Quiero dar la vuelta al mundo en bicicleta

Ricardo Facussé es un ciclistas Hondureño cuya única pasión es subirse a su bici llamada la 'Cabra'

Ricardo Facusse es estudiante de biología en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.
Ricardo Facusse es estudiante de biología en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras. *
Raxa Mayorga

Una pasión y amor que lo lleva a la locura total, por ello sus amigos más cercanos le han apodado “Rambo”, esa es la vida de Ricardo Facussé, un catracho que quiere recorrer el mundo entero en su bicicleta.

Ricardo es un atleta capitalino de 27 años de edad, su amor por la bicicleta viene desde que tiene uso de razón, pero hoy en día esa pasión lo ha llevado a recorrer miles de kilómetros en la “Cabra” como le llama a su amada bicicleta Bacini.

Leer más: El enorme gesto de Motagua con un aficionado postrado en silla de ruedas

Rambo” en enero se aventuró a realizar un viaje a Nicaragua y Costa Rica, llevando solo consigo su bicicleta y las pocas herramientas que necesita para arreglar cualquier inconveniente que se pueda presentar en el camino.
“Con 14 años de edad me subía a mi bicicleta para escalar las montañas de la capital y tenía un perro que me seguía siempre, desde ahí comencé a darme cuenta que podía recorrer más distancias”, recuerda Facussé.

En Honduras sus primeros recorridos fueron de 80 kilómetros y cuando logró llegar a los 120 entonces comenzó a planificar salir del país con la “Cabra”.

El ciclista ha viajado en su bici de Tegucigalpa a Cantarranas, La Tigra, Danlí, además de llegar en un solo día a Amapala.

LOS VIAJES DE SU VIDA
En enero de este año Ricardo Facussé decidió hacer un viaja a Nicaragua y Costa Rica, logrando realizarlo en seis días y descansó dos nada más.

“Mi estilo es pedalear y subir las montañas más altas de cada país, quiero que las personas observen que pueden conocer muchos países sin necesidad de gastar demasiado dinero”, dijo Facussé.

Las condiciones en las que viaja son muy sencillas: su bicicleta, una mochila con ropa y comida, además una tienda de campaña en la parrilla para lograr acampar por las noches.

Su aventura no ha tenido límite y recorrió 15 horas cada día para lograr llegar a la meta. “Solo me detenía por lapsos de 20 minutos para comer e hidratarme”, aseguró.

Su presupuesto es lo más bajo que alguien se pueda imaginar. Su alimentación solo es una libra de arroz con leche y tres latas de sardinas diarias para mantener la fuerza en todos los kilómetros que recorre.
Este fin de semana vuelve a tener otra meta y es llegar a Guatemala donde espera escalar con la “Cabra” el volcán Tajumulco que es el más alto de Centroamérica con 4,222 metros de altura.

Después seguirá con el volcán Tacaná que es el segundo más alto de la región para luego ir con destino a El Salvador.

“Tengo que hacer 150 kilómetros por día, esa es la meta para ir a Guatemala y El Salvador. Quiero llegar en unos ocho días a San Marcos, Guatemala, y descansar dos días allí para luego subir el volcán Tajumulco”, comenta Facussé. Todavía está muy lejos de lograr su sueño más alto, pero algún día espera darle la vuelta al mundo en su bicicleta.

Datos
Ricardo realizó 154 kilómetros de Tegucigalpa-Amapala, lo hizo en solo ocho horas y luego se redresó también en su bici la "Cabra".

Tiene cuatro años de tener su bicicleta bacini con la que ha recorrido grandes distancias.

El ciclista catracho tiene un presupuesto de 100 lempiras diarios lo quegasta en cada viaje que hace fuera del pais.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias