Gales receta paliza con triplete de Bale en el debut de Ryan Giggs

La leyenda viviente del Manchester United debutó con goleada de 6-0 sobre China como técnico de Gales.

Bale anotó triplete en el debut de Giggs como entrenador de Gales.
Bale anotó triplete en el debut de Giggs como entrenador de Gales. *
Agencias

La Selección de Gales goleó hoy a una China más perdida que nunca (0-6) en el debut de Ryan Giggs como seleccionador galés, un partido donde el madridista Gareth Bale puso la mayor calidad, tres goles y una asistencia.

El hondureño Wilson Palacios habla sobre su amigo, Gareth Bale

En el "derbi de dragones" Gales demostró su enorme superioridad ante los locales y se clasificó para la final del torneo cuadrangular China Cup, donde se enfrentará al vencedor de la segunda semifinal que mañana juegan Uruguay y República Checa.

El partido comenzó con un gol tempranero de Bale, en una jugada que parecía llegada del fútbol más clásico de las Islas Británicas: pase largo de 60 metros al área rival, asistencia de cabeza de Sam Vokes, y tanto del madridista.

Los chinos intentaron no venirse abajo con ese gol en el tercer minuto del encuentro, y el delantero local Yu Dabao tuvo pocos instantes después la ocasión más clara de su selección, pero no supo aprovechar un balón a apenas tres metros de la línea de gol que mandó por encima del larguero.

Un fallo garrafal de la zaga china fue de hecho el origen del segundo gol, en el que otra vez Vokes, delantero del Burnley asistió a Bale para que éste marcara solo ante el portero Yan Juling, cuya desesperación aumentaba con el avance de los minutos.

Fichajes: El Real Madrid tendría decidido vender a Gareth Bale

Un cuarto de hora después Gales marcaba el tercero con una inspirada combinación de pases de su ataque entre los extremos del área, hasta que Vokes, junto a Bale el mejor del partido, llevó el balón de nuevo a la red.

Los chinos ya sólo pensaban en recuperarse en el vestuario con el descanso cuando llegó el cuarto gol, obra de Harry Wilson de tiro cruzado tras una asistencia de Bale.

Tras el descanso China intentó frenar la hemorragia cambiando a cinco jugadores para el inicio de la segunda mitad, lo que le dio algo más de posesión, pero no impidió dos goles más de las estrellas del partido, primero Vokes y después Bale en otro tanto "a la inglesa" con pase largo desde el fondo de un área a la otra.

Cuando faltaba media hora de partido, Giggs decidió dar un respiro a los anfitriones cambiando tanto a Bale como a Vokes, lo que se tradujo en mucha menos peligrosidad de los galeses y alguna ocasión de los chinos que éstos, con la pólvora tan mojada como de costumbre, no supieron materializar.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias