Orlando Ponce: "El clásico Olimpia-Motagua es el fraude nacional"

El cronista deportivo analizó el duelo ente los blancos y azules jugado en el estadio Nacional por la jornada 14.

ORLANDO PONCE

Cuándo se anuncia en la cartelera de la semana el denominado clásico nacional Olimpia y Motagua, todos nos ilusionamos y compramos bolsas de humo, aficionados, medios y directivos, ya que la decepción no tiene límites al aterrizar con un nuevo empate.

Leer más: La predicción de Orlando Ponce: Desciende un histórico y habrá nuevo campeón

La nueva evidencia fue el domingo pasado con un fastidioso empate sin goles, partido en el que lo más importante fue ver una mujer, Melissa Pastrana dirigiendo un denominado clásico, porque ya antes había dirigido otros partidos de la Primera División, además a un portero novato; Alex Güity Barrios, atajando de emergencia en el Olimpia por los inconvenientes de Donis Escober y Edrick Menjívar.

El encuentro con un marco espectacular de aficionados como es una costumbre y con extremas medidas de seguridad de la policía, hasta intimidatorias como un estado en guerra para controlar a las violentas barras, se murió en una calurosa tarde capitalina con la crónica de un resultado anunciado, al menos para los que ya sabemos que en las vueltas regulares los dos capitalinos aburren con los empates.

02.1067(1024x768)

Ambos integrantes de los cuerpos técnicos tuvieron una bronca cuando culminó el primer tiempo.

Toda esta historia se construye desde los planteamientos miserables de dos entrenadores, por un lado Diego Vázquez, en Motagua y en el otro Manuel Keosseian con el Olimpia, quienes en un afán desmedido de no perder se enfrascaron como verdaderos gladiadores en una lucha más por sobrevivir que por arriesgar para el marco rival.

El encuentro se caracterizó por un bajo nivel técnico en la creación de jugadas de ataques, demasiadas imprecaciones en los pases y con muy poca lucidez de los delanteros, Jerry Bengtson, Jorge Benguché, Roberto Moreira , Erick Andino y los recambios Lacayo y Estigarribia quienes por momentos parecían como llaneros solitarios desesperados por la falta de los abastecedores.

De los dos arqueros el más exigido fue el argentino Ruggier, aunque sin exageraciones en las dos de peligro resolvió bien y el novato portero del Olimpia no tuvo tanta exigencia por la mala puntería de los delanteros azules, aunque se le ve con buenos dotes técnicos, hasta con irreverencia como en una jugada que con los pies eludió cerca de su área a un delantero motagüense para sacar un susto más de algún olimpista.

Como dice un conocido amigo mío entrenador, para una buena pelea deben aportar los dos y para un clásico no tan aburrido como el del domingo pasado, deben arriesgar los dos, pero nada que ver predomina el conservadurismo.

Los directivos en Honduras como se hace en otras ligas, ejemplo México, deberían multar a los entrenadores y a los jugadores por los empates sin goles, y premiarlos por las altas producciones de goles.

01.1111(1024x768)

Una gran cantidad de aficionados abarrotó las graderías del estadio Nacional.

Siempre se ha debatido sobre cuál es el clásico que más gusta, el de propuestas de fútbol más abiertas para nuestra un botón, el derby sampedrano del sábado pasado en el Yankel, resultó un empate dramático 2-2, con los dos entrenadores haciendo su gran aporte con sus planteamientos ambiciosos.

En el clásico sampedrano sea quien sea los entrenadores son pocos los recuerdos de partidos sin goles, aunque eso debería valorarse con mayores asistencias de aficionados, ya sea en el Morazán o en el Yankel.

Con respecto a la actuación de Melissa Pastrana, todo un acontecimiento en el fútbol hondureño para el clásico, ya que en esto por lo menos no se había dado la equidad de género por capacidades tenemos diferentes valoraciones.

La sobrina de Carlos Pastrana, había tomado una decisión incorrecta en no marcar la mano en el área de Omar Elvir, aunque luego con la asistencia de uno de sus abanderados revocó su decisión. De acuerdo al reglamento tuvo que haber expulsado a Elmer Güity por una acción temeraria en contra de un rival, a los dos técnicos por la conducta inapropiada al finalizar el primer tiempo, lo que quedó evidenciado en la transmisión televisiva.

03.872(1024x768)

Melissa Pastrana en la acción de la jugada polémica donde sancionó penal a favor del Olimpia.

Melissa, para la próxima vez que la designen, porque sabemos que Pedro Rebollar la seguirá nombrando, no se olvide de reponer el tiempo adecuado en un partido, cuando todos estamos viendo lo que se pierde por diferentes razones. No hacerlo es como robarle tiempo al espectáculo.

A falta de cuatro jornadas para finalizar las vueltas, el más beneficiado con el empate fue el Albo, ya que virtualmente tiene asegurada las semifinales por lo menos como segundo.

El Motagua por el contrario, puso en riesgo tener que jugar un repechaje situación en la que también están Real España y Marathón.

Para evitar la repesca contra UPN, Platense o Real de Minas, el campeón deberá vencer al Marathón y Vida, en el Nacional, y cosechar puntos en las visitas a Juticalpa y Puerto Cortés, una tarea nada fácil.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias