Elmer Güity: "Me dicen que juego como Alaba, a mí me gusta más Marcelo"

El lateral izquierdo de Olimpia es conocido como 'Alaba' en el mundo olimpista por su parecido con la figura del Bayern Múnich alemán.

Fredy Nuila

Tres goles en ocho partidos e infernales desbordes por la banda izquierda de Olimpia, hacen de Elmer Güity una de las armas principales con las que el club más ganador del país pretende poner fin a los casi tres años sin título en la Liga Nacional.

Genio y figura por su carril, "Alaba" como le dicen en el mundo albo al nacido en Río Estebán, Colón hace 22 años, acepta que "venimos bien, hay que seguir trabajando para seguir en los primeros lugares, hemos venido haciendo un buen trabajo".

Cree que la continuidad que le ha dado el uruguayo Manolo Keosseián ha sido fundamental para comenzar a despuntar como olimpista: "Gracias a Dios los partidos te van dando confianza, estar jugando continuamente, eso te da ser titular, te hace un jugador más maduro y vas aprendiendo", aplaude.

Lehiry se confiesa: "Elmer Güity es muy celoso conmigo".

Va más allá cuando se le consulta por Keosseián y ese dogma de motivacion eufórica que le precede al ex timonel de Marathón: "El profe se acerca mucho al jugador, le gusta hablarle a uno; es tranquilo, cuando se enoja se enoja, eso sí, pero como todos, es buen entrenador, hay que respetarlo y ayudarlo", lanza.

EVOLUCIÓN COMO JUGADOR

"Cuando fui a Juticalpa me fue muy bien, creo que metí siete goles, estaba con muy buenos entrenadores como Mauro (Reyes) y ´Primi´ (Maradiaga), esa experiencia nunca se olvida, ojalá el equipo salga de donde está y que no descienda para nada", dice Güity al ser cuestionado por el par de temporadas que estuvo en las pampas olanchanas.

Incluso se anima a dar un veredicto sobre los canecheros, más venido del corazón que nada: "Tengo amigos como la ´Gata´ (Brayan Ramírez), ´Moña´ (Juan Ocampo), la señora que me daba comida, la gente de allá es muy querida, fuimos a hacer las cosas bien allá y me tienen un cariño bonito", expresa.

BALONCESTO Y FÚTBOL EN SU VIDA

Elmer cuenta que "afuera" de los engramados "soy una persona que gusta de estar en casa, mi pasatiempo es jugar básquet, me gusta el baloncesto y siempre voy a la Villa (Olímpica) y al Coliseum (Nacional de Ingenieros)". Tampoco desestima que el tiempo "con la familia, con mi mamá y hermanos" son clave en su vida para "estar al cien para estos partidos que exigen".

¿Sería baloncelista de no haber llegado al profesionalismo en el fútbol? "Puede ser, o estuviera estudiando, mi papá es maestro y él me dice que siga los estudios, pero voy a retomarlos porque es importante ya que la carrera de futbolista es corta, sacaré un curso o algo", confiesa como un plan B a futuro.

Dice que a mitad de año volverá a los salones de clases e irá por más... "Me falta un año para ser bachiller en ciencias y letras, comenzaré en junio y luego iré a la universidad, mi papá me dice que saque educación física porque es una profesión ligada al fútbol".

Prosiguiendo con el "deporte ráfaga", menciona que "siempre voy a jugar, no todos los días, pero sí una o dos veces a la semana, es un deporte que me ayuda porque uno tiene que estar en ida y vuelta, como juego de lateral me sirve bastante, por ahí no hay lesiones porque no es un deporte de contacto", explica.

UN SOBRENOMBRE NACIDO EN SUELO CAPITALINO

Elmer Güity es uno más de los casos de olimpistas con pasado en inferiores de Real España. Al igual que figuras del presente como Alberth Elis y Kevin Álvarez, estuvo en la Máquina pero nunca llegó a un acuerdo y probó suerte con éxito en Tegucigalpa.

Sobre su sobrenombre, el cual emula a la figura austríaca de orígen nigeriano del Bayern Múnich de Alemania, David Alaba, relata que "ese apodo me lo puso ´Patón´ (German Mejía) cuando llegué al club, dice que juego como él y me parezco; la verdad no veo parecido", dice entre risas.

Sin embargo, y pese a la profunda admiración que le tiene al "cohete" de 26 años que despunta en la Bundesliga, a la que considera su Liga preferida, Güity no se identifica con su estilo de juego. "A mí me gusta más Marcelo, pero Alaba es un gran jugador, en la posición que lo pongan, lateral, contención o central, es un gran jugador y siempre aprendo de ellos".

Por último, y no menos importante, desvela su sueño con cuidar la parcela izquierda de la zaga hondureña en algún momento: "Todo jugador aspira a estar en la Selección, pero estoy tranquilo; si se me da la oportunidad lo tomaremos con mucha alegría, tranquilidad y responsabilidad porque sabemos que la Selección de nuestro país no es cualquier cosa, ahí se juegan muchas cosas y hay que trabajar para que cuando se de el llamado estar preparados".


FOTOGALERÍAS

Mas Noticias