Blog de Gaspar Vallecillo: "Ver a José Mario Pinto provoca la máxima alegría futbolística"

El entrenador y escritor Gaspar Vallecillo escribe sobre el fútbol de José Mario Pinto

José Mario Pinto en uno de sus partidos en la Liga Nacional de Honduras.
José Mario Pinto en uno de sus partidos en la Liga Nacional de Honduras. */ �
Por Gaspar Vallecillo

José Mario Pinto, futbolista en mayúsculas, extremo por vocación, un win clásico dirían en Argentina, pegado a la línea de cal porque entiende que desde ahí genera espacios para que sus compañeros jueguen por dentro y él pueda recibir en las mejores condiciones posibles.

Formado por el profesor Óscar Salgado y su cuerpo técnico en las Reservas del Olimpia, bajo el juego de posición, modelo de juego que potencia la tecnificación del individuo y su interpretación del juego. José Mario es un jugador más qué sale del mejor fútbol base del país para hacerse notar y despuntar a nivel nacional.

En este blog, trinchera de lo bien jugado, defendemos y hemos defendido tanto equipos que juegan bien; como jugadores que nos hacen disfrutar con su fútbol. Es por eso por lo que hoy escribimos de José Mario Pinto, futbolista que nos parece que tiene como cualidad máxima la impronta necesaria para jugar a la pelota.

Recursos los tiene y muchos, para sentirse superior desde el juego; superioridad cualitativa. Hay varios motivos que explican su juego. Lo discutíamos con unos compañeros entrenadores, el tren inferior de Pinto es bajo, lo que le permite estar cerca a la pelota sobre todo al momento de encarar rivales, de buscar los duelos individuales, estar próximo a la pelota permite tener mejores contactos con el mismo.

Te puede interesar: El blog de Elmer López sobre el reto de ser seleccionado nacional de Honduras

En un fútbol donde pocos se atreven, donde pocos sienten la necesidad de inventar, donde pocos saben que hacer con la número cinco, ver a José Mario Pinto provoca la máxima alegría futbolística. Nos llena.

Esperamos que su fútbol pueda mantenerse, que logremos disfrutar por mucho tiempo de su juego, que aquellos que sueñan con jugar a la pelota, lo tengan como referente, porque a los buenos jugadores son a los que hay que seguir, a los que hay querer y a los que debemos proteger.

Ver: La crítica de Gaspar Vallecillo a Carlos Roberto Padilla mientras dirigía al Victoria

Mención especial al fútbol base del Olimpia, en especial al profesor Óscar Salgado qué sigue creyendo y promoviendo el juego de posición entre sus futbolistas.