Cheleto Uclés

¡Hasta pronto, maestro! Muere el entrenador hondureño Chelato Uclés a los 79 años

La leyenda de los banquillos en Honduras sufrió una parada cardíaca en el Seguro Social de Tegucigalpa.

Chelato Uclés apagó su luz a los 79 años en Tegucigalpa, pero su legado es inolvidable e irrepetible.
Chelato Uclés apagó su luz a los 79 años en Tegucigalpa, pero su legado es inolvidable e irrepetible. *
Redacción Diez

El fútbol de Honduras ha sufrido, quizás, su golpe más duro. Chelato Uclés, el primer entrenador que llevó a Honduras al Mundial de España 1982, ha fallecido en Tegucigalpa a los 79 años de edad y el país entero lo llora.

El 'Maestro', quien fue ingresado de emergencia al Seguro Social de la capital de la República a las 2:00 de la mañana del jueves, producto de un desmayo, no soportó y su corazón cedió.

Fueron horas de agonía que tuvieron a una nación en vilo. Pero José de la Paz Herrera no soportó los problemas de salud que le generó con el correr de los años una severa diabetes.

Y por ese padecimiento, que mucho tuvo que ver en el devenir de este héroe del deporte nacional, fue intervenido en Costa Rica allá por 2015.

Familiares y amigos estuvieron en todo momento con él y acompañaron sus últimas horas con vida. Intentó, según quienes estuvieron con él, estar de buen ánimo y bromeaba como acostumbró a hacerlo siempre.

SU LEGADO

La primera clasificación de Honduras a un Mundial de fútbol, el de España 1982, así como títulos con Olimpia, Marathón y Real España hacen de Chelato uno de los mejores entrenadores en la historia de Honduras... Sino el mejor.

Nacido en Soledad, El Paraíso, el legendario técnico de mil batallas estaba inactivo porque se resistía al retiro. Su último equipo que dirigió en la profesional fue el Real España en 2012.

En su carrera como internacional, destaca su paso por el Santos Laguna de México a quien dirigió durante ocho partidos de la temporada 1990-1991. En esa época llegaron Juan y Dolmo Flores, futbolistas hondureños que se convirtieron en ídolos.

Los clubes, Olimpia, Real España y Marathón le guardan cariño y respeto al maestro; con ellos fue campeón. Su primer gran logro fue con la Máquina en 1974 que ganó su primera estrella; luego llegó a los merengues donde se bañó de gloria.

Con Olimpia logró su primer campeonato en el torneo 1992-1993. También volvió a levantar la copa en la temporada 1995-1996; aquel campeonato lo mantenía entre los grandes y el último lo logró en el Apertura 2003-2004.

Pero su periplo no terminó allí; se fue a Marathón iniciando el nuevo siglo y logró una de las más grandes hazañas. Rompió con 17 años de sequía al coronar campeones a los verdes en el Clausura 2001-2002.

Frases polémicas y picantes le caracterizaron siempre. Era un personaje que brillará con luz propia por siempre. "Nunca se sabe", ha sido una de las que siempre dirán; como lo dijo Chelato. En otra pidió que en su tumba se escribiera una frase memorable: "Aquí descansa un empedernido por el fútbol".

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias