Esta fue la jugada que provocó la pelea entre jugadores de Vida y Marathón

Un mal arbitraje de Raúl Castro lo hizo perder el control del juego donde jugadores de Vida y Marathón se fueron a las trompadas.

Redacción DIEZ

Una falta penal sancionada por el árbitro Raúl Castro en el minuto 57 del juego Vida-Marathón fue el detonante para que jugadores del Vida y Marathón tomaran una actitud agresiva en los minutos restantes del encuentro.

La polémica acción se da cuando Javier Portillo va entrando al área esperando un centro desde la izquierda, Jhon Paul Suazo al ver que se le escapaba, decidió meter su pierna izquierda y hacer caer al Pulgarcito.

Portillo molesto por lo que hizo Suazo, tomó justicia por su propia cuenta y se levantó furioso directamente a darle un cabezazo en el rostro, inmediatamente el verdolaga se lanzó al suelo y fue la acción que Raúl Castro observó, entonces decidió expulsarlo y sancionar penal, tal como el reglamento indica aunque la pelota no haya sido disputada entre ellos.

Los reclamos de los futbolistas del Vida no se hiceron esperar ya que explicaban a Castro que antes del cabezazo, consideran que existió una falta de Suazo contra Portillo que no vio el central y ninguno de sus asistentes.

El lanzamiento de once pasos se terminó ejecutando hasta el minuto 64 y desde entonces hubo mucho roce violento entre jugadores rojos que al ver la falta de liderazgo del central comenzaron a tirar patadas.

Al final un enfrentamiento entre Christian Cálix y Miguel Valerio acabó en una batalla campal donde Joshua Vargas, suplente en Marathón, agredió brutalmente en el suelo al número 7 del Vida y esto indignó a sus compañeros del Vida que se lanzaron contra él e iniciaron las patadas y puñetazos.

Al final del partido, Raúl Castro y sus asistentes tardaron tres horas para salir del estadio ya que enardecidos aficionados del cuadro ceibeño estaban esperándolos afuera, pero la Policía y Militares resguardaron la seguridad de la cuarteta.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias