Fabián Coito: "Es un honor y un orgullo haber eliminado a una potencia del fútbol"

El entrenador uruguayo de Honduras destacó las virtudes de su equipo que lo llevaron a la eliminación de México en los Juegos Panamericanos.

Redacción DIEZ

Fabián Coito volvió a amargar a una Sub-23 de México después de haberle ganado el oro en 2015 cuando los enfrentó con Uruguay en la final de los Juegos Panamericanos de Toronto, ahora con Honduras les cortó la posibilidad de aspirar a esa presea dorada.

El uruguayo al final del partido donde Honduras empató 1-1 en 120 minutos y los derrotó 4-2 en penales a los aztecas, destacó las virtudes de su equipo al cumplir con la estrategia con la que planteó este duelo.

"Lo primero que hicimos fue creer en que podíamos lograrlo y que esa ilusión era el motor que nos haría avanzar hasta lograr el objetivo, sino nos iríamos con tranquilidad de haberlo intentado. Después la estrategia a veces consiste en limitar al rival y el tener ciertos fundamentos que te permiten imaginar ganarlo", comenzó diciendo en la conferencia de prensa.

"Nosotros planteamos un partido y salió bastante a lo que habíamos imaginado, a veces sale y otras veces no, pero no hay que claudicar y salir adelante", continuó.

"Un partido de este nivel siempre es motivante, pero nos convencimos de que podíamos y después salió un partido jugado bastante correcto dejándolos venir y achicando los espacios, intentando contragolpear y había que tener paciencia; a partir de ahí limitarlos y generarles ciertas dudas que nos irían fortaleciendo y encontrando las posibilidades de atacar".

Coito no se llenó de triunfalismo previo a la final y aunque aspira a la medalla de oro, sabe que por enfrente tendrá a un rival bastante complicado (Argentina o Uruguay).

"Como todo equipo de fútbol vamos a querer ganar el partido de la final, pero seguramente tendremos un gran rival por enfrente, vamos a prepararnos y ver las posibilidades nuestras y de qué manera podemos hacer un gran juego".

Le consultaron a Coito si este triunfo era una especie de revancha contra México por haberle ganado la final del Mundial Sub-17 en 2011 cuando él dirigía a Uruguay.

"No fue una revancha, aquella era una final del mundo, era Uruguay. Hace cuatro años les ganamos una medalla de oro en los Juegos Panamericanos, pero no es revancha, es otra situación, después tuvimos varios amistosos y para nosotros es un honor y un orgullo haber eliminado a una potencia del fútbol a nivel juvenil y en todo", cerró.

La final de los Juegos Panamericanos se disputará el próximo sábado a las 7:30 de la noche en el estadio de la Universidad de San Carlos.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias