Bryan Moya revela lo mal que la pasaba con el técnico Nahún Espinoza

El volante del Olimpia salió al paso y contó cómo vivió la etapa de marginamiento con el DT Nahún Espinoza

El volante del Olimpia revela las pesadillas que vivía al ser marginado del plantel por el entrenador Nahún Espinoza.
El volante del Olimpia revela las pesadillas que vivía al ser marginado del plantel por el entrenador Nahún Espinoza. *
Carlos Castellanos

Jugar al fútbol es una de las diversiones más grandes para los futbolistas, pero el no hacerlo puede provocar frustración en aquellos cuya dedicación es estar dentro de las canchas. Bryan Moya comienza a respirar después de un momento complicado con Nahún Espinoza al mando del León.

“Me sentí como un niño volviendo a jugar, era como que quería debutar, pues ya días no jugaba y gracias a Dios que entré con ganas de hacerlo”, inicia contando el habilidoso jugador merengue.

Ver: ASÍ MARCHA OLIMPIA EN LA TABLA DE POSICIONES

Tras regresar después de dos meses de no participar, “sentí nervios, pero cada uno sabe las responsabilidades que tiene cuando ingresa al terreno de juego y que debe cumplir”.

Y es que Moya después de tener la confianza del anterior técnico Nahún Espinoza, de un día para otro la perdió. “Es difícil cuando un entrenador no lo toma en cuenta, uno sufre y la gente piensa que no, pero la verdad que yo viendo al equipo desde afuera, me daba dolor el saber que yo podía ayudar y no me daban la oportunidad. Al final el profe me está dando minutos y ojalá que me siga tomando en cuenta”, dijo el volante.

El jugador confiesa lo duro que ha sido este momento cuando no era tomado en cuenta en las convocatorias.

“Tal vez no se mira así dentro del grupo, sino que uno no era de las características del jugar y al final eso es lo que vale. Ojalá que me sigan dando más tiempo y poder aprovechar”.

El jugador recuerda que había comenzado bien el campeonato, pero luego fue relegado. “Yo empecé bien el torneo, pero a medida iba pasando el tiempo poco a poco me iban alejando del grupo titular, de los entrenos y así es difícil. A veces uno quería ayudar al grupo, pero cuando no lo tomaban en cuenta es difícil”.

Lo que al final no entiende el jugador fueron las razones por las cuales lo apartó Espinoza. “Nunca me dijeron nada, yo siempre trabajaba con las ganas de volver a jugar, siempre aquí estoy y ahora se me dio la oportunidad”.

Moya, además, recuerda cómo vivía cuando no era convocado para los partidos. “Yo me iba destrozado para el entreno, pero eso ya cambió, ya estoy trabajando más fuerte para que en semifinales pueda tener oportunidad y aprovechar. Yo sé el tipo de jugador que soy y lo que puedo aportar”, finalizó.

Lo dijo Moya: "En diciembre se vence mi contrato, pero yo voy a dar lo máximo en este club, pues yo lo quiero y sé que la directiva me ha apoyado”.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias