Atlético de Madrid cumple ante Getafe con 'show' de Diego Costa

El delantero regresó a su casa anotando y siendo expulsado tras celebrar su anotación con el púbico.

Agencias

El Atlético de Madrid solventó con triunfo un combate con el Getafe, al que superó primero desde el talento de Griezmann, aprovechado por Ángel Correa en el 1-0, y al que doblegó después con el 2-0 de Diego Costa, expulsado por doble amarilla en la misma jugada, cuando festejó su gol con el público.

LA TABLA DE POSICIONES DE LA LIGA ESPAÑOLA

Una imprudencia en el minuto 67 del atacante hispano-brasileño, con tantas ganas y tan alocado por el gol que no deparó en que tenía ya una amarilla y en que tal celebración conllevaba una más y una expulsión que asumió incrédulo, justo en el día de su reencuentro con su afición, el momento que tanto había esperado el último año.

No puso en riesgo el triunfo del equipo rojiblanco, porque el partido ya estaba prácticamente resuelto con el 2-0 suyo y porque el Getafe ni siquiera apuntó sobre la portería de Jan Oblak en todo ese tramo final, inalterable el marcador y la victoria del Atlético, reactivado de nuevo en la persecución, aún lejana, del Barcelona.

462377-01-02(800x600)

Así festejaba Costa antes de ser expulsado del partido.



El Atlético sólo dudó los primeros diez minutos. Hasta entonces, con unos cuantos acercamientos del Getafe, no había sido capaz de jugar en campo contrario con constancia; desde entonces, sí lo hizo, cuando encontró el desborde que aporta el talento.

Es indiscutible en el francés Antoine Griezmann. Desde su juego entre líneas, cuando abandonó la posición de partida en la derecha rumbo al centro, con apenas diez minutos jugados, para moverse sin ataduras por cualquier flanco ofensivo, provocó un jeroglífico que tardó en resolver la defensa del Getafe. Para entonces ya iba 1-0.

Hasta un rato después del gol, en el minuto 18, encadenó fútbol el equipo rojiblanco subido en las asociaciones veloces que proponían Carrasco, Griezmann y Diego Costa, reencontrado con su afición, el momento que había esperado tanto en el último año y medio, con su versión peleona, potente, vertical y trepidante.

Pero el partido, encarrilado por la diferencia que había marcado el talento del Atlético y Griezmann, derivó desde entonces hasta el descanso en un serial de encontronazos, tarjetas -seis desde el minuto 24 hasta el intermedio-; un combate de fricciones interminables y repleto de tensión mientras se apagaba el juego.

461968-01-02(1024x768)

Correa puso el primer tanto del partido a favor del Atlético de Madrid.



Ya, entre tantos choques, faltas y protestas, rodeado el árbitro Munuera Montero cada vez que tomaba una decisión que no le gustaba a un equipo o a otro, dentro de un ambiente hostil, no hubo fútbol, nada que apuntara al 2-0 o al empate, apenas un tiro de Ángel Rodríguez que terminó mansamente en las manos de Jan Oblak.

Rebajada la bronca, serenados ambos equipos en ese sentido en el descanso, todo volvió al origen, al ritmo que marcó el Atlético, en ventaja, controlador, con una oportunidad de Diego Costa, que envió a la grada el regalo que le había ofrecido Damián Suárez, y con poca respuesta ofensiva del Getafe, interesado, pero sin muchos riesgos.

También sin recursos para poner en una discusión real el triunfo del Atlético, que aseguró la victoria al contragolpe, con una nueva asistencia de Sime Vrsaljko desde la banda derecha y con el remate de Diego Costa; goleador y expulsado a la vez, por celebrar el gol en la grada. Fue su segunda amarilla. Un daño colateral del triunfo.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias