Saíd Martínez, árbitro y profesor de matemáticas en el Instituto Central

El silbante no solo imparte justicia en las canchas,sino que también en uno de los colegios más históricos de Honduras

Carlos Castellanos

El sueño por triunfar y escribir su propia historia en el deporte y su vida profesional, fueron las dos razones que hicieron viajar a Saíd Martínez desde Trujillo, Colón hasta la capital. A pesar que el inicio fue muy duro para este guerrero, hoy disfruta una vida llena de éxitos.

"Cuando me mudé a vivir a Tegucigalpa buscando dos sueños: graduarme en la Universidad y dirigir en la Liga Nacional. Yo llegué sin saber donde iba a vivir, con dos maletas y ahí venían todos mis sueños, mi ropa y todo lo que iba necesitar. Hoy tengo una familia con una esposa e hija hermosa. Me siento contento por tenerlos a ellos. Todo lo que he llorado, Dios me lo ha devuelto en éxitos", recuerda Martínez.

Ver: ASÍ FUE LA PRIMERA FINAL PITADA POR SAÍD MARTÍNEZ

A pesar que los números no son para todos, pero el talento lo traía en su venas. Sumando, restando, multiplicando o dividiendo el resultado siempre comenzó siendo de éxito para Saíd Martínez y fue así que comenzó este reto.

"Yo decidí primeramente estudiar matemáticas porque cuando estuve de alumno en la ciudad de Trujillo, Colón, yo participé en la primera olimpiada de matemáticas a nivel nacional en la cual adquirí el segundo lugar, en el 2008 volví a participar y gané el tercer lugar en el tercer nivel y eso me llevó a estudiar matemáticas en la Universidad Pedagógica Francisco Morazán. A mí me gustan la resolución y los retos y comencé con eso. Lo que hace Saíd Martínez de lunes a viernes es esto, compartir con los alumnos, no solamente la clase, si sentirse parte de eso, el profesor no solo es contenido, sino que hay que atender los problemas psicológicos y educativos".

El árbitro hondureño Saíd Martínez en las aulas de clases del instituto Central Vicente Cáceres.

Sin olvidar las tarjetas y el su silbato, Saíd Martínez, vive y disfruta su otra pasión como son las matemáticas. Caminando entre alumnos y con exámenes en sus manos, así nos comenzó a contar su otra faceta el silbante. ''El Instituto Central es para mi el segundo hogar, donde la segunda parte de mí faceta la comparto con los estudiantes. Compartir con ellos, mis compañeros del área de matemáticas. Es algo maravilloso que disfruto mucho, son mis dos pasiones la matemática y el arbitraje".

Y es que desde que se graduó, las oportunidades de laborar se le han presentado por su gran capacidad de explicar y enseñar el don de los números. "Me gradué en el 2011, luego comencé a trabajar en el Instituto Alpha, luego estuve dos años en el Instituto Virginia Sapp, también estuve un tiempo en el Instituto Modelo y ahora ya voy a lograr cinco años en aquí en el Central Vicente Cáceres, donde me siento muy orgulloso, tienen unas universidad y hay un gran cuerpo de profesores con gran talento y es meritorio tenerlos acá".

Leer. UNA DE LAS POLÉMICAS EN LA CARRERA DE SAÍD

La pasión por arbitraje y por los números llevaron al "matemático" a comenzar su carrera de éxito. "En el 2011 fue un gran año grandioso para mí, tenía 18 años y se me dieron los dos sueños que yo anhelaba: primero graduarme de mi carrera universitaria y también entrar (árbitro) a la primera división. En ese mismo año hice mi debut, un 17 de septiembre y egresé de la carrera de matemáticas".

El silbante enseñando clases de matemáticas a los alumnos del Central.

Con dos ocupaciones a la vez, pero con la responsabilidad que le caracteriza, Saíd Martínez, mantiene una agenda muy apretada cada día.

"Un día normal vengo desde muy temprano (6:50 am a 12:00 m) atiendo toda la jornada matutina, luego me voy a almorzar, hago un poco de gimnasio, luego entreno en la cancha o pista con mis compañeros (árbitros), se hace una evaluación de la jornada, luego comparto con mis esposa y mi hija".

No cabe duda que al ser conocido por su labor en el arbitraje, su imagen es muy identificada por los alumnos del Instituto Central, donde hoy labora. "Una de las partes más emocionantes es cuando yo me presento, algunos alumnos ya me conocen por la faceta de árbitro. Yo nunca he llegado al salón de clases y me presento como el árbitro Saíd Martínez, sino que como el profesor, pero ellos te identifican, te ven en la tele y al siguiente día se emocionan y esa es una de las partes que a uno lo comprometen para hacer un gran trabajo dentro de la cancha".

Sin necesidad de sacar tarjetas amarillas o rojas, Saíd asegura que en esta institución no las ha necesitado a pesar de las cosas negativas que se hablan del centro educativo. "Más en la cancha porque los alumnos tienen un margen de respeto. Aquí en Instituto Vicente Cáceres es más el humo que se vende de afuera que lo que está aquí adentro. Yo me siento muy seguir trabajando aquí, los estudiantes tienen un gran comportamiento y yo no he tenido ningún problema y eso que la clase de matemática no es fácil, ya que toca aplazar a muchos alumnos y acá no he tenido problemas y no me ha tocado expulsar a nadie", asegura.

Saíd supervisando a los alumnos.

Saíd Martínez es claro que los números no son fáciles para todos y varios alumnos lo viven en carne propia, pero él trata de hacer que su clase sea diferente. "La clase no es fácil, pero yo intento que el ambiente matemático no solo sea la clase, sino que sea un espacio donde podamos compartir conceptos matemáticos, pero también familiares y que les ayuden a construir una vida estable, ya que eso necesitamos en la educación hondureña".

SOBRE SU CARRERA EN EL ARBITRAJE

En la actualidad, Saíd Martínez es uno de los árbitros mejor más destacados en la Liga Nacional, situación que lo llena de mucha satisfacción. "Bendito Dios que me ha dado la oportunidad de tener los tres últimos años de manera grandiosa y me arrodillo cada vez antes de cada partido y al finalizar porque es el que me da las fuerzas. He iniciado muy bien este 2019 con tres participaciones muy importantes: Una en el primer Curso de árbitros Élites de FIFA en doha, Qatar con pruebas físicas y de aulas, también he tenido dos participaciones en partidos de Liga de Campeones de Concacaf, una en cuartos de final y octavos de final y lo he hecho de buena forma según los reportes que han llegado de los asesores".

Y es que su buen accionar está siendo reconocida por la Comisión de Arbitraje de la Fenafuth, luego de ser escogido como el árbitro candidato para representar al país en el próximo campeonato mundial de Qatar 2022.

"Es el primer paso. Sin subir a esa escalera no se puede pensar en otras cosas, gracias a Dios que se ha pensado en mí como en un proyecto. Soy uno de los siete que fue elegido para ir allá, el único de Honduras como árbitro. Sé que van a ir otros como asistentes, muy probables sean dos", comenta.

El árbitro hondureño posando en el logo del reconocido Instituto Central Vicente Cáceres de Tegucigalpa.

Para Saíd Martínez poder llegar a la Copa del Mundial sería el logro más grande en su carrera profesional. "Es justamente eso, la graduación. Todos ponemos un pie en la cancha la primera vez que debutamos pensando en grande y las expectativas van creciendo y estar en un Mundial es la graduación, Todos luchamos, lloramos, nos esforzamos por estar ahí, pero lastimosamente el campo no es muy amplio para que de la cobija para todos. Yo no me frustro, no solo pienso en un objetivo, pienso en mejorar cada partido. Si hoy hice un partido bueno, el siguiente debe ser mejor, esa es la forma en la que yo trabajo".

ÁRBITRO MUY RIGUROSO

La profesión de árbitro se podría considerar como una de las más complicadas porque no siempre se queda bien con los involucrados y el reglamento se debe aplicar.

"El comportamiento del jugador hondureño es diferente cuando está jugando internacionalmente, esa es la ecuación difícil de comprender porque varían los comportamiento con un árbitro internacional. Yo el mismo reglamento internacional se los aplico acá y el jugador que se me sale de las casillas, le aplico el reglamento. ¿Por qué usted no insulta un Policía?, sabe que lo va llevar preso. ¿Por qué insulta un árbitro? si sabe que lo va expulsar. Hoy en día se ha bajado la tasa de expulsiones por desaprobaciones o por insulto. Hay que ser consciente que cada jugador recibe cuatro partidos de castigo por insulto", explica.

Con el calor del partido y la intensidad de algunos resultados, muchas veces el accionar de los futbolistas se complica, pero según nos cuenta Saíd Martínez, él no ha tenido incidentes más allá de los profesionales.

El juez de Liga Nacional y FIFA, Saíd Martínez con sus alumnos de Matemáticas en el Instituto Central Vicente Cáceres.

"No he tenido ningún problema directo con un jugador, el problema que me sale en el partido lo resuelvo ahí mismo, aquí no han nombres, aquí hay hombres. El hombre que se equivoca, hombre que se va bañarse antes que termine el partido"..

Y agrega: "Mucho depende del árbitro y cómo eres tú. Yo no puedo expulsar a un jugador cuando yo lo he ofendido, yo no puedo tener la cara de expulsarlo. Le pueden preguntar a los jugadores que yo soy muy respetuoso si yo los insulto o no. Yo solo aplico lo que dicen las 17 reglas".

MOMENTO DURO EN EL ARBITRAJE

Como en todas las profesiones, no todo es color de rosa y los malos momentos no se pasan por alto. Saíd Martínez también recuerda cuales han sido sus etapas más duras.

"El arbitraje nos duele a todos los árbitros cuando nos hemos equivocado fácilmente. Garrafalmente me he equivocado dos situaciones que me han dolido. Una fue última final que le dirigí a Motagua contra el Real España. Hay situaciones con las que yo no puedo luchar contra cinco cámaras de televisión y yo solo tengo una decisión con un ángulo de visión y si estoy a 70 metros en un contragolpe, no puedo decidir humanamente es imposible y eso es lo que más me ha dolido. Lo que más me duele es que la gente te reclama o te juzga. Yo no quiero llegar a la casa con un trofeo de derrota, sino con uno de victoria", indica.

El silbante Saíd Martínez pitando un juego entre Motagua contra Marathón en San Pedro Sula.

Además asegura. "Esto del arbitraje es de lágrimas y sudar. La gente no sabe que nosotros entrenamos de lunes a viernes a doble horario y que nos dedicamos a otra situación porque de eso no vivimos, nadie sabe que los árbitros no tenemos los sueldos de los jugadores".

Ante los problemas y retos que se le han presentado, estos han sido una fortaleza para el silbante, quien ahora pone su mirada en los retos venideros. "Todo mundo lucha por estar en los partidos de privilegio, pero hay decisiones que no están en nuestras manos. Yo voy a luchar por ser un candidato a ser una opción", asegura.

Sin importar las tarjetas que le resten por mostrar, Saíd Martínez quiere tener los números claros que le permitan asegurar su presencia en la próxima copa Mundial y de esa manera lograr su graduación.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias