Lublin, la Selección de Honduras y la ley del silencio de los jugadores

Lublin es una de las ciudades con más historia en Polonia. Lejos de la capital Varsovia y la hermosa Cracovia, Lublin se sitúa entre los vestigios de la Segunda Guerra Mundial.

Enzo Olivera

El centro de Lublin tiene contrastes tan grandes como, de un lado de la ciudad el Arena Lublin, hermoso estadio con una capacidad para 15,500 espectadores; y el el polo opuesto Majdanek, un campo de concentración nazi que se conserva tan cual, para no olvidar y para mostrar a los turistas, a través de un increíble museo, lo que sucedió ahí.

Vivir Lublin es caminar por uno de los cascos antiguos mejor conservados del país, es como vivir escenas de la película ‘El Pianista’, entre la Puerta de Grodzka y la Torre de Krakowska y sus calles empedradas, hay cientos de cuadros, y pinturas que ofrecen los artistas a los turistas e hinchas que visitan Lublin. Es cierto que hay un torneo en esta ciudad, pero la gente tiene otras intereses aquí, no hay fiestas, hinchadas desbordadas como en Rusia hace tan solo un año mas.

Leer. EL HERMETISMO QUE RONDA EN LA SELECCIÓN DE HONDURAS

Hoy Lublin es una ciudad en donde el fútbol no se adueña de sus calles, porque ahí está el arte, la literatura, los bares, cafés y restaurantes, night clubs, bibliotecas, teatros, filarmónicas, edificios históricos y muchas universidades, si, porque Lublin es la ‘Ciudad Universitaria’ del país.

En este escenario, esta pequeña pero coqueta ciudad de 300 mil habitantes ha recibido a la selección hondureña Sub20, equipo que tuvo una cita con la historia ante Uruguay, para dejar atrás los fantasmas de una dura goleada en el debut.

WebSub20EnzoOLIVERA1(800x600)

El equipo hondureño ha perdido sus dos partidos en el Mundial de Polonia y no conoce el gol. Foto FIFA

Era el minuto 30 ante Uruguay, cuando Gómez metió un centro que cruzó el área chica y que en una segunda pelota Villafranca estuvo a nada de poder cabecear una pelota que pudo haber sido el 1-0 de la H.

Esa imagen m el periplo de la selección hondureña Sub20 en tierras polacas. Primero porque desbordó a Uruguay e incluso fue superior a la celeste en largos pasajes del partido, pero es un equipo que tiene un gran problema, es la falta de gol.

Genera, si. Crea, si. Pero no logra definir. Y en un Mundial a este nivel, eso cuesta caro. Esos goles que no se hicieron, se recibieron. La H lo perdió ante Uruguay por 2-0. Lo importante es que se jugó al fútbol, se propuso, se intentó plasmar una idea de juego y se ejecutó.

WebSub20EnzoOLIVERA2(800x600)

El equipo hondureño durante el encuentro contra Uruguay donde perdió 1-2. Foto cortesía FIFA

Eso fue clave, de hecho los propios colegas de la prensa internacional se preguntaban cómo este equipo había recibido 5 goles. Aunque, mas importante que todo es la mentalidad. Es muy difícil dar vuelta la página a una catástrofe, porque eso fue, ante Nueva Zelanda.

Es casi imposible, que un grupo de jóvenes de esta edad logre olvidar una goleada así. Y por lo visto ayer en el Arena Lublin, se logró. Se apeló al honor, al orgullo, a la patria, a la familia. Y en eso fue fundamental David Suazo, fue clave la voz desde la idolatría y la experiencia de una leyenda para todos los hondureños.

Se perdió, es cierto, pero acá lo fundamental es el cambio de chip y con eso logrado, recién ahí se puede jugar al fútbol. La tarea de Tábora y la H es repetir y mejorar lo mostrado ante Uruguay, es darse cuenta que hay que proponer y concretar. Honduras tiene fútbol, tiene jóvenes talentos, pero necesitará para enfrentar a Noruega -un equipo duro, tosco y ordenado- aprender de los errores defensivos ante la Celeste, estar mas concentrados en la pelota parada y en el mano a mano y sobre todo, crear, crear y crear oportunidades, para que esta vez sí se puedan transformar en el primer gol catracho en Polonia 2019.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias