El blog de Elmer López: "El cuerpo del fútbolista y las diferencias entre un velocista y un maratonista"

El doctor Elmer López pide a Fenafuth elaborar un perfil antropométrico de sus futbolistas profesionales que sierva de parámetro de referencia para los clubes y escuelas del país.

*
Por Elmer López Lutz

Ya está claramente demostrado por la ciencia aplicada al deporte, que los futbolistas que mejor provecho le sacan a su profesión, son los que tienen un cuerpo definido. Es decir, son los que mantienen la mejor distribución dentro de su cuerpo entre músculos y grasa. Esta distribución se conoce como composición corporal, y debe de asemejarse a la de un futbolista ideal, independientemente de la estatura o la raza de la persona.

A diferencia de los que muchos creen, un futbolista no es el que más músculos tiene, al contrario, el exceso de músculos, constituye una limitante para su máximo desempeño dentro de terreno de fútbol.

El fútbol es un deporte altamente intermitente, que combina carreras de alta intensidad con acciones específicas, como el salto y el cabeceo, las cuales a su vez demandan una gran capacidad de resistencia. Se alternan acciones de máximo esfuerzo con períodos de trote o andar en los que tiene lugar la recuperación. Se sabe que, en un partido de 90 minutos, el futbolista recorre entre 9 a 13 kilómetros, realiza un promedio de 1350 acciones de juego en las que se incluyen cambios de dirección cada 4 a 6 segundos, ejecuta 220 carreras de alta velocidad (25-32 km/h), y donde gasta una media de 1100 kilocalorías.

El futbolista es el término medio entre un corredor de velocidad que recorre los cien metros planos en diez segundos a velocidad de 38 km/h y un maratonista que recorre los 21 kilómetros en una hora y a una velocidad promedio de 20 km/h.

Por lo que el exceso de músculos afectará su destreza (habilidad motora), le restará resistencia y lo predispondrá a lesiones.

Por otro lado, el cuerpo de un futbolista, tampoco debe contener más grasa que la indicada, pues produce una capacidad de aceleración disminuida, una disminución de la fuerza en relación con el peso y un aumento del consumo energético al interferir con la eliminación del calor corporal generado por la actividad muscular, predisponiendo al futbolista a la fatiga temprana (ver, El Sobrepeso como indicador de falta de Profesionalismo).

En todo equipo de fútbol, parte de su cuerpo técnico se conforma de un preparador físico y un médico con especialidad o conocimientos en medicina deportiva, quienes tienen la formación educativa para determinar la composición corporal del futbolista a través de métodos como la Antropometría que no es más que la medición del peso, talla, pliegues cutáneos, diámetros, longitudes y perímetros.

Luego estas mediciones se comparan con las medidas de un prototipo de futbolista ideal según normas internacionales preestablecidas para cada categoría de edad: sub-15, sub-17, sub-19 y élite. Actualmente existen también otros métodos más precisos y fiables para medir la composición corporal como ser la Bioimpedancia y la Densitometría.

Las diferencias entre el futbolista en estudio y la de prototipo ideal deben de ser corregidas a través del entrenamiento y la nutrición, pues una composición corporal inadecuada del futbolista puede hacer que este no alcance su máximo rendimiento deportivo.

Las deficiencias musculares deberán corregirse con el entrenamiento de fuerza a través de pesas y ejercicios específicos, mientras que las deficiencias o excesos nutricionales deberán ser corregidos a través de una alimentación adecuada indicada por un profesional en el campo de la nutrición. De allí la importancia de tener en un equipo de fútbol a todos estos profesionales.

DIFERENCIAS ENTRE EL CUERPO DE UN VELOCISTA Y DE UN MARATONISTA

Foto.35907(800x600)

En la fotografía se muestra el cuerpo de un maratonista en relación al de un velocista. Note las diferencias en sus grupos musculares.

El cuerpo de un futbolista es también el término medio entre un velocista y un maratonista, pues necesita desarrollar velocidad y poseer resistencia. Por lo tanto, necesita desarrollo muscular, especialmente los músculos de los glúteos y los muslos que le ayudarán en la sustentación, en los cambios rápidos de posición y en una pegada fuerte al balón; así como también de los músculos de los brazos que le ayudarán para impulsarse adecuadamente durante los saltos.

EL CUERPO DE UN FUTBOLISTA

Messi.7348(800x600)

El cuerpo de un futbolista denota una proporción adecuada de la musculatura en las áreas más importantes para su profesión como ser glúteos, muslos y brazos.

REFLEXIÓN:
A diferencia de los demás países del fútbol mundial, incluido Costa Rica, Honduras carece hasta la fecha de un perfil antropométrico de sus futbolistas profesionales.

Es decir, todavía no se conoce cuál es el prototipo del perfil corporal del futbolista hondureño y cuáles son las semejanzas y diferencias en relación a los futbolistas de los demás países. Por lo que se exhorta a las autoridades de FENAFUTH y de la Liga Nacional de Fútbol Profesional de Honduras a elaborar y compartir esa valiosa información, ya que servirá como el parámetro de referencia para los diferentes clubes y escuelas de fútbol del país.