El portugués Luis Figo de las canchas a los despachos de la UEFA

El ex jugador portugués Luis Figo ahora está en los despachos de la UEFA.

Luis Figo estuvo en el último juego de leyendas del Real Madrid ante el Arsenal.
Luis Figo estuvo en el último juego de leyendas del Real Madrid ante el Arsenal. *
efe

Nueve años después de dejar los terrenos de juego, donde se le recuerda por su habilidad con el balón y por protagonizar uno de los fichajes más polémicos de la historia, el portugués Luís Figo ha trasladado su elegancia a los despachos de la UEFA, donde actúa como embajador y consejero.

Messi: "No me gustaría ver a Neymar en el Real Madrid"

La técnica, la precisión en el pase y el liderazgo que demostraba sobre el césped fueron las señas de identidad de Figo, un jugador que triunfó a nivel de clubes pero al que le faltaron los títulos con Portugal, a pesar de liderar una generación prometedora.

Luís Filipe Madeira, conocido como Figo (Lisboa, 1972), empezó su carrera en el fútbol en el Sporting de Portugal, donde militó seis temporadas hasta que dio el salto al Barcelona, que se impuso a los clubes del Calcio italiano que intentaron hacerse con los servicios del portugués.

En la Ciudad Condal se convirtió en una pieza clave para los azulgranas y gozó de la confianza de Johan Cruyff, Bobby Robson y Louis van Gaal durante las cinco campañas que pisó el Camp Nou, en las que ganó la Recopa de Europa (1997), la Supercopa de Europa (1998), dos Ligas españolas (1998 y 1999) y dos Copas (1997 y 1998).

En el año 2000, tras liderar a Portugal en la Eurocopa, Figo protagonizó uno de los fichajes más polémicos de la historia: dejó el club azulgrana para marcharse al eterno rival, el Real Madrid.

Fichaje estrella de Florentino Pérez y el más caro de la historia hasta ese momento, 60 millones de euros, Figo fue despedido en Barcelona como un traidor y recibido en Madrid como un "galáctico".

En la capital española, donde fue evolucionando desde su posición de extremo hasta abandonar paulatinamente las bandas, consiguió una Copa de Europa (2002), una Copa Intercontinental (2002), una Supercopa de Europa (2002), dos Ligas españolas (2001 y 2003) y dos Supercopas de España.

A título individual, conquistó el Balón de Oro del año 2000 (que recogió ya con la elástica blanca) y el premio de la FIFA al mejor jugador un año después.

En 2005, puso rumbo al Inter de Milán, donde finalizó su carrera tras ganar cuatro Ligas, tres Supercopas y una Copa.

Con la selección de Portugal, Figo formó parte de la llamada "Generación de oro", en la que también estaban jugadores como Rui Costa y Fernando Couto, que despertaron muchas esperanzas en los portugueses que después no materializaron en éxitos.

Figo participó en la Eurocopa de 1996, donde Portugal cayó en cuartos; la del 2000, donde fueron derrotados en semifinales por la futura campeona Francia, y en la de 2004, en la que consiguieron llegar a la final como anfitriones pero cayeron ante Grecia.

El portugués también jugó los Mundiales de 2002, donde las "Quinas" no superaron la primera fase, y de 2006, en el que llegaron hasta las semifinales para perder contra Francia.

Tras colgar las botas, Figo no se ha alejado del mundo del fútbol, aunque sus aspiraciones se han centrado en los despachos.

Después de presentarse a las elecciones para la presidencia de la FIFA en 2016 y retirarse por considerar que había falta de transparencia, el luso fichó como embajador y consejero de la UEFA y trabaja mano a mano con su presidente, Aleksander Ceferin.

En Portugal, preside el consejo de los premios Quinas de Ouro, que organizan anualmente la Federación lusa, la Asociación de Entrenadores y el Sindicato de Jugadores.

Además, el exfutbolista lanzó un proyecto para buscar nuevos talentos, Dream Football, que funciona como puente entre futbolistas promesa, equipos profesionales y agentes deportivos, y cuenta con la colaboración del brasileño Luiz Felipe Scolari.

También trabaja con la Fundación Luís Figo, nacida en 2003 para realizar diferentes iniciativas sociales, como apoyar la reforestación de Portugal tras los graves incendios de 2017.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias