Ideas Bicolores de Fabián Coito con la Selección de Honduras

La Selección de Honduras se atrevió a darle la oportunidad a varios jugadores en el partido que se empató 1-1 ante Martinica.

Gaspar Vallecillo Castro

Si había un partido para probar a todos los jugadores suplentes era justamente en un enfrentamiento que no suponía ninguna responsabilidad matemática, ya que la selección hondureña ya se encuentra clasificada a la Copa Oro. Además se enfrentará a Trinidad y Tobago en el Olimpico; partido para olvidar fantasmas.

Se corta una racha de cinco partidos ganados seguidos, no se mostró el juego posicional a la que nos está acostumbrando Fabián Coito y demuestra nuestras fuertes falencias sobre todo por los costados.

El fútbol menor de Honduras debe formar laterales, sí, laterales. Jugadores que sean profundos, que den amplitud, que tengan un buen posicionamiento global sobre el juego y que se perfilen bien al momento de centrar. No podemos dejar de tener laterales de calidad, es necesario tenerlos si queremos progresar en el campo.

Pero Honduras falló y mucho en la circulación porque el que debía controlar tiempo – espacio era Brayan Acosta en la posición de mediocentro (en el 4-3-3 no se le llama contención) es en esa demarcación el juego gravita. Acosta no fue educado para interpretar el juego de posición, lo más normal era que sucediera lo de ayer; mala circulación y poca profundidad como en el primer tiempo.

Rescatar que en el segundo tiempo la selección hondureña se inyectó de un poco más de fútbol, de las energías de Juan Ramón Mejía a quien le sigue el gol y las mete de todas las formas. No hay que alarmarnos, el partido contra Trinidad y Tobago es vital jugarlo bien para ganar para seguir por buenas aguas.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias