Miguel Valerio, el carpintero del Vida que aspira a la Selección de Honduras

Miguel Valerio es un ejemplo de superación. debutó con 26 años en la Liga Nacional y ahora busca nuevos retos

Miguel Valerio posando para el lente de Diez en el taller.
Miguel Valerio posando para el lente de Diez en el taller. *
Edgar Witty

Entre los futbolistas que militan en la Liga Nacional de Honduras está Miguel Valerio, un atleta versátil, de mente fuerte y talentoso sobre el terreno de juego que brilla con luz propia.

Leer más: Sambulá: "Los técnicos siempre están con las maletas hechas"

Detrás de su faceta como futbolista hay mucho por contar. Valerio es un ejemplo viviente de que los sueños también son capaces de hacerse realidad. Hizo su debut con 26 años en el máximo circuito del torneo local (2013 ante Deportes Savio), algo inusual, pero real para un carpintero oriundo de la comunidad de Piedra Pintada, La Ceiba, Atlántida.

“Mi sueño desde chiquito era ser jugador profesional, gracias a Dios se me cumplió”, comenzó diciendo entre líneas delgadas.

Antes de llegar a la entidad cocotera, Valerio recuerda que “estaban a quince días para que iniciara el campeonato, llegué a la pretemporada y el profe (Jorge Pineda) me dio chance para entrar, en ese momento lo di todo. Nunca me imaginé que aún a mi edad me darían el privilegio de jugar profesionalmente”.

Años después de ello, el polifuncional, ahora de 32 años, era un hombre con un empleo común como cualquier otro. Le tocó dejar su trabajo (ventas), aunque de ello recuerda que “fue algo difícil, -ya estaba casado, tenía mi sueldo fijo cada quince. Lo pensé bastante, era complicado, pero a la vez estaba ilusionado”.

Hoy confiesa que el balompié le ha cambiado la vida y que esta es una de las razones por las que cada vez que salta al campo, nunca da un balón por perdido.

“El fútbol me ha cambiado la vida, antes solía ver los encuentros por la televisión, ahora cuando estoy en la cancha trato de darlo todo. Yo corro mucho porque para mí esto es un sueño. De pequeño observaba en la tele a los jugadores, ahora vivo con ellos. Pero mi sueño no es solo jugar en el Vida, sino hacerlo en uno de los equipos grandes, tengo la capacidad”, comentó.

Tras dar ese paso asegura que tiene otra meta de la cual no quiere despojarse: ser convocado a la Selección Nacional de Honduras, aunque tiene claro que antes debe saltar a un equipo denominado “grande”.

“Es un sueño de todo niño, pero ya sabemos cómo se maneja ese sistema acá. Para llegar allí hay que estar en uno de los equipos grandes. Sé que hay que seguir luchando hasta último momento. Hay muchos que han tenido su oportunidad y lo han dejado escapar. De pequeño tenía muchos ídolos que ahora ya no están”.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias