Santamaría: "No soy amigo de Ramón Maradiaga"

Honduras<p>Cristian Santamaría habló del distanciamiento que tiene con el entrenador del Motagua Ramón Maradiaga. También contó algunas historias curiosas de su época de jugador en 'Con Pelotas'.</p>

Santamaría se entrega totalmente en el escenario.
Santamaría se entrega totalmente en el escenario. */
Oscar Flores Lopez

Cristian Santamaría es como un camaleón que va cambiando de facetas cada vez que le da la gana. Después de su retiro prematuro de las canchas se ha dedicado a comentarista de fútbol y a la actuación en obras de teatro. Y cuando le preguntaron si quería aparecer en Bailando por un Sueño, su respuesta fue “Sí”. Lo dijo sin pensarlo dos veces. Pero esto no es todo, pues en esta entrevista anuncia sus intenciones de lanzarse a la alcaldía de Tela o por una diputación. “Me gusta ponerme retos en la vida”, cuenta.

¿Extrañás las canchas?
Las extrañé muchísimo al inicio. La vi fea, estuve como un año en el que sufría de depresión, no podía ver partidos de fútbol, especialmente los locales. Yo todavía podía jugar al primer nivel, pero no llegaron las ofertas y me retiré. No le encontraba gusto a nada, no disfrutaba… Me costaba levantarme de la cama, cosa que nunca me había sucedido, pues nunca me he levantado después de las 7:30 de la mañana. Así estuve un año. No tenía ilusiones. Toda mi vida giraba alrededor del fútbol y de repente ya no estaba jugando. Me retiré cuando estaba a punto de cumplir los treinta y tres.

¿Sentías amargura?
Arruga la cara: “Sí”.

¿Se te cruzó por la cabeza cuando venías para acá que te iba a preguntar por tu masculinidad?
Sí… ¿Sabés por qué? Porque algunos amigos míos me han estado llamando desde que empezó Bailando por un Sueño para preguntarme por la ropa, que si yo la escogía, pues es demasiado femenina, ja, ja, ja. Pero yo no la escojo, ja, ja, ja. Pero mirá, yo no tengo problemas con mi hombría.

¿Será que dudan porque sos metrosexual?
Creo que fui muy metrosexual. Ahora ya no tanto…

¿Sos de hacerte un manicure?
Casi no, pero antes sí me lo hacía con frecuencia. Si puedo arreglarme bien lo hago, no dejo de usar cremas, no me incomoda ni me hace sentir mal eso.

¿Vos sabés que hay alguna gente que duda de vos?
Sí… Mirá, ese rumor nació cuando yo jugaba fútbol, y la sacó un jugador, y su familia lo regó bastante…

¿Quién? -pregunto con curiosidad.
Cristian no quiere revelar el nombre: “No vale la pena mencionar. Pero yo sé de dónde salió el rumor”.

¿Te incomoda que duden de vos?
Me da risa...

¿No me vas a dar el nombre?
Ja, ja, ja, no. Ya está casi por retirarse, está algo mayor y mejor que aquí quede. Nada de dar nombres...

¿Qué les dirías a los que dudan de vos?
No llegaría al extremo de decirles, como han hecho algunos presentadores de televisión, que “La prueba es gratis” o “Prestame a tu hermana”. Me gusta mantener las cosas con nivel y clase.

Somos amigos desde hace un tiempo y más bien he tenido otra percepción de vos: que tenés éxito con las chicas.
¿La verdad? Sí, sí tuve éxito. Lo que pasa es que siempre he sido discreto en eso.

¿Fuiste muy mujeriego?
Sí, no lo puedo ocultar. Llegó un momento en que me desubiqué, me sentí demasiado importante. Algunas veces no respeté tanto a alguna pareja que tuve, pues andaba con otra persona, o con dos personas…Una vez empecé a elaborar como un listado de cuántas mujeres había tenido, pero dejé de hacerlo… No recuerdo cuántas iban cuando dejé de hacer eso... Me sentí mal por estar haciendo algo tan frívolo.

Vos jugaste en Colombia y las mujeres de allá son guapísimas. ¿Cuántas novias llegaste a tener allá?
Te lo voy a decir a vos, porque somos amigos, ja, ja, ja… Bueno, en un momento salí con tres muchachas al mismo tiempo, pero las tres sabían que ninguna de ellas era la formal y nunca me dieron problemas.

Me imagino que no era fácil para vos: famoso, con pinta, jugador de Olimpia y de la Selección...
No, no era fácil, aunque nosotros decíamos que era por la insignia del León o de la H, que eso era lo que atraía a las chicas. Llegó un momento en que me volví demasiado directo, ya no quería conquistar, iba al grano, pues las muchachas más bien se me acercaban y me daban el número de teléfono. Ya me estaba acostumbrando a eso y estaba perdiendo el tacto. No me sentía del todo bien al hacerlo, me sentía mal… La conciencia me decía: “Lo que hacés no está bien”.

Digamos que hay un jugador feo, pero feo con ganas, y juega en Olimpia y en la Selección. ¿Consigue mujeres?
¡Claro, hombre! Hay muchos que lograron casarse por eso, por pura fama.

¿Cómo te ha ido en el amor?
Me ha ido bien. Recuerdo una historia cuando estaba en Olimpia. Yo había terminado con una novia de muchos años y Chelato y los dirigentes se acercaron para aconsejarme que regresara con ella. “Capaz y Cristian se nos viene abajo”, dijo Chelato. Entonces me llamó y me dijo: “Cristian, mirá que es una buena mujer, volvé con ella”. Yo le dije que me sentía feliz, que estaba tranquilo.

¿Has estado casado dos veces?
Sí… y algún concubinato por allí, pero mejor a eso no le hagás mucha bulla.

¿Tu madre ha sido importante en tus logros?
En muchas cosas sí, pero no en el fútbol, porque no le gustaba, más bien me hacía la contra. Me crié con ella y con mi abuela, crecí en un ambiente matriarcal y estricto. Mi madre era súper exigente y me escapaba para ir a jugar cuando ella no estaba en la casa. Si salía bajo en las notas, me prohibía jugar uno o dos meses.

¿A qué edad te diste cuenta que querías ser jugador?
A los diez años.

¿Se lo decías a tu mamá?
Se lo decía a todo el mundo. “Voy a ser futbolista… y de los buenos”, decía yo. A los catorce años tuve la certeza, pues mis amigos se iban a las discos y yo no salía, porque tenía que jugar el fin de semana.

¿Tu madre te dio la primera pelota y el primer par de tacos?
No. Fue mi abuelo German. Yo era Real España, aunque mi familia le iba al Marathón. Mi abuelo me convenció diciéndome “Te doy este par de tacos, pero con la condición de que te hagás Marathón”. Ahora mi corazón es Olimpia.

¿Te afectó la ausencia de tu padre?
No. Desde pequeñito yo sabía quién era él y que estaba en Brasil, pero no me afectó para nada. Mi desarrollo humano, tanto en lo emocional, intelectual, espiritual y sentimental fue completo y normal. Siempre tuve una muy buena relación con Raúl (Graugnard) y la seguimos manteniendo.

Mucha gente no sabe que te apasiona la política y que has sido admirador de Fidel y el Che Guevara.
Sí. Ellos no fueron grandes personas, fueron grandes líderes. Te digo esto, porque tuvieron que matar e imponer sus ideas a través de las armas.

¿Marchaste con la Resistencia o con los de blanco?
Con ninguno de los dos, porque miré que ambas eran manipuladas.

¿Te sigue gustando la política?
Sí. Tengo aspiraciones, me encantaría, por ejemplo, ser alcalde de Tela o diputado por Atlántida o Francisco Morazán. Ya veremos qué pasa. Tampoco me gustaría ser diputado para después salirme al año, como Edwin Pavón. Yo estaba satisfecho con lo que él estaba haciendo en el Congreso, pero se salió, cuando es más importante ser diputado que ser entrenador. La gente lo eligió para que estuviera en el Congreso. Ya iba a tener tiempo para volver al fútbol; por eso no estoy de acuerdo.

¿Con qué partido te postularás?
Todavía no quiero decir…

Ja, ja, ja, tenés cara de liberal, Cristian, no me andés con cuentos, por favor.
Je, je, je… Sí.

¿Qué fue lo que ocurrió el 28 de junio el año pasado?
Un golpe de Estado dado por el Congreso Nacional; no fue un golpe militar como dicen algunos. Muchas de las cosas de Manuel Zelaya, un setenta o un ochenta por ciento, me parecían geniales. Por ejemplo, darles el poder a las municipalidades es una excelente idea, así descentralizamos las cosas. Pero no estaba de acuerdo en que fuera tan agresivo con los demás poderes del Estado y con que quisiera seguir en el poder. Era obvio que él se quería quedar.

Si un día tu hija te pregunta “¿Papá, fuiste buen jugador?”... ¿Vos qué le dirías?
A veces me encuentro con gente que no me vio jugar y cuando me preguntan, yo les digo: “Fui de los buenos”. No lo digo por jactarme, es que realmente era de los buenos, de los que jugaba bien.

Hablame de los jugadores que tenía Olimpia cuando llegaste...
¡Uf! Gilberto, Juan Carlos, Belarmino, Nahún, el Flaco Hernández, Óscar Banegas, Juan Flores… Yo tenía dieciocho y a muchos de ellos les había pedido la firma cuando yo estaba pequeño, tenía un balón y una libreta con sus autógrafos. Cuando era un niño jugaba a que yo era Juan Carlos Espinoza. Una vez llegó la Selección a Tela y les pedí la firma a Pecho, Costly, Arzú, Caballero, Gilberto… Fue en una libreta y fijate que unos años después puse mi propia firma, ja, ja, ja.

¿Es cierto que Daniel Zapata usaba ajos en la calzonete para ahuyentar la mala suerte?
Lo que yo recuerdo es que Leonel Machado masticaba ajos hasta en los entrenamientos y que el Chepo Fernández usaba ropa íntima de mujer para jugar. No le daba pena, la enseñaba. Decía que se sentía más cómodo. Había otros a los que les encantaba pasearse desnudos por el camerino, pero no te voy a decir quiénes, ja,,ja,,ja...

¿Y vos usabas ropa femenina?

No, no, ja, ja, ja...

¿El mejor DT que vos tuviste?

Chelato. Es un entrenador exigente y con gran cantidad de conocimientos. Por eso siempre anda con ojeras, porque se desvela viendo partido tras partidos, así que cuando te habla, lo hace con propiedad, sin ninguna duda. Me decía al día siguiente: “Fallaste cuatro pases en el partido” y yo le decía que no. Luego me ponía el vídeo y era cierto.

¿En cuántas eliminatorias jugaste?

La del 98 y un poco la del 2002. Discutí con el cuerpo técnico y me tocó salirme. Bueno, no fue tanto que discutí, sino que el cuerpo técnico era demasiado confrontativo.

¿Porque vos eras del Olimpia?

Sí, en parte... Casi a todos los del Olimpia los marginaron, yo fui de los que más duré. Yo no sé si fue Primi el que nos marginó o el preparador físico que tenía, que influía mucho en él. Lo que ocurría es que Motagua tenía como seis años de no ganarle a Olimpia, y algunos no se podían sacar eso de la cabeza.

¿Vos nunca le dijiste nada a Ramón Maradiaga?

No, no… para nada. Con Primi no somos amigos, ni nos saludamos.

¿Vos le darías la Selección a Ramón Maradiaga?

No. No se la podría dar a alguien que ya estuvo en dos eliminatorias y no pudo corregir haber arrancado bien y terminado mal... Y que luego tuvo otras dos oportunidades en otro país y le pasó lo mismo.

Si pasara ahorita Ramón Maradiaga a tu lado, ¿lo saludás?

“No. Yo creo que ninguno de los dos aspiramos a saludarnos”, dice, mientras empieza a girar el cuello de un lado a otro.

Te veo serio...

Es que me estás preguntando por Ramón Maradiaga...

Voltea a ver el reloj. Hemos estado platicando de una a tres y media de la tarde. “Te aprovechás de mi nobleza”, dice. “Tengo que almorzar y luego a practicar el baile. Ensayamos durante cuatro horas al día”.
Le pregunto si cree que tiene posibilidades de ganar Bailando por un Sueño. “Sí”, dice con una sonrisa antes de despedirse. Y puede ser. Después de todo, Cristian Santanaría es un triunfador...

CON PELOTAS

Mel Zelaya: Un personaje autóctono.

Wilmer Velásquez: El jugador más representativo de Olimpia.

Olimpia: La mejor institución.

Motagua: Un buen rival.

Amado Guevara: Uno de los mejores de Honduras.

Reinaldo Rueda: Logró descifrar el fútbol de Honduras.

Los Intocables: Uno de los programas más polémicos y apegados a sus convicciones.

Bailando por un Sueño: Un gran show.

Rafael Ferrari: El mejor dirigente de todos los tiempos.

Wilson Palacios: Debe ser el capitán y el líder de la Selección.

Salvador Nasralla: El mejor presentador y showman de Honduras.

Ludwig Guardiola: Buen compañero, acucioso, pero le falta aprender de fútbol...

Tu Hija: Mi mejor acción hasta ahora.
Cristian Santamaría: Tipo serio y responsable.

PREGUNTAS DE AFICIONADOS DEL FACEBOOK DE DIEZ

Claudia Love

¿Cómo hacés para mantener ese súper cuerpo?

Ja, ja, ja... No como grandes cantidades de comidas y hago un poco de ejercicios.


Samer Ponce López

¿Qué tipo de relación tiene usted con Miguel Caballero?
Pues somos amigos... Obviamente él aspira a algo más, pero yo no, ja, ja, ja...

Carlos Amaya

¿Usted hubiera jugado en Motagua?
Un par de veces estuve negociando con Motagua; el mismo Primi casi me lleva.

Luigi Larios

¿Tu mejor logro personal como futbolista?
Aquella final en la que le metí dos goles al Real España en San Pedro Sula.

Son Gohan Kakaroto

¿Le cortaría el bigote a Mel Zelaya?
Ja, ja, ja... No creo, porque si lo hago, entonces él perdería lo autóctono.

Junior Valladares

¿Cristian, cuándo piensa salir del clóset?
Ja, ja, ja... La verdad es que nunca me he metido al clóset.

César Bautista

¿Nos puede decir quién es Cristian Santamaría ?

No nos va a ajustar un libro para poner todo.


Moy Rodríguez

¿Por qué carajos está en Bailando un Sueño si lo hace malísimo?
Por el sueño que tiene una familia de San Pedro Sula.

Kenny Quiroz

¿Ha pensado alguna vez en ser entrenador?
Me gustaría, aunque no sé si valdría la pena en Honduras por aquello de mi carácter.

Joel Dubón

¿Le parece Juan de Dios Castillo en la Selección?
Sinceramente no me parecía esa elección, pero reconozco que lo está haciendo bien.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias