Luis Alvarado, el hombre de fe inquebrantable que entregó su vida al Honduras

El entrenador del conjunto progreseño, que se declara admirador de Pep Guardiola y Zinedine Zidane, recibió a DIEZ en su casa y recordó las etapas que ha quemado en su vida.

Fredy Nuila

Comienza su rutina diaria a las 6:00 de la mañana: hace ejercicios en el instituto Perla del Ulúa, lugar en el cual comenzó a mostrar su talento desde muy temprano. Luego va por su hijo Dani André y comparte con él antes de irse a entrenar al equipo de su vida.

Esta es la historia del técnico del Honduras Progreso, Luis Alvarado (31 años), quien recibió a DIEZ en la colonia Paredes que hicieron su hogar hace 27 veranos con su madre Gloria Amador y sus tres hermanos: Wendy, Carlos y Kelly.

A las 6:00 AM, Alvarado comienza su rutina haciendo ejercicio en los predios del Instituto Perla del Ulúa, lugar donde estudio en su juventud.

Consultado sobre cuál ha sido el método para estar a punto de obrar el milagro ribereño, Alvarado Amador explica que "nunca negociar con la alarma, sino pregúntenle al Barça cuánto valen cinco minutos, cuánto los ocupó, por eso no hay que relajarse y tener mentalidad ganadora siempre".

Han sido tres años en los que le ha sucedido de todo al expuntero derecho del Perla del Ulúa que en 2003 se cansó de sobresalir en torneos estudiantiles. "En 2017 estaba jugando una final y perdiéndola con Motagua, en 2018 volví como preparador físico para colaborarle a (Horacio) Londoño y salvar el descenso, lo logramos; ahora vuelvo, en 2019" para alejar del infierno nuevamente a los suyos.

Su vida es de retos. Ha servido clases de educación física y no para de buscar el 'pan del saber': "Me planifico hacer algo importante por año, ya sea personal, académico, profesional, un título de algo; por ejemplo, ahorita estoy estudiando inglés, porque el día que pierda la motivación de hacer algo estoy muerto", lanzó con sapiencia.

Si bien "soy licenciado en educación física, a mí lo que me apasiona es la dirección técnica, desde que ascendimos a Liga Nacional saqué el curso de entrenador", recuerda el timonel que apenas se graduó como entrenador en septiembre de 2018 y ocho meses después afronta el primer gran reto de su joven carrera.

Después de realizar ejercicio, Alvarado comparte temprano con su pequeño hijo Dani André./amp-fit-text>

¿Por qué asumió esa 'papa caliente'? "Esta oportunidad, quizás, no se vuelva a dar nunca, hay entrenadores muy capaces que han recorrido Honduras; Liga Mayor, Segunda, Reservas Especiales y no les ha llegado la oportunidad, no iba a dejarla escapar", se sincera.

Mientras su hermana Wendy prepara el café que amablemente le sirvieron al equipo periodístico de DIEZ en su humilde morada de la Paredes, Luis acaricia a su pequeño Dani André, de tres años, a quien lo llamó así por dos razones: el primero en honor a su fallecido primo, del mismo nombre, quien no pudo superar el cáncer antes que levantará el único título de la historia progreseña, mientras que el segundo por la admiración por el francés de los Tigres de México, André Pierre-Gignác.

Menciona que "conozco entrenadores capaces, pero no hubieran tomado este reto por el entorno; aunque acá hubiese venido Guardiola habría sido difícil porque no conoce el grupo, es como que me llamen ahorita a un equipo de Liga Mayor en Ocotepeque, no conozco a nadie, a este grupo sí porque algunos fueron compañeros míos", lanzó.

Destaca el "respeto" existente con sus excompañeros y ahora pupilos y reconoce que "las oportunidades me han llegado de la noche a la mañana" en la vida, "me han agarrado a quemarropa".

Alvarado explicó los métodos y su filosofía al periodista de DIEZ Fredy Nuila. Fotos Neptalí Romero

DESCENSO Y OBSTÁCULOS A SORTEAR...

Luis Edgardo no es un tipo que tiene pelos en la lengua para tocar los temas. Es autocrítico en todos los sentidos y, aún salvándose en este Clausura 2018-19, no ve resuelto el problema por muchos factores que no duda en describir.

"Ya dejamos escapar un colchón de más de 10 puntos y por confiados estamos en esta situación, no nos va a volver a pasar porque aprendimos la lección", refiere cuando se le cuestiona concerniente a si se siente salvado.

Añade que "matemáticamente todavía están las posibilidades, nos daban por muertos faltando tres fechas, dijeron: 'el Honduras no gana, contratan un técnico joven y están servidos'. Juticalpa y Real de Minas están con vida, así que no nos podemos dar por salvados", apunta.

En la gráfica doña Gloria, su madre, junto a su hermana Wendy e hijo André. /amp-fit-text>

No se siente ningún héroe, solamente "un eslabón más", pues estima que "esto es una cadena donde el mensaje que les tengo (a sus futbolistas) es que todos somos importantes y un día que falte el profe Ovidio (Fúnez), Orlin (Vallecillo) o un utilero, se me tambalea el trabajo".

Garantiza que "jamás, si me hubiesen dicho, habría creído de la forma en que se ha dado todo" en su naciente hoja de vida como DT titular, es más, va más allá y advierte que "si no logramos el objetivo tampoco soy un mal entrenador, y si lo logro tampoco soy un gran entrenador".

Señala que para él lo más importante es "seguirme preparando, ya envié papeles a Alemania y no me los han aceptado; este año lo volveré a intentar, será la tercera, y hasta los 40 años lo seguiré intentando" para ser mejor estratega.

Ha sido un tiempo difícil para él y los suyos esta campaña: "Tres meses escuchando 'leños, malos, garrotes, mercenarios, váyanse de acá'; un sinfín de cosas que la gente desconoce, pero nos hemos unido", expone desde el fondo de su corazón al momento de levantarnos de las sillas de su patio e ingresar a su hogar para degustar el café que amablemente prepararon dos de las mujeres más importantes de su vida, su madre Gloria y su hermana Wendy.

Su rato más duro es "cuando los jugadores te dicen que no han desayunado, o a veces en el entreno de la tarde no han almorzado". Eso le duele mucho, pero "claro, ha habido épocas de mieles, donde el dinero está al día y la gente en la gradería".

Y es que es del concepto de que"las graderías son el reflejo de los resultados, confiamos que ganando el jueves la situación va a mejorar"; eso sí, "tiene que haber una reestructuración, porque no es casualidad que un equipo esté peleando descenso dos años consecutivos".

PEP, ZIDANE, CHELATO, 'PRIMI'....

"Internacionalmente me gustan Pep Guardiola y Zinedine Zidane, veo desde su imagen hasta su forma de hablar, veo los perfiles de ellos y su forma de juego, trato de agarrar lo mejor de ellos", relata con la admiración que estos dos gigantes del 'deporte rey' despiertan.

Pero tampoco desconoce la capacidad del entrenador nacional, tanto que dice "respetar a Chelato Uclés, el único hondureño en un Mundial; lo de 'Primitivo' Maradiaga, dirigir tres selecciones nacionales... el profe (Héctor) Castellón, hacer lo que hizo con el Honduras; Wilmer Cruz, Hernán García y Clavasquín, grandes profesionales, y Mauro Reyes, no lo conozco pero tengo un gran concepto de él".

Luis Alvarado pretende capacitarse en Alemania, ha metido papeles, pero de momento no ha tenido la suerte de ser aceptado. Foto Neptalí Romero

Luis Alvarado es un campeón a todos los niveles: Liga Mayor (Atlético Choloma), Liga de Ascenso y Liga Nacional (Honduras Progreso).

Tiene el 50 por ciento del objetivo cumplido, pero prefiere ser cauto e ir paso a paso, sin olvidar el "el mensaje" que les da a sus jugadores sobre "que todo el esfuerzo que están haciendo tendrá su recompensa" algún día.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias