Héctor Vargas entregó a Marathón ante Olimpia

Marathón no pudo en su visita al Olimpia en el estadio Nacional.

Arturo Nolasco - Colaborador

Olimpia logró clasificar a la final del fútbol hondureño tras derrotar a Marathón 1 - 0 en el Estadio Nacional y con ello evita ser rival de Motagua este 23 de noviembre cuando inicia la pentagonal, donde todos inician de cero, pero con un equipo verdolaga golpeado y decepcionado.

Pero más allá de que parten de cero, el León tiene la linda posibilidad de convertirse nuevamente, gracias al cambio de formato, en el primer campeonísimo del fútbol hondureño en tiempos modernos después de que en 1992 lo lograra al mando de José de La Herrera, “Chelato” Uclés

Sobre lo hecho por Marathón, pues esta tarde pudimos ver cómo un gran entrenador puede ser franqueable, Héctor Vargas le entregó en bandeja de plata el juego a un Olimpia que venía siendo vulnerable hasta convertirse en propietario absoluto del estadio Nacional.

Inexplicablemente el técnico verdolaga modificó toda su media cancha minutos después de iniciar la segunda parte; sacó a Mario Martínez para “fortalecerse” en ataque con Carlo Costly, luego ordenó la salida de Carlos Discua para que entrara Frelys López y coronó su error cuando decide entregarle serenidad y solvencia a Johnny Leverón y compañía cuando manda a descansar a Edwin Solano, fue es entonces que desde el minuto 64 la saga merengue pudo recuperar su elegancia con balón controlado en cada salida.

Situación que era obvia si el entrenador no hubiese subestimado el extraordinario nivel que cada vez muestra Cristian Maidana, por quien pasa todo movimiento cerebral en la media cancha de Pedro Troglio.

¡Señor Vargas!, a German “El patón” Mejía, a Carlos Mejía y al ya consolidado Maidana, no solo se les neutraliza con la sapiencia de Allan Banegas, pues la velocidad también se contrarresta con velocidad e inteligencia, por eso Mario y Carlos debieron continuar, y si venían siendo superados físicamente hasta el minutos 60, este lunes debe existir un fuerte llamado de atención para el preparador físico verdolaga, pues dos semanas de trabajo son suficientes para llegar a un juego de esta envergadura en condiciones óptimas, sin peros ni pretextos.

Y es aquí cuando surgen interrogantes, si Héctor Vargas tuvo dos semanas para valorar muy bien el funcionamiento de su equipo y en el juego más importante se desprende de Mario Martínez, Carlos Discua y Edwin Solano, puedo concluir que calculó mal o definitivamente estos dos estelares de la media de lujo esmeralda, más el revulsivo Solano, no están aptos para grandes compromisos, menos pelear una final en Tegucigalpa.

Es comprensible que ante muchos errores “involuntarios” en el pasado que han perjudicado a Marathón en este escenario, su cuerpo técnico siempre que viaja a la capital va predispuesto, y hasta parece que entre semana entrenan pensando en el daño del que serán víctimas, entonces está claro que mientras no superen el pasado, Vargas seguirá siendo amonestado y expulsado, Jorge Pineda seguirá entre broncas, rabietas y rojas, ejemplo tomado esta vez por Yerson Gutiérrez con roja al 83 y Carlo Costly al 98.

¡Marathones, supérenlo ya!

Por Arturo Nolasco / @anolascoAZ en Twitter

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias