Luciano Ursino: “Para mí, no hay un Dios, no existe un ser supremo"

El futbolista argentino fue abierto en el tema religioso y afirma que no cree en Dios, sino en su familia.

Jenny Fernández

El ser abierto para tratar algunos temas que suelen ser un tabú en Honduras, no es muy común y cuando se hace sorprende un poco.

Cada persona tiene su propia filosofía de vida y la del nuevo integrante de la familia aurinegra , Luciano Ursino, es una que muchos seguro no compartirán.

El volante argentino aceptó nuestro reto y no se guardó absolutamente nada, nos permitió conocerle fuera de la cancha y como muestra de agradecimiento, lo llevamos a que probara parte de la gastronomía hondureña, las famosas baleadas, es su versión gigante.

¿Cómo se describe Luciano Ursino?
Soy una persona muy tranquila y sincera, trato de ser buen compañero dentro y fuera de la cancha, busco estar siempre de buen humor.

¿Cómo fue su infancia?
Muy buena, tengo un hermano y mis padres, desde pequeños me inculcaron el futbol, mis viejos son muy carismáticos, así que tengo a quien salir. A medida fue pasando el tiempo comencé a jugar, primero en cancha chica y de ahí a unas más grandes, mi familia me apoya en todo momento y pude lograr ese sueño. Llegó el momento de tomar una decisión entre el estudio y el fútbol y tomé la oportunidad de ir a jugar fuera, abandoné el colegio por el deporte, aún me hace falta un año para terminar secundaria, así que esa es una cuenta pendiente que tengo.

¿Cuál es su filosofía de vida?
Estar siempre feliz, pasarla bien, nunca se sabe lo que pueda llegar a pasar, siempre trato de andar de buen humor y transmitir felicidad.

Mujeres, fiestas, dinero… ¿Cómo le ha ido a usted con eso que rodea al fútbol?
Estuve en pareja muchos años, me separé hace poco y ahí estoy llevándola, pero soy un tipo tranquilo, en mis ratos libres me gusta tocar la guitarra, tomarme unos mates y compartir un asado con cualquiera de mis compañeros o amigos. Me gusta mucho estar en casa, solo y tranquilo, viendo la tele, a veces acompañado.

¿Lo más triste que ha vivido?
Fue cuando salí de mi casa, tenía 20 años, dejé mi familia por el fútbol. Al inicio fue complicado porque estaba solo, en un país (Paraguay) donde no conocía a nadie, por suerte por ahora acá me han tratado espectacular, me han hecho sentir como en casa, agradezco a mis compañeros, directivos y al profe Mario Zanabria.

¿Ya se tiró un taco de ojo con la belleza catracha?
Casi que no he podido ver mucho, lo que pasa que hemos estado en fuerte pretemporada, aunque vivo detrás de un centro comercial y voy casi todos los días, he visto pocas mujeres. Aún no tengo la oportunidad de salir y admirar todo el panorama.

¿Es un jugador de cábalas?
No sé si soy de cábalas, pero si me va bien con algo, lo sigo haciendo. Ejemplo: bañarme antes del partido, utilizar el mismo bóxer o escuchar la misma música. Siempre antes de cada partido hablo con mis viejos, las buenas vibras son importante.

¿Es creyente?
Para mí, Dios es mi familia, no creo que haya un Dios. Mi familia sí es creyente, son católicos, pero han pasado cosas que me han hecho no creer más, estoy bautizado, tomé la comunión, pero no fue por decisión propia tampoco. Mis padres me dan fuerzas para salir adelante y estar donde estoy.

¿Qué tipo de cosas pasaron para que dejara de ser creyente?
Cosas que me hicieron dudar si existe o no, para mí, no hay un Dios, no existe un ser supremo, yo creo en las personas. En todos los países que he estado, incluyendo acá, son muy creyentes, antes de los entrenamientos, se hace la oración y todo, yo solo acompaño a mis compañeros porque soy muy respetuoso.

¿Alguien le ha reclamado o ha tenido diferencias por no ser creyente?
No, para nada, en Venezuela algunos se sorprendieron porque nunca habían visto a alguien que no creyera en Dios, pero en Argentina ahora es algo normal, más allá que existan muchos católicos. Hay gente que quizás se sorprende al saber que uno no es creyente, que piense que no haya o exista un Dios, pero bueno, yo respeto la decisión de los demás, espero que el resto respete las mías.

JF-RetoUrsino-160517 (8).1(800x600)

Ursino compartió una entrevista con la periodista Jenny Fernández.

¿Cuál fue la referencia que tuvo de Honduras, futbolísticamente hablando?
Yo a Honduras lo vi en los últimos dos mundiales, vi que tuvo un progreso bastante grande. Ahora que llegué estuve preguntando mucho a mis compañeros, sobre cómo era el torneo local, me dijeron que de mucho físico y contacto, pero como yo también jugué en Paraguay, el fútbol es así, de roce y fuerte.

¿Esta consiente de la exigencia que tendrá como extranjero?
Sí, claro, sé que la gente me va a exigir al máximo, he llegado a un equipo grande que está acostumbrado a pelear campeonatos, espero poder cumplir las expectativas, estoy confiando de que lo lograré, porque me conozco. Somos un equipo grande y debemos de levantar títulos.

A los extranjeros lo primero que le pide la hinchada de Real España es ganarle a Olimpia. ¿Ya se lo han solicitado?
Aún no me han hablado de Olimpia, pero si es el clásico hay que ganarlo siempre, jugando bien o mal, pero hay que salir victoriosos.

¿Real España es el equipo que más invirtió para este torneo?
Bueno, esperemos que esa inversión pueda dar sus frutos desde el inicio del torneo, que esta pretemporada nos sirva para ir conociéndonos y adaptándonos el uno con el otro y poder encajar rápido por el bien de equipo.

¿Luciano es un jugador para ser titular o recambio?
Eso lo decide el técnico, yo lo que puedo decir es que en los entrenamiento y amistosos, lo daré todo para ser titular, estos últimos años he jugado mucho minutos y de titular con los equipos que he estado, pero eso al final lo decide el entrenador.

¡INCREÍBLE! Nunca antes Luciano Ursino, nuevo jugador del Real España, había probado una baleada y mirá lo que pasó cuando lo hizo. FOTOS http://bit.ly/1Oi2TUA

Posted by Diario Deportivo Diez on Jueves, 16 de julio de 2015

EN CORTITO
El calor: ¡Ufff!, es tremendo, mucha humedad
Música: Rock y el reggae, pero el nacional
Un deseo: Poder hacer un buen papel
Un número: El 10 o 16 con ambos me ha ido bien.

EL RETO
Fue una cena completamente distinta y divertida para Luciano, quien antes de ir con nosotros a cumplir el reto, estuvo encuestando a cada uno de sus compañeros en Real España, sobre cómo eran la baleadas.

Previamente nuestro equipo de producción había coordinado llevarle a la mesa una baleada gigante a Ursino, así que cuando la vio, no podía salir de su asombro, pensó que no era real, “no puede ser, esto tiene que ser un broma”, exclamaba entre risas, un poco nervioso.

“Si el Profe me ve comiendo todo esto, seguro me mata”, decía, aunque yo le hice saber que se tranquilizara, ya que tenía el permiso del técnico Mario Zanabria para desarrollar el reto y que “una baleada no era ninguna”.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias