Días
Horas
Min.
Seg.

¿Qué implican las restricciones a videojuegos impuestas por el gobierno de China?

El régimen dictatorial chino ya ha atacado a la industria de los videojuegos con anterioridad, y tomando en consideración las severas restricciones que tienen para el uso de internet, no es sorpresa que se enfoquen nuevamente en limitar a los videojuegos.

En China, los jóvenes consumen demasiado de su tiempo en videojuegos en línea.
En China, los jóvenes consumen demasiado de su tiempo en videojuegos en línea. *
Juan F. Sánchez

Para China, el mundo digital y las libertades individuales no van de la mano. China limita el acceso a internet que tiene su población mediante el Gran Cortafuegos, que censura internet en gran medida, bloqueando millones de páginas y dejando un número limitado de sitios web a los que la población china puede acceder. Las páginas oficiales de los diarios que en su momento hayan sacado los trapos sucios del gobierno chino ya han sido vetadas del internet de aquel país.

Explorar el internet más allá de lo que el gobierno quiere que veas supone severos castigos, lo que en primer lugar representa una violación a la libertad de la información. Se sorprenderían de la cantidad de sitios web que forman parte de nuestra vida cotidiana y que en China están censurados desde hace muchísimos años. Algunos ejemplos son Google, Yahoo, Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest, Snapchat, WhatsApp, Messenger, Viber, Telegram, Line, Periscope, Discord, YouTube, Netflix, Amazon Prime Video, Hulu, Spotify, múltiples diarios internacionales y todas las páginas pornográficas habidas y por haber. Y estos solo fueron pocos ejemplos.

Cabe mencionar que la mayoría de las páginas y aplicaciones cuentan con su “versión china” autorizada por el gobierno, la cual es una página creada por China y que cumple con las funciones de las páginas que tienen bloqueadas. Tienen su propio Google, su propio Facebook, su propio WhatsApp y así sucesivamente. Todas estas páginas chinas están monitoreadas 24/7 por la denominada policía de internet, para que ningún ciudadano se atreva a hablar mal del socialismo en algún chat con otra persona.

Dicho todo esto, hablemos de la reciente restricción que el gobierno chino interpuso para los videojuegos, que han sido un auténtico problema en ese país desde hace ya varios años. En los países asiáticos (especialmente Japón y Corea del Sur), los videojuegos han estado sumamente arraigados a la nueva cultura digital, propio de países súper desarrollados. China no ha sido la excepción, pero las múltiples dolencias de la sociedad china, véase problemas de depresión sumamente frecuentes en la población (jóvenes, sobre todo), entre otros, orillan a estas personas a escapar de su trágica realidad a través de los videojuegos.

Esto se convierte en millones de adolescentes que pasan horas y horas pegados a la computadora, ya que fuera de ella los motivos para querer seguir viviendo son prácticamente inexistentes. El gobierno chino propuso como solución a esta problemática una nueva limitación a los videojuegos para aquellas personas menores de 18 años, las cuales solo podrán jugar videojuegos en línea durante una hora al día (de 8 a 9 de la noche), los viernes, sábados, domingos y días festivos.

¿Cómo se lleva a cabo esta limitación? Por medio de una interfaz de reconocimiento facial, la cual dará acceso al joven a juegos en línea durante el tiempo establecido. Todo este asunto inició como una medida para disminuir la adicción a los videojuegos, pero últimamente, el gobierno chino ha tomado medidas más cuestionables, incluso teniendo en cuenta toda la censura que imponen para con sus ciudadanos. Se trata de una nueva prohibición que plantean implementar, con respecto a qué juegos pueden ser publicados en el país.

Siendo un país sumamente conservador, que viven bajo un estricto régimen, temas como la sexualidad, la moral o la religión son prácticamente sagrados para ellos. Juegos donde se utilicen temas religiosos como eje argumental no serán publicados en China. Juegos donde se incluyan personajes LGBT o que en su diseño incluyan lo que ellos llaman “rasgos afeminados” no serán publicados en China. Juegos que permitan al jugador hacer el mal (como GTA) no serán publicados en China.

Resulta curioso ver como China comienza a convertirse en más que una dictadura socialista y se transforma poco a poco en una especie de distopía salida de alguna novel de Issac Asimov. Cada vez más las restricciones digitales (e individuales) que el gobierno aplica a la población se vuelven más severas, al igual que los castigos por tratar de incumplirlos. Una fortuna que en China exista cero posibilidad de que lleguen a leer este artículo.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias