules. “No era Motagua antes, eso lo heredé cuando falleció mi hermano Arístides Soto en 2001, antes no era nada, solo la Selección, ahora soy Motagua y full Dieguista”, cerró.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias