Oliver Morazán: "Si estoy en la selección es porque me lo he ganado"

Oliver Morazán deja de lado las críticas por sus convocatorias a la B y recuerda haber ido a buscar a Messi tras lesionarlo en un amistoso

El jugador del Juticalpa FC, Oliver Morazán, revela porqué siempre aparece en las convocatorias de Jorge Luis Pinto en la Selección y confiesa algo sobre Messi.
El jugador del Juticalpa FC, Oliver Morazán, revela porqué siempre aparece en las convocatorias de Jorge Luis Pinto en la Selección y confiesa algo sobre Messi. *
Limber Pérez

Oliver Morazán es un chico de El Porvenir, Francisco Morazán, que pese a la adversidad siempre creyó en su sueño. Haber lesionado accidentalmente a Messi y ser un fijo de Pinto en la H le ha traído muchas críticas en el camino. Él se lo toma con calma y por primera vez habla de ello.

Oliver, sos un jugador hondureño que entró a la historia por lesionar a Messi, ¿es un orgullo o frustración eso?
La verdad que para mí fue una experiencia muy bonita el haber jugado contra una de las mejores selecciones del mundo, tuve el honor de jugar con figuras del fútbol; fue muy afortunado haber tenido participación en ese amistoso, la verdad que salió a relucir el impacto que tuve con Messi, pero en ningún momento lo quise perjudicar. Lastimosamente salió lesionado, pero si ustedes miran las tomas se ve que no lo quise golpear.

Leer: LAS CONFESIONES DE LA PERIODISTA DE HCH, ARIELA CÁCERES

¿Cómo fue esa jugada?
Creo que fue en un córner a favor nuestro, ellos la rechazaron, en eso Leverón estaba de último hombre, ellos salieron al contragolpe y cuando yo voy corriendo a nuestro marco, Johnny medio lo empuja y cuando yo veo que él va corriendo hacia el balón traté de esquivarlo y apenas lo rocé con la rodilla; entonces si ustedes miran las tomas en ningún momento sale que yo lo quise golpear.

¿Buscaste la manera de evitarlo?
Sí, fue un accidente porque en ningún momento lo quise dañar, imagínate a una figura como él, del que he sido un gran admirador.

Cuando hay jugadores que se van a enfrentar con alguien de la talla de Lionel Messi, no duermen, ¿cómo fue tu desempeño en ese encuentro en el que fuiste bendecido para jugarlo contra Argentina?
Fue una experiencia muy bonita y sí me preocupé mucho por lo que significa Messi, por lo que él representa a nivel mundial desde hace varios años; fue una experiencia única, cuando eso pasó me preocupé mucho, incluso después del partido fui al camerino a tratar de disculparme con él, pero en eso me encontré con el profe (“Tata”) Martino y me dijo que no me preocupara, que estaba bien y que él le iba a dar la razón de que lo había ido a buscar para ofrecer disculpas.

¿Entonces tuviste ese detalle de ir al camerino de los argentinos? Mira, yo creo que si hubieras entrado ahí tu hubieran matado porque les habías lesionado a su jugador estrella. ¿Ibas solo?
Iba con el doctor del equipo, con Gallegos, la verdad que me dejaron entrar hasta la puerta y ahí fue donde hablé con el Tata; para mí eso fue algo que no me esperaba, yo en ningún momento lo quise dañar, siempre lo he admirado y para mí es un placer verle jugar; disfruté de ese momento, que fue de mucha experiencia y aprendizaje para nosotros.

El argentino normalmente cuando le lesionan a sus figuras se transforma, busca la manera de cómo protegerlo, de vengarse, ¿no tuviste ningún tipo de roce después del partido?
Sí, recuerdo que un grupo de jugadores se molestaron y me dijeron varias cosas, pero yo hice caso omiso, en ningún momento les presté atención porque sabía que eso había sido consecuente de una jugada que fue accidental; entonces recuerdo que (Romell) Quioto se puso a discutir con Lucas Biglia, él me dijo de todo, pero yo no le puse mente, entonces se puso a discutir con Quioto, pero gracias a Dios no pasó a más.

¿Quién fue y qué fue lo que te dijeron en el aeropuerto de Miami con respecto a eso?
Fueron unos brasileños, pues en ese momento yo estaba apenado porque no sabía que eran de ese país, entonces me preguntaron, ¿quién lesionó a Messi? En eso estaba Donis (Escober) ahí y les dijo que había sido yo, me sentí apenado, pero más bien me causó gracia porque me dijeron que estaba bien, que mejor le hubiera dado más duro; pero como te repito, fue algo circunstancial y para mí fue algo muy lindo haber tenido ese rodaje contra jugadores que son de talla mundial.

Tengo entendido te costó mucho concretar tu sueño de ser futbolista profesional, que el tiempo que estuviste en Tegucigalpa prácticamente fue sufrido...
Cuando llego a segunda división de Olimpia salí de mi pueblo con esa ilusión de quedarme porque recuerdo que quien a mí me consiguió la prueba fue Javier Flores, quiero darle las gracias a él y a Dios que me dieron esa linda oportunidad; me logré quedar y el hermano de él, Juan Flores, me dirigió y eso me llevó a formarme en mi carrera. Llegué de un solo a segunda, en donde estuve como dos años y después llegó el profe Juan Castillo, que se fijó en mí y me subió a primera división.

Pero tu estadía en Tegucigalpa fue dura, había momentos en los que hasta para comer se te hacía difícil, había veces que traías tus burras desde el pueblo y las tenías que guardar, ¿es cierto?
Sí, la verdad que cuando uno empieza como jugador se le dificultan muchas cosas, me tocó estar en la sede, donde nada es fácil; llegué con el sueño de superarme y hay cosas que uno no las puede dejar pasar, siempre quiero alimentarme de la mejor manera posible, pero a veces la cuestión de la alimentación no es fácil. Recuerdo que cuando iba al pueblo mi abuela me hacía mis dos burritas y había días en los que me tocó compartirlas con los demás compañeros que vivíamos en la sede.

¿Ha sido lo mejor que te ha pasado, el concretar tu sueño de ser futbolista?
Esto del fútbol da muchas vueltas y si uno trata de esforzarse al máximo las cosas vendrán, yo estoy muy agradecido con el fútbol por lo poco que me ha dado, siempre me he mantenido a perfil bajo y gracias a Dios las cosas me han ido saliendo de a poco.

WebMorazan1.2(800x600)

El futbolista del Juticalpa, Oliver Morazán, junto al periodista de DIEZ, Limber Pérez. Foto Juan Salgado

Cada vez que se te convoca a la Selección hay un mar de críticas negativas hacia vos. ¿Crees que lo mejor sería que te dejen de llamar?
Cada quien es libre de expresarse, yo soy muy dedicado a mi profesión y la crítica siempre va a estar, siempre la veo del lado positivo y cuando es constructiva yo la tomo en cuenta. Si el profe Pinto se ha fijado en mí es porque alguna cualidad que tengo es de su agrado, entonces cada vez que soy convocado trato de aprovechar al máximo la oportunidad y creo que el trabajo en mi equipo lo hago muy bien, eso es lo que me ha dejado estar en una selección. Hoy me debo al Juticalpa, sigo siendo partícipe en cada partido y la ilusión mía siempre va a estar, ya cada quien va a poder opinar lo que sea, ya sea positivo a negativo, que diga lo que quiera, yo hago lo que sea por seguir creyendo en mí.

¿Por qué crees que la gente te critica tanto?
No sé, la verdad he escuchado a varios periodistas, no sé por qué lo harán, pienso que para ellos son mejores otros compañeros de otros equipos, pero como te repito, yo trato es esforzarme al máximo, no le doy mucha importancia a eso y siempre que soy convocado a la Selección trato de dar el máximo; si estoy ahí es porque me lo he ganado.

¿Con tanto que se ha filtrado cómo sentís que te acoge el ambiente cada vez que vas a la Selección?
De muy buena manera, la verdad que con muchos compañeros tengo una buena relación, he compartido finales y trato de incorporar esas cosas buenas con cada uno de ellos; me llevo muy bien con todos.

Siempre te caracterizas por ser ese jugador pateador, ese que sirve de obstáculo para el rival, ¿nace de vos o definitivamente son instrucciones que te dan?
Cada uno tiene un rol en el equipo, en mi caso soy el encargado de destruir y dar salida desde atrás, pero más que todo es la posición que nos brinda dicho entrenador; trato de asimilar rápido la idea del profe y también de aportar mi granito de arena, soy muy dedicado.

Hiciste toda la pretemporada con el Olimpia y de la noche a la mañana apareciste con el Juticalpa, ¿qué te sedujo más?
Pues en Olimpia siempre me trataron muy bien, he tenido buena relación con los directivos y jugadores, he dejado muchas amistades buenas, no me lo esperaba, yo hice una buena pretemporada con el equipo y al final no se llegó a un acuerdo económico; eso fue lo que hizo que me fuera al Juticalpa, ellos me abrieron las puertas, incluso me llamaron otros clubes, pero yo ya le había dado la palabra a los directivos del Juticalpa y llegamos a un buen arreglo. Pienso que es un equipo denominado pequeño, pero con mucha visión de superarse y lograr cosas importantes.

Cuando no se llega a algún acuerdo económico con el Olimpia es porque has tenido algún problema con algún dirigente, pues si por algo se caracteriza el León es porque siempre busca la manera de retener a los jugadores. ¿Discutiste con el gerente?
Sí tuvimos un pequeño roce con Osman (Madrid), pero no pasó a más; yo siempre lo traté con respeto y él me respetó a mí y eso quedó ahí. Una vez en un partido contra el Honduras Progreso me acuerdo que íbamos ganando 2-0 y en el segundo tiempo nos empataron, quedamos 2-2 y al final fui a saludar al profe Castellón, él me hizo un comentario que para mi fue agradable; eso fue lo que no le gustó al gerente y llegó al camerino a decirme que eso no estaba correcto, fue todo, la verdad no recuerdo haber tenido problemas grandes con él.

¿Fue un delito sonreír al profesor Castellón? ¿Te quisieron culpar de lo que pasó ahí?
En ese entonces el profe Castellón me hizo el comentario de que algún día le gustaría dirigirme, verme sonreír no fue por un comentario sobre el empate o por un error, pero creo que lo que a él le molestó fue mi forma de sonreír; yo relajado, sin resentimiento hacia él, un día recuerdo que él me pidió disculpas, pero nada más.

¿Sería lo más lógico llegar a pensar que producto de esa sonrisa faltó luego el dinero y te crucificaron en Olimpia?
Pues creo que no era para tanto, pero esto es de decisiones, en mi caso me vine para aquí, no iba a esperar firmar cuando a ellos les diera la regalada gana; como te digo, me pareció esta propuesta y hoy por hoy me debo al Juticalpa, espero aportar mi granito de arena, también esta gente me ha tratado muy bien.

¿Cómo ves a este Juticalpa, te ilusiona su proyecto?
La verdad que han llegado muy buenos compañeros, sabemos de la calidad de los trinitecos, pienso que va a ser de mucho progreso, somos un grupo muy sano y hay una linda competencia; creo que tanto directivos como cuerpo técnico y jugadores le vamos a aportar mucho al equipo para vernos mejor día a día.

Mientras otros jugadores se dan a la vida del placer, vos te vas a tu pueblo y te tiras al monte, ¿todavía agarrás el machete para ir a chapear?
Sí, uno nunca olvida sus raíces, mi papá me ha inculcado desde muy pequeño que el área en el campo es muy importante para tener conocimientos de siembra; yo cuando estoy de vacaciones trato de estar con mi familia y siempre los llevo al campo porque uno también les debe inculcar cosas buenas a sus hijos, entonces si a mí me toca agarrar un machete bienvenido sea, y en nuestro caso ahora nos dedicamos más que todo a la ganadería y siempre me toca ir a echarle una mano a mi papá.

¿Pero en qué te vas, en carro o en burro?
Pues en el verano siempre hay pasada en carro, pero en invierno hay que caminar, la verdad que uno le saca el máximo provecho a las vivencias, yo siempre le saco el mayor provecho a lo que me gusta.

¿Qué tanto disfrutas ese cambio de fútbol por la vida del campo?
Siempre trato de sacar el máximo provecho a cada una de esas cosas, como te digo, yo trato de ayudar a mi padre en todo lo que pueda y si a uno le inculcan de pequeño todos esos detalles siempre es importante tratar de dar lo mejor, el campo es muy valioso para mí.

Te has sabido manejar en esta carrera, equipos grandes, Selección Nacional y casi nunca estás vinculado con relajos, con cosas que te van a afectar, eso da una pauta de que te has sabido llevar en este mundo tan complicado para un futbolista.
Sí, yo no soy mucho para las cámaras, soy de perfil bajo y uno trata de ser un poco reservado en ese aspecto, en mi caso nunca he sido una persona de problemas, siempre busco mantenerme alejado de lo que me va a traer consecuencias negativas y pues yo siempre trato de ser un ejemplo; en mi pueblo me conocen por ser una persona humilde y con valores y yo creo que eso la gente lo percibe.

LO DIJO MORAZÁN:
"Fue una experiencia única jugar contra Messi, cuando eso pasó me preocupé mucho, incluso después del partido fui al camerino a tratar de disculparme con él”.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias

En Portada