Días
Horas
Min.
Seg.

[Reseña] Arcane es una obra maestra, y todos, incluso quienes no juegan LoL, deberían verla

La serie ha llegado al final de su Acto 3, dando por terminada su primera temporada, con una segunda ya en producción.

Arcane concluyó su primera temporada, y ya se encuentra con una segunda en producción.
Arcane concluyó su primera temporada, y ya se encuentra con una segunda en producción. *
Juan F. Sánchez

Cuando Arcane, una serie basada en el videojuego de League of Legends fue anunciada, las expectativas de los fans del título se hicieron presentes de manera inmediata, y el internet se llenó de comentarios sobre el anuncio. Una vez que estrenó en Netflix, las personas se dieron cuenta de que no estaban frente a una típica serie de animación.

Aunque, desde su creación, la historia y la narrativa no han sido la prioridad de LoL, apostando por mejoras de mecánicas y actualizaciones muy seguidas, aunque sin descuidar el gigantesco lore que lo rodea, Arcane entra con muchísima fuerza, mostrándonos las historias de origen de varios de sus personajes, aunque modificando una que otra cosa.


Jinx se convierte en el eje sobre el que gira la trama, aunque no tenga mucho tiempo en pantalla.

La serie está hecha, además, de manera que cualquiera con interés en verla pueda hacerlo, sin la necesidad de saber absolutamente sobre League of Legends, su historia, sus personajes, ni nada. Por supuesto que un fan del juego podrá identificar varios aspectos y referencias, y apreciarlo de mejor manera, pero realmente cualquiera puede disfrutar de la serie.

La carga narrativa es intensa, pero no abrumadora

Arcane nos presenta dos historias diferentes, que luego del Acto 2 se bifurcan en cuatro y que, a medida que avanzan los capítulos, se desenvuelven de manera espléndida a pesar del salto temporal que toma lugar en el Acto 2. La historia de las huérfanas Vi y Powder y su lucha diaria por la supervivencia en los barrios más bajos y oscuros, y la historia de Jayce, un noble e inventor que desea el progreso para su ciudad.

Ambas historias encuentran su punto de inflexión en determinado momento de la serie, para finalmente, unirse en el Acto 3, unión que, dicho sea de paso, no está forzada de ninguna manera, sino que ambas líneas argumentales se acercan cada vez más y más hasta convertirse en una sola.


Vi es un personaje con carácter fuerte, pero que puede quebrarse, lo que demuestra un desarrollo impresionante.

Más allá de la violencia y el denso drama que se mantiene con una constante a lo largo de la primera temporada, también encontramos un interesante trasfondo político-social. Como los habitantes del Distrito Suburbano son marginados por la acaudalada gente de Piltóver, que saca beneficio de ellos sin darles el más mínimo.

El personaje de Jayce, que ha pasado su vida entera en una burbuja social no tiene ni idea de lo que se la vida más allá de Piltóver, y al conocerlo, así como la guerra y sus consecuencias, su panorama cambia drásticamente. Similar a lo que ocurre con otro personaje importante, Caitlyn.

La lucha de clases es retratada de manera exquisita, como los de arriba pisotean a los de abajo sin mostrarlo de forma ridícula o pretenciosa, sino más bien realista, como ocurre en la vida real, con tratos bajo la mesa, corrupción tapada bajo cortinas elegantes y personajes con mucho dinero y sin ningún escrúpulo.

Los personajes: el punto más fuerte de la serie

Aunque se trata de campeones de League of Legends, que generalmente son elegidos para jugar y no se presta atención más allá que a sus habilidades, Arcane explora los orígenes de estos personajes, con una profundidad digna de un reconocimiento para la escritura del guion y el desarrollo dado a los personajes.

Encontramos que no se trata de estereotipos como se espera en primer lugar. La chica ruda, la tímida, el genio, el adinerado. Nada de eso. Cada personaje cumple un rol, sí, pero su identidad está sumamente bien definida, así como puede resultar fluctuante a consecuencia de los eventos que se van suscitando.


Viktor alcanza a tocar los corazones de los espectadores con su historia.

Lo ideales son un elemento importantísimo. Cada personaje tiene sus ideales, los cuales siguen a cualquier costo pero que, sin embargo, también son capaces de cambiar. La duda, la ira, factores que pueden hacer cambiar a las personas y que se reflejan de manera realista en la serie.

Cada personaje evoluciona a su ritmo, a pesar del salto temporal, todas las piezas encajan a la perfección. Y es imperativo hacer una mención especial al desarrollo y la tensión en la relación de hermanos entre Vi y quien se convierte en Jinx, así como la amistad entre Jayce y el mejor personaje de toda la serie, Viktor.

Y claro, ninguna historia está completa sin un buen villano, y en este caso, Silco cumple un rol fenomenal, no solo porque es malvado, sino porque su maldad está justificada y porque, a pesar de todo, realmente quiere ver al Distrito Suburbano como una nación libre, aunque eso signifique hacer caer a los de arriba y arrebatar incontables vidas. Además, la interpretación dada por Nicolás Frías en nuestro idioma es majestuosa.

El arte, la música, componen una obra atemporal

League of Legends tiene un estilo visual bastante característico, y el trabajo realizado por Fortiche Production rinde completo honor a ello. La animación de Arcane, no solo refiriéndonos a los diseños de los personajes, sino al arte en general, las expresiones faciales, las animaciones, el uso de la paleta de color, a veces intensa, a veces sombría, incluso las transiciones utilizadas, son una auténtica maravilla.

Arcane muestra el potencial extraordinario del estudio para la realización de estos trabajos tan demandantes para animadores, artistas y diseñadores. Sin duda Netflix dio en el blanco al aceptar ser el distribuidor de la serie, pues ha representado un gigantesco éxito para la plataforma, posicionándose en los Top 10 de múltiples países alrededor del mundo.


Esta escena en particular es una de las más coloridas y espectaculares de toda la serie.

La banda sonora de la serie está muy acorde a lo que vemos en pantalla y no se siente fuera de lugar en ningún momento, especialmente para quienes son cercanos con el juego y las colaboraciones con Imagine Dragons no les son extrañas. Además, la música instrumental, especialmente la utilizada en los momentos más dramáticos, añaden un extra de emoción a las escenas.

En general, Arcane, visualmente, representa una de las series animadas más expresivamente artísticas de la plataforma de Netflix, y por qué no, de los últimos años.

Conclusión

Arcane representa todo el potencial inexplorado de la mitología de League of Legends, y ahora que Netflix confirmó una segunda temporada a pocas horas de haber lanzado los últimos episodios, solo queda esperar a que la calidad narrativa y visual no decaiga cuando se expanda aún más la historia de la serie, que tiene mucho qué contar todavía.

Se trata de una serie para cualquiera que quiera verla y quedarse enganchado con su atrapante historia y magníficos visuales, y lo más importante, no se necesita haber jugado League of Legends en la vida para poder disfrutarla, pues la serie no toma a su espectador como un conocedor, sino que se encarga de darle un tour por este mundo de ficción que, quizás, lo envíe directo a descargar el juego.

En esta reseña de DIEZ, la nota que se lleva la serie es un merecidísimo 10 sobre 10.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias