John Bodden: "En categorías menores fracturé como a siete jugadores"

El portero de Marathón asegura que Walter Martínez, jugador de Motagua, ya no le habla por aquella dura entrada que le hizo en la primera vuelta del torneo.

Bodden, portero de Marathón, habló extensamente con Límber Pérez.
Bodden, portero de Marathón, habló extensamente con Límber Pérez. *
Límber Pérez
4af00eb3-c80c-4a49-b8b7-7e4530f19cf5(150x150)

A Bodden siempre lo hemos conocido como un tipo de temperamento fuerte, casi incontrolable, pues en las canchas de fútbol ha hecho de todo, pero ahora el guardameta de Marathón finalmente ha madurado y tras recibir tantos golpes en su carrera tuvo que aprender.


Bodden, ¿Cómo está este Marathón?
Bien, con ilusiones de hacer cosas importantes en el equipo y pensando que somos un club grande, son bastantes años de no ganar un campeonato, tenemos la responsabilidad de tratar de ganar un título de campeón.

¿Equipo grande? ¿Lo decís en serio o porque es lo que normalmente se ha manejado?
No, lo digo en serio, todo mundo sabe que el Marathón es una institución grande, lastimosamente en estos tiempos no hemos ganado títulos, pero cada uno sabe que el equipo es grande y siempre aspira a hacer cosas importantes.

¿Cuál ha sido el problema de este equipo que no puede ganar absolutamente nada?
Nosotros sabemos lo que ha pasado con la institución, la crisis económica que tuvo, aunque la verdad desde que llegó Orison ha tratado de hacer las cosas bien y tenernos al día. Siento que ha sido tanta la ansiedad de hacer las cosas bien y por eso cometemos errores que no nos dejan llegar a la final, la vez pasada hicimos un buen torneo, creíamos que iba a ser nuestra oportunidad, pero nos equivocamos, pero bueno, así es el fútbol, la verdad que se gana, se pierde y se empata y perdimos, y no pudimos llegar a la final.

¿Qué prevalece en el Marathón, lo económico, el amor al equipo o tener las ganas de salir adelante en el fútbol?
Bueno, le verdad que todo junto, ya tengo cinco temporadas con el equipo, llegué cuando estaba el profe Pavón y la verdad que tengo sentimientos con la institución y uno quiere dejar su huella, sabemos que aquí en Marathón ha habido grandes jugadores que han ganado cosas importantes con el equipo y como te digo, nosotros estamos con la obligación de poner nuestro granito de arena.

¿Vos tenés 19 años jugando?
Sí, debuté en el 2000.

NR-JohnBoddenLL-230318(800x600)

Límber tuvo una dura vida, pero el fútbol siempre lo llevó por el buen camino.



No has ganado ningún campeonato, ¿qué ha pasado?
La verdad que nunca quise salir del Victoria, siempre deseé salir campeón con ellos, fue el equipo que me dio a conocer. Debuté en el Savio, pero fue en Victoria donde me di a conocer, siempre soñé en quedar campeón con el equipo, lastimosamente tuvimos dos finales que no pudimos ganar, tuve muchas oportunidades para salir de La Ceiba, lamentablemente cuando uno está más joven comete muchos errores y toma decisiones que marcan la vida. Se me presentó la oportunidad de estar en los cuatro equipos grandes, pero nunca quise salir de mi ciudad, creo que eso fue un error que cometí cuando estaba joven, cuando sos el más joven en un equipo y jugás crees que lo tenés todo, uno pensaba que salir en la televisión era lo más importante, pero bueno, son malas decisiones que uno toma en la vida.

¿De todas las posibilidades de salir a un equipo grande cuando estabas en el Victoria, cuál fue la más real?
La primera fue con el Primi cuando estaba en Motagua, él me dijo que si no me iba se llevaría a Canales, que fue el torneo en el que él se fue para el Ciclón y quedó campeón. En ese momento le dije al profesor Primi que Tegus no me gustaba porque cuando estábamos en la Sub-20 yo me fui para Olimpia, estuve entrenando con el equipo de primera, pero no me daban ropa para practicar. Cuando veníamos en el avión, el profe me dice: “Mirá, Bodden, te voy a llevar al equipo que yo agarré en primera”. Estábamos en Tiloarque, en una casa que tenía el Olimpia, nos encontrábamos en la sala viendo un partido y me acuerdo que ahí estaban con nosotros Namasigüe Guevara y Víctor Mena, entonces mirábamos un Olimpia-Savio y en eso yo vi que el entrenador era el profesor Hernán y yo les dije que ya me iba a ir. Agarré mi maleta, me fui a donde Osman y le dije que me iba, él me dijo que me fuera unos días a mi casa y que después íbamos a arreglar para que volviera, yo le dije que estaba bien, pero agarré mis cosas, me fui para La Ceiba y solo llegué y ya me estaban esperando los directivos del Victoria porque andaban locos de tanto buscarme. No sabían dónde estaba y era en el Olimpia donde andaba.

¿Pero sentías que tal vez en Olimpia las oportunidades no eran tan reales?
El portero era Donis, él tenía mi edad y como él siempre ha estado lesionado de la rodilla, entonces no estaba jugando, había otros dos de experiencia, me acuerdo bien porque Olimpia tenía un equipazo, era el equipo que le ganó al Pachuca en la Concacaf.

Bodden, si miramos el plantel del Marathón vemos que no es un grupo de jugadores que esté relacionado con el título ni el mismo técnico lo está. ¿Aún así se puede mantener la esperanza de que este tipo de futbolistas que nunca ha ganado nada pueda hacer campeón a este equipo?
Sí, esa es la mentalidad de todos nosotros, la verdad que tenemos un buen grupo, son buenos jugadores y como vos decís no han ganado títulos, pero esto así es, vos sabés que esto es paso a paso, ahorita tuvimos la posibilidad de hacer algo bueno con el grupo, hay jóvenes y jugadores de experiencia como los mayores de ahí, yo soy el mayor del equipo, después me siguen Tejeda, Johnny, Rambo, que son futbolistas de experiencia con los que tratamos de manejar a los jóvenes y contarles por lo que uno ha vivido en el fútbol.

Tu temperamento al final yo siento que te traicionó, no te convertiste en el principal arquero de Honduras por esa razón. ¿No te asesoraron, nadie buscó educarte en ese aspecto?
Sí, siento que eso fue algo que influyó, cuando uno está joven confunde muchas cosas, ahora que uno ya es mayor y tiene más experiencia, se da cuenta de todo lo que se perdió, o sea, cometí muchos errores. Hace años en un Vida-Victoria a Clayton de Oliveira me le fui arriba de la rodilla, le hicieron como ocho puntadas, esas son cosas que a uno lo van marcando en la vida, muchas veces a uno lo toman de violento y la verdad que cuando me comienzan a tratar se dan cuenta que soy diferente; por ejemplo, yo tenía eso que a mí nadie me podía decir nada y me molestaba por cualquier cosa, pero ya aprendí que la vida no se lleva así.

NR-JohnBoddenLL3-230318(800x600)

John Bodden asegura que desde niño fue un portero agresivo.



En el campo te transformabas en un asesino.
Sí, así era yo, tenía esa mentalidad porque cuando estaba muy joven yo era de esa manera, yo tenía ese concepto de ser así, en categorías menores siempre fui un jugador que entraba fuerte y la verdad que ahí fracturé como a siete jugadores.

¿Entonces, vos venís reventando delanteros desde las menores?
Sí, desde ahí vengo haciendo muchas cosas de las que después me arrepiento, también me acuerdo una vez en una burocrática, a mí nunca me gustaron las burocráticas, pero en una ocasión me invitaron, me inscribieron en la Liga Comercial de La Ceiba y la primera vez que entré con un amigo, me barrí y lo agarré a él también, pero él se paró en lo que me barrí, cuando me fijo, miro que tenía la tibia quebrada y yo lo quedé viendo todo asustado porque él solo me dijo que lo “había hecho mierda” y la verdad que fue bien complicado porque después todo mundo me quería linchar, por eso a mí nunca me gustó jugar burocrática.

Por una lesión burocrática estuvieron a punto de lincharte. ¿Quién te defendió?
Los compañeros del equipo se metieron a defenderme, solo tenía 15 años cuando jugaba burocrática, gracias a Dios que tuve la oportunidad de jugar a los 16 en segunda división, con Victoria y la verdad que le agradezco al profesor Luis Green, quien me dio la oportunidad de llegar al equipo jaibo y ahí el profesor Tejeda me subió rapidísimo a segunda, cuando era diferente. Antes en segunda se jugaba todos contra todos, íbamos a Olanchito, Tocoa, con muchos equipos, jugábamos varios partidos, tenía 15-16 años y era titular, más que había un equipazo en segunda, me tocaba rozarme con futbolistas de mucha experiencia. Entonces, por eso doy gracias a Dios que desde joven he tenido el chance de jugar con gente de mucha experiencia, por eso fue que cuando llegué a primera no estaba nervioso, aunque me metieron cuatro cuando debuté y después otros cuatro.

Recién le hiciste una jugada en Tegucigalpa al “Colocho” Martínez y esa no fue accidental.
Sí, yo sé que fue intencional, el “Colocho” y yo somos amigos, pero no le he llamado porque está molesto conmigo, no me contesta el teléfono, está resentido, pero él sabe que son situaciones que pasan en el momento en el que uno está en la cancha, yo tenía tiempo de no hacerlo, se mira mal y también sé que no se debe hacer porque le podés cortar la carrera a un futbolista, yo lo aprendí en la vida, yo sé que no estuvo bien que lo haya hecho de esa manera, pero son cosas que pasan, de antemano le pido disculpas al “Colocho” porque somos amigos, aunque en la cancha somos rivales.

¿Entonces, Walter Martínez no quiere saber nada de vos?
Sí, no quiere saber nada de mí, está resentido, pero ya se le va a pasar, aquí nos vamos a ver en el Yankel.

Bodden, tu carrera se pudo haber detenido la vez que agrediste a un árbitro, ¿te acordás? Acá se maneja que la gente actúa así cuando está bajo el efecto de algo. ¿Vos usás algún tipo de droga para actuar de esa manera?
No, la gente piensa que yo paso en onda, pero no, a mí ni beber me gusta, lo único que hago es jugar Xbox cuando estoy libre, pasar tiempo con mis hijos, pero sí, la gente grita que ando loco, pero no, yo me crié con personas que pasaban en los barrios fumando marihuana y uno mira todas esa cosas, pero gracias a Dios siempre tuve a mis padres ahí y también nunca me dio interés de probar alguna droga.

Ese día tuvieron que detenerte ante el árbitro. ¿Lo hubieses agredido? Por la manera en la que ibas creo que lo hubieras matado.
La verdad uno se siente mal, a mí lo que no me gusta son las injusticias del árbitro, todos somos humanos y comentemos errores, pero a veces me pongo a pensar en cómo un réferi puede arruinar todo un torneo a un equipo.

RS350475__MG_9196-scr.2(800x600)

Con Marathón, Bodden esperar ganar al menos un títuo.

CASI PIERDE LA VIDA

Hay gente que dice que tenés la vida de un gato igual que Primi, siempre caen parados, un día te hicieron diez disparos y solamente te pegaron uno. ¿Era broma de algún amigo?
¿Cómo que una broma?, eso es bien complicado, no se lo deseo a nadie, estar en una situación de esas es bien feo, pero bueno, Dios por algo me tiene aquí sentado en esta entrevista con vos, es su voluntad porque no cualquiera se salva de esa, ese día sentí que me iba a morir.

¿Cómo fue, tenías algún rollo? Mira, a los futbolistas casi no les disparan, pero veo que en estos últimos días ya es costumbre.
Nada que ver, los tipos andaban robando, ese día yo salí del entreno y Félix Crisanto se me bajó del carro, el muerto hubiera sido él, porque en el asiento donde él iba cayeron dos balas adentro del carro, me acuerdo que íbamos saliendo de la sede y solo me paré un momento.

¿Cuántos eran?
Eran dos, pero cuando yo los veo venir digo: “¿Qué onda?”, entonces me acerco a mi carro y agarro el arma, yo uso arma también, desde pequeño me han gustado.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias