Fabián Coito, técnico de Honduras, busca su segundo oro panamericano cuatro años después

El seleccionador hondureño campeonizó en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 con Uruguay.

Fabián Coito ha guiado a Honduras a su segunda final de Juegos Panamericanos; pretende mejorar lo hecho en Winnipeg 1999, donde se consiguió la plata, y agenciarse su segundo oro.
Fabián Coito ha guiado a Honduras a su segunda final de Juegos Panamericanos; pretende mejorar lo hecho en Winnipeg 1999, donde se consiguió la plata, y agenciarse su segundo oro. *
Fredy Nuila

Vencer a la Selección Sub-23 de México 4-2 en penales (1-1) le valió a Honduras su pase a la final de los Juegos Panamericanos de Lima 2019, la segunda de su historia tras la perdida frente a los mismísimos aztecas en Winnipeg 1999 (2-3).

Pero ese motivo de alegría nacional no es todo, pues Fabián Coito, seleccionador de la escuadra que tiene en la mira las Olimpiadas de Tokio 2020, tendrá la posibilidad de sumarse otro oro ya que en Toronto 2015 celebró con Uruguay.

Será Argentina, que eliminó con un contundente 3-0 al equipo que él llevó a la gloria hace cuatro años, su rival este sábado en el estadio San Marcos de la capital peruana a partir de las 7:30 de la noche.

Ese inmueble es el que ha visto a los catrachos sorprender a propios y extraños en el certamen continental.

Uruguay, bajo el mando de Fabián Coito, fue la campeona de la anterior edición de los Juegos Panamericanos, la cual se celebró en Toronto.

En esa recordada contienda, que dio a los orientales su primera medalla dorada 32 años más tarde de la anterior, Coito y los suyos fueron de menos a más.

Vencieron a Trinidad y Tobago y Paraguay para avanzar a las semis, instancia en la cual se cargaron la esperanza de Brasil; posteriormente, en el choque por el metal dorado, se desquitaron de la caída de la fase de grupos con los mexicanos (1-0).

Brian Lozano, actual jugador del Santos Laguna azteca, fue el héroe de ese combinado que el ahora titular del banquillo de la H adulta condujo al éxito.

El mítico Óscar Washington Tabárez, en Caracas 1983, permitió a la Selección de Uruguay un objetivo que Fabián Coito emuló hace cuatro años y pretende duplicar con una Honduras que sigue siendo rentable a nivel Sub-23 a través de los años.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias