Rambo de León: "Espero en 2030 ser el técnico de la Selección de Honduras"

El volante hondureño Julio 'Rambo' de León habló de la decisión del Platense de no dejarlo entrenar y de sus planes a futuro.

Douglas Orellana

Julio César "Rambo" de León salió al paso de la polémica decisión del Platense de no dejarlo entrenar. Respondió a los que lo tildan de indisciplinado y hasta habló de su futuro.

MERCADO: Real España suma tres altas, Platense dos y hay nuevo legionario

"Yo estoy sereno. Tengo un corazón limpio y transparente. El trato que me están dando no me interesa, de parte mía siempre tendrán honestidad, pasión y amor para el tiburón como un aficionado y porteño más. No soy más útil para el equipo y bienvenido sea, si no lo soy aquí, seguramente seré útil en otro equipo. Solo necesito la pelota y esa oportunidad en la cancha, lo demás lo decide el señor y las metas que uno se proponga", inició contando Rambo en entrevista al periodista Frank Portillo.

El volante inició su carrera en el cuadro selacio y asegura que pese a lo que ocurre no guarda rencor a nadie.

"De parte mía le deseo lo mejor al equipo, no tengo nada que opinar en contra. Solo agradecer, que les vaya bien a ellos y a mí. Me dijo Edgar (Álvarez) que no le habían notificado (para que pudiera entrenar). Siempre platico con el presidente de forma amena. Lo conozco desde 1994, mantengo un respeto y admiración a los directivos. Lo importante es que el club salga adelante, mi frase es que todo cae por su propio peso. A los que lleguen a firmar que le metan de corazón porque este puerto y uno los apoyará con todo".

Son varias las voces que acusan al ex de la Reggina y Genoa de indisciplinado y hasta de dividir al grupo. Rambo no se quedó callado y respondió.

"Pude haber llegado tarde unos minutos a los trabajos, pero no faltar a un entrenamiento ni dividir nada. Lo que pasa es que acá he tratado que el extranjero y el que venga respete donde está, esta institución nos cuesta a muchos. Porque jugadores y dirigentes pasan, pero la institución queda. Si me llaman indisciplinado por eso bienvenido sea, me gusta decir la verdad de frente".

"Por la parte futbolística siempre he dado lo mejor, buscar primero lo colectivo y luego lo individual, irme satisfecho de saber que la afición regresa alegre. Si eso les molestó, no me voy a disculpar, no tengo un carajo por qué hacerlo. Simplemente tienen que respetar la institución, a la afición y al contrato que les da de comer. Hoy irrespetan mucho, yo trato de hacerlos que respeten lo que a uno le ha costado, donde uno nació y donde el día de mañana uno se pueda retirar. Allí me metí en inconvenientes, porque quizá toqué a jugadores queridos o que simpatizan con algunos dirigentes. Pero lo demás no, ninguna indisciplina. Si hasta jugaba lesionado, yo mismo me pagaba las curaciones. Yo tengo los implementos para hacerlo, he aprendido con los años a depender de mí mismo".

Rambo hasta se atrevió a contar algunas interioridades. "Así es difícil luchar, vos querés que los jóvenes crezcan, pero se presentan con aritos y borrachos a los entrenos. A veces ni llegaban e igual jugaban. Yo con el tiempo las dejé pasar, pero luego tuve que parar la cosas porque era demasiado. Son muchas cosas que es mejor ni hablarlas, porque ellos saldrán perdiendo. Los cobardes siempre apuntan a las personas que queremos hacer lo mejor".

SE VE ENTRENANDO A LA SELECCIÓN

En estos momentos busca equipo, su objetivo es jugar al menos dos años más y luego retirarse para comenzar a estudiar para ser entrenador.

"Yo dije hace 6 años que del 2020 para allá me va a tocar ser entrenador. Pero hay que iniciar con menores, para hacerlos que se formen metas. Ojalá a partir de ese año comience y espero primero Dios ya en 2030 ser el técnico de la Selección, y con la ayuda de la gente y los futuros jugadores poder clasificar para hacer que Honduras juegue en un Mundial con el potencial que tenemos", cerró.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias