Carlos Will Mejía, el pianista que pone el ritmo en Olimpia

El delantero albo compartió con DIEZ su otra pasión. Toca teclado, guitarra y batería, también está por graduarse de Licenciado en Gerencia de Negocios.

Gerardo Bustillo

Bajó de las gradas del segundo piso de su casa un teclado bastante pesado y con unas extensiones para conectarlo a los potentes parlantes que tiene en la sala.

“Vamos a tocar unas cuantas canciones, pero tiene que aprender a tocar. Le daré unas pequeñas clases”, fueron sus primeras palabras la momento de saludar.

Es la historia del mediapunta del Olimpia Carlos Will Mejía, todos lo conocemos como un gran jugador, pero pocos como un verdadero músico.

El volante merengue sabe tocar el teclado, piano, guitarra, batería y bajo. Todo lo aprendió desde que era un niño y adolescente.

DIEZ5860(800x600)

“Mi historia empieza a raíz de que mi padre es pastor de una iglesia y cuando estaba pequeño compraron instrumentos musicales, pero no había quién los ejecutara, entonces empecé a tocar la guitarra y me gustó mucho por eso aprendí otros instrumentos”, inició su relato Mejía.

“Aprendimos a tocar en la calle como se dice. Solo escuchábamos y tocábamos con un tío político que se llama Javier. Luego fuimos ejecutando más y más canciones”.

Will tiene un alto conocimiento de música y aunque sabe utilizar muchos instrumentos, solo hay dos que en realidad le apasionan y hacen que practique todos los días.

Lo que más me gusta tocar es el bajo, pero también el teclado porque se siente una armonía cuando suena. Es rico ejecutar una canción”, compartió el volante olimpista.

UN EXPERTO EN EL TECLADO

Mejía demostró que sabe tocar muy bien el teclado y al mismo tiempo confesó que también le gusta el piano.

“Recuerdo que una vez estábamos concentrados con la Selección Nacional en un hotel de lujo. Había un piano y Marvin Chávez me dijo que tocara unas canciones, le dije que lo hacía, pero si él cantaba y lo hizo. En cuestión de minutos teníamos muchas personas escuchándonos. Marvin canta muy bien”, compartió Mejía.

Will interpretó unas cuantas canciones frente a nosotros, antes buscó el mejor sonido en su teclado y también mostró que puede ejecutar la guitarra.

Siempre voy a estar ligado a la música, el día que me retire de jugar fútbol seguiré tocando en la iglesia, es una pasión junto al fútbol. Interpreto canciones de Jesús Adrián Romero, Marcos Witt, grupo Ebenezer entre otros. Me he aprendido más de 200 canciones”.

Ahora el volante merengue tiene un sueño y espera cumplirlo. Desea ver a sus hijas ejecutando un instrumento como lo hace él. “Me pongo a tocar el teclado todas las tardes con mis hijas, quiero que aprendan y poco a poco lo están logrando”.

DIEZ5973(800x600)

Carlos tiene dos grandes pasiones en su vida, jugar fútbol y tocar música, al preguntarle cuál era más difícil de ejecutar nos contestó.

“Las dos tienen su alto grado de dificultad, pero ambos se disfrutan mucho cuando se hacen bien. Son mis dos pasiones. Cuando me retire del fútbol quiero tocar música”, declaró Mejía.

Will disfruta del fútbol, de la música y no desaprovecha el tiempo, también estudia y pronto será un licenciado en Gerencia y Negocios.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias