Madre de Marvin Chávez y el milagro divino que espera para su hija

La familia Chávez ha luchado con una carga de maldición sobre la hermana menor del futbolista. Una historia que han sufrido en los últimos años.

Marvin Chávez besa a su madre frente al lente de DIEZ durante la entrevista. Foto: Edgar Witty
Marvin Chávez besa a su madre frente al lente de DIEZ durante la entrevista. Foto: Edgar Witty *
Edgar Witty

“Así como no puedes entender el rumbo que toma el viento ni el misterio de cómo crece un bebecito en el vientre de su madre,tampoco puedes entender cómo actúa Dios, quien hace todas las cosas”, cita entre líneas el libro bíblico en Eclesiastés 11:05.

Los últimos años de la brillante carrera futbolística del hondureño Marvin Chávez se fue apagando sucedido de una acción sobrenatural del cual fue víctima Claudia, una de sus hermanas menores a la cual “le hicieron brujería”.

Esta condición ha impactado como un golpe de trueno al corazón de Mirtha Álvarez, madre del jugador que ha pasado los últimos años de su vida con pasajes de sufrimiento viendo cómo su hija se desvanece en forma irreconocible por las calles de Sambo Creek.

“Ahorita no vive con nosotros, por ahora está en Nueva Armenia. Ha pasado momentos difíciles que me llena de tristeza, alguien le hizo mal”, expresó su madre Mirtha Álvarez en su primera entrevista a DIEZ.

IMG_8039.3(600x300)

Para ello no hay cura. El exseleccionado nacional Marvin Chávez ha hecho todo lo humanamente posible, ha agotado instancias medicinales para romper con esa atadura de maldición que tiene su hermana, pero no ha sido posible, no queda más por esperar en un milagro desde el cielo.

“Eso ha sido duro para mí, la dejaron en la calle, es algo que no hemos podido superar. Ese muchacho -Marvin Chávez- ha gastado por ella en doctores y en busca de otras soluciones. Él quiere arreglar sus papeles para llevarla a Estados Unidos”, alzó.

Ver: "A mi hermana la embrujaron, estoy pensando en dejar el fútbol"

Fuera de ello hoy tiene otra alegría que ilumina sus días a sus 57 años de edad al recordar con decoro los pininos de Marvin sobre el terreno de juego, los cuales comenzaron con venta de comida en los campos, antes de enrumbarse en sus sueños.

“Tuve ocho hijos, pero se murió en el parto, me quedé finalmente con siete. Marvin Chávez de niño siempre fue muy guapo y me ayudaba mucho, él solía ir a vender pescado, nance y mangos al campo”, detalló.

Como parte de una fecha especial del Día de las Madres, “El Hijo del Viento”, como popularmente se le reconoce, aprovechó sus vacaciones para viajar desde los Estados Unidos y sorprenderla pasando ese momento especial con ella, tal y como ella solía hacerlo en sus inicios, para él es su mayo alegría.

“Mi vieja es algo inexplicable, es el regalo más bello que Dios me ha dado. Estoy acá para celebrar el Día de las Madres a su lado, es la oportunidad que Dios me dio, la tengo viva y la estoy disfrutando. El motivo de mi viaje fue ella, porque mis hermanos están lejos, así el porqué de esta sorpresa”, comentó Marvin Chávez.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias