Orlando Ponce: Bendita la Concacaf al parirnos el clásico nacional y el choque de dos monstruos

Orlando Ponce analiza los cruces de cuartos de final de la Liga de Concacaf donde Olimpia se medirá ante Motagua y Marathón va contra Saprissa.

Orlando Ponce considera que un clásico Olimpia-Motagua en la Liga de Concacaf es un gran regalo.
Orlando Ponce considera que un clásico Olimpia-Motagua en la Liga de Concacaf es un gran regalo. *
Orlando Ponce

El Olimpia gustó, ganó y goleó al Managua, como me aventuré en mis presagios a priori, mientras que el Motagua voló por todo lo alto en los cielos salvadoreños; en tanto que el Marathón, con más angustia de la esperada, aseguró su boleto para los cuartos de final de la Liga Concacaf, con un saldo redondo para los clubes hondureños en el denominado torneo de los pobres.

La historia inició en la piscina del Olímpico Metropolitano, en una lucha de sálvese quien pueda, por las precarias condiciones de la cancha, producto de los torrenciales aguaceros que dejó por Honduras el paso del Huracán Eta.

Ver: Confirmada la fecha y hora del clásico Motagua-Olimpia en la Liga de Concacaf

En una actitud inhumana e insensible de las autoridades de la Concacaf, por la inmensa tragedia que vive Honduras, obligaron a los equipos catrachos a jugar sus partidos, sin importarles las decenas de muertes, inundaciones, derrumbes, red vial destruida, miles de damnificados y secuela del fenómeno natural.

En condiciones adversas, el verdolaga tuvo que remar contra la corriente ante el envalentonado Antigua de Guatemala, con un gol prematuro del atacante argentino, Nicolás Martínez, para empatar antes de expirar el primer capítulo con un penal transformado por Allan Banegas.

Los esmeraldas no aprovecharon la ventaja numérica que tuvieron una buena parte del partido, por la expulsión del anitigueño Kevin Lemus, en el saldo de los reproches a los dirigidos por Héctor Vargas, teniendo que acudir a la definición por penales donde el arquero Denovan Torres se erigió como la gran figura.

El Marathón regresa a los cuartos de final de los torneos de la Concacaf, después de aquellos años maravillosos siendo comandado por el uruguayo Manuel Keosseian, en los que libraron una batalla infructuosa contra el Puerto Rico Islanders, entre otras historias.

En el horizonte de los sampedranos aparece nuevamente el Deportivo Saprissa, tetrampeón de la Concacaf, sumados los títulos de los dos torneos tras vapulear 4-1 al Municipal de Guatemala, en un choque del monstruo morado y el monstruo verde, el segundo mote importado por el extinto y popular narrador de radio de generaciones Maco Pinto.

RS470709__K1A7938-scr(800x600)

MOTAGUA-OLIMPIA

Al día siguiente, el Motagua se paró a lo grande en el Cuscatlán y resurgió como el ave Fénix, estando al borde de la eliminación con un penal transformado por Rodolfo Zelaya, hasta el minuto 90, gracias a un gol sacado de la galera por Héctor Castellanos que le dio vida al azul y vaya que fue vida de gato.

En una nefasta y tendenciosa actuación del árbitro panameño Jhon Pitti, con el agravante de no sancionar una cara falta penal contra Kevin López, el azul dominó una gran parte del encuentro y no haber sido por la mala puntería de los atacantes y la monumental actuación del portero Mario Martínez, el gallo no cantaba para penales.

Las águilas resistieron a los ataques del cuadro aliancista, dirigidos por el potente colombiano Oswaldo Blanco y en los penales volvieron a demostrar mucha eficacia, además del aporte del arquero Jonathan Rougier, con sendas atajadas.

El camino depara ahora que el Motagua deberá calibrarse, en cuartos de final, nada menos que contra su más enconado rival, el Olimpia, en un solo round, en el Nacional y no sé si con árbitros hondureños.

Los merengues cumplieron con creces su asignación, tal y como lo había vaticinado, por lo que le gané la apuesta al futbolista Richard Rodríguez, seleccionado nicaragüense, con una paliza de 6-0 al Managua de la capital Nica

La tropa de Pedro Troglio encendió rápido los motores con los goles tempraneros de Elvin Oliva Casildo, el nuevo defensa goleador, y Michael Chirinos y después vinieron otros 4 a granel, en un monólogo futbolistico en el Nacional.

El choque puso de manifiesto las diferencias que debe establecer un equipo poderoso como el Olimpia ante un rival de un país que por más que alegan crecimiento no está a la altura de los grandes niveles de competencia internacional.

La Liga Nacional hondureña, que deberá ahora reprogramar las jornadas 6, 10 y 11, por diversas razones, deberá adecuar su calendario a las fechas que confirme la Concacaf para cuartos de final, semifinales y final y además tomar en cuenta los compromisos que el Olimpia tendrá del 15 al 22 de diciembre, en la burbuja que utilizarán para terminar la Champions.

Los albos, después de ganar 2-1 el encuentro de ida ante el Impact Montreal, tendrán su localia, en la sede a determinar por la Concacaf, para la vuelta de cuartos de final y si pasan jugarán en un solo partido las semifinales ante el vencedor de la llave Tigres de México vs New York City.

Postdata: ¿Se decidirán los paisanos Pedro Troglio y Diego Vásquez a soltar los toros en el duelo que les espera de la Liga Concacaf o volverán a las especulaciones para someter el juicio final a lanzamientos desde el punto penal?