Perder contra el Olimpia era irrelevante para Diego Vázquez

Olimpia derrotó 2-0 al Motagua y se puso como único líder del torneo Apertura.

Arturo Nolasco/Colaborador

Desde el momento que al Olimpia le dieron de baja en Centroamérica, automáticamente convirtió el torneo de la Liga Nacional en su salva vida, pues a partir de ahora tendremos una emocionante carrera de relevos, pero hasta hoy, sin decantarse creyendo a pie juntilla que el 2 - 0 contra el Motagua en el Olímpico no deja de ser un espejismo.

Los 38 puntos en la tabla, uno más que Marathón, le dan la confianza para seguir creciendo, afianzándose en la ruta por la Copa, pero es obvio que por ahora al León le está faltando determinación y contundencia; teoría evidenciada tras sendos fallos, de Jerry Bengtson por ejemplo y otras acciones inconclusas del ataque Merengue ante un Motagua que su estrategia para esta noche fue ceder la iniciativa en todo momento, pues el desgaste mayor era para el 11 de Pedro Troglio, total, ellos ya solo buscan la 31.

Desde la confección del juego entre tableros, pizarras y marcadores, Diego Vázquez tuvo claro que daría todas las concesiones al rival, pues para el estratega del Ciclón el juego contra su acérrimo rival esta vez no era de mucha importancia, de hecho, alternó el 11 con un grupo de suplentes porque Olimpia solo era, por esta vez, una piedra en el zapato, pensando obviamente en lo que viene el próximo jueves cuando en Costa Rica les espera un envalentonado Saprissa para disputar el primer duelo de final de la Liga Concacaf.

Desde mi perspectiva, partiendo del funcionamiento del equipo blanco que desencadenó la eliminación en Costa Rica y lo que sucedió contra Motagua hoy en el Olímpico, es para que en la cueva la semana que entra sea de reflexión, y más allá de eso, de acciones contundentes, decisiones que hagan despertar de una vez por todas al más popular que ya mucho está quedando a deber.

Y porqué hacer énfasis en una mejoría sustancial y de carácter urgente en el funcionamiento y efectividad del Olimpia, pues porque el próximo domingo tendrá enfrente a un Marathón que no saldrá al terreno con cuadro alternativo ni medias tintas; está claro que Héctor Vargas buscará a cómo dé lugar recuperar el liderato de un torneo donde no venía prestándole el timón a nadie.

Lo de esta tarde contra el Ciclón puede ser una página leída para el Albo, pero apenas la primera plana para el Monstruo verde, que llegará a este duelo muy descansado y con tiempo suficiente de preparación.

Además, el que éste haya sido un duelo reprogramado de la jornada 5, para la afición que embelleció el Olímpico, la fecha era lo de menos tomando en cuenta que ya estamos en la previa de la jornada 18, donde como elemento nuevo y rescatable, es que el Real de Minas y Real España reavivaron esperanzas y van en serio por ser de la partida.

Arturo Nolasco
@anolascoAZ

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias