Fabián Coito y la organización de un modelo de juego con Honduras

Fabián Coito ha implementado su estilo de juego con los futbolistas hondureños y ya se está viendo el resultado.

Gaspar Vallecillo Castro

Fabián Coito escogió jugadores que le brindaran un contexto posicional, un equipo formado por jugadores técnicamente bien dotados y habituados a posicionarse bien en el campo. Un mediocampo donde Carlos Pineda interpretó el juego de posición, ante un rival que mostraba facilidades en todas sus acciones del juego.

Fue un partido donde pudimos ver a un Emilio que en los momentos ofensivos con balón no tuvo dificultad, que la microsociedad (esas que se dan cuando dos o varios jugadores se relacionan bien en el campo) con Jonathan Rubio funcionó. Se entendieron muy bien porque el jugador formado en España tiene bien interiorizado el principio de atacar espacios libres.

Las probabilidades de ganar aumentan cuando se circula bien el balón, cuando se organiza un equipo en función de la posición del balón y los espacios que esté genera porque se juntan los jugadores a través del pase, Honduras tenía en el campo jugadores de buen pie, pasadores y jugadores que buscan el duelo individual como Alex López y Bryan Moya. Coito está organizando su modelo de juego, seguramente el modelo de juego posicional, que tuvo la selección Sub 23 le produjo buenas sensaciones.

Este modelo de juego, favorece a Jorge Benguché que se siente cómodo, porque se formó interpretando el juego de está forma desde la posición de nueve, pivotear y atacar esos espacios que genera la defensa rival con su propio movimiento. El Juego de Posición busca generar ventajas a la espalda de la presión rival. Con este mismo modelo de juego se favorece a Maynor Figuera cuando busca a jugadores profundos y a Denil Maldonado cuando sale jugando.

Coito sigue organizando su modelo de juego, es el primero que cree en el o debería de creer. Lo organiza desde lo que podemos ver, con jugadores que tienen mucha técnica y sienten la necesidad de jugar bien no como opción sino como forma de interpretar el juego. Ahora espera Chile que será un rival totalmente diferente a Puerto Rico.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias