Pedro Troglio: "Se gana dentro de la cancha jugando y no hablando afuera"

El entrenador del Olimpia, Pedro Troglio, dio una charla desvelando todo lo que pasa en el fútbol y habló hasta de Diego Vázquez y el tema de esconder los balones

Redacción

Pedro Troglio es un tipo jugado, como futbolista militó en los grandes de Argentina e Italia, jugó una final de una Copa del Mundo (Italia 1990); fue campeón en Paraguay con Cerro Porteño como entrenador y dirigió a Gimnasia de La Plata en la primera de su país.

El entrenador del Olimpia dio este viernes una lección a los periodistas de sus vivencias en el fútbol. Habló del folklore que se vive en el país y respondió a sus paisanos y colegas Héctor Vargas y Diego Vázquez.

A uno le dijo que no se gana hablando fuera de la cancha, al otro lo “bancó” por pedir a los jugadores tirarse al piso para sacar un resultado; pero le reprochó el hecho de esconder los balones.

Ver: ASÍ MARCHA LA TABLA DE POSICIONES DEL APERTURA

“Somos uno de los grandes del país, pero entiendo que nosotros entrenamos, dirigimos pero se gana dentro de la cancha jugando y no hablando afuera; eso lo tengo clarísimo porque el tiempo me lo ha demostrado. Un día me quejé con un árbitro un Gimnasia y Esgrima, me expulsaron y a los minutos cobraron un penal y todos estaban convencidos que había sido por mí porque había hecho un lío y después cuando te cobran un penal en contra dicen que puse nervioso al árbitro. Nosotros servimos de lunes a viernes, el fin de semana definen los jugadores”, dice el estratega argentino del león.

¿A usted le gusta tirar a los entrenadores que hablan porque a Héctor Vargas le gusta eso?
A mí no me gusta porque somos colegas y cada uno defiende lo suyo, lógicamente que si en la cancha me dicen algo podré contestar nada más, pero es mucho del folklore del fútbol, esto pasa… Es capaz que si protesto una jugada en el costado de la cancha y Vargas me dice algo lo mando a la mierda y él me manda, nosotros somos así, al final termina perdiendo o yo pierdo, nos damos un abrazo.

¿Ven el fútbol de esa manera?
El fútbol es así, vamos a jugar entre amigos y nos peleamos pero después queda solamente en la discusión.

¿Se respetan los títulos cuando se enfrentan entre ustedes?
No, yo lo que hice como jugador se queda allí, como entrenador me tocó salir campeón en Cerro Porteño de Paraguay, pero se respeta al ser humano nada más, pero no del que ganó y no ganó, aquí es de seres humanos. Aquí todo el que trabaja tiene dignidad, no depende de una estrella más ni de una estrella menos, depende de la dignidad y que el trabajo sea respetado.

¿Quizá Vargas es de una línea de Bilardo, que en la cancha hay que ganarlo como sea; usted es de esa línea?
Yo soy de esa línea que hay que ganar como sea, considero no haciéndole un piquete de ojo a un jugador o cortándole una pierna, sino más que nada que ganamos con un gol en contra en el minuto 90 y jugamos remal y estoy feliz también. Lo peor sería jugar mal y perder, creo que en el fútbol hay que ganar bien, yo también soy bilardista (escuela de Salvador Bilardo) pero hay que ganar con inteligencia y viveza.

¿Esconde balones usted también?
No… es que a veces escondés la pelota y te hacen el gol y entonces para qué la escondimos; yo las he vivido todo (risas).

¿Sabía que aquí hay entrenadores que esconden balones?
(Risas) Es que cada uno puede hacer lo que quiera, esto es como la política, vos botás una y otro se enoja; cada uno que lo haga. Yo he vivido situaciones de pelotas escondidas, conseguís otra, sacás la banda y gol, pero con eso no se gana, se gana porque jugó bien al fútbol no escondiendo pelotas.

¿Usted hubiese hecho lo mismo que Motagua que con dos menos el entrenador le pedía a sus jugadores que se tiraran al piso?
A ver, si yo tengo dos menos y tengo que buscar la manera lógicamente de que los minutos pasan porque hoy con dos es difícil de llegar y si los futbolistas creen que cuando caen al piso descansan y dejan pasar los minutos, no lo veo mal; hay que bancar los partidos, estás jugando de visitante contra un grande como Real España y con dos menos es difícil, aunque lo terminó perdiendo. Pero cuando más rápido pasan los minutos es mejor aguantar y con dos jugadores menos difícil.

¿Tal vez no le cambian la pelota el domingo como a Motagua en San Pedro Sula?
A ver… ¿Cuánto pesa una pelota? Hay algunas que pesan 500, 550, 600 gramos, las pelotas son redondas y corren, salvo que nos tiren una cuadrada o una de rugby pero las pelotas son todas iguales, lo mismo que la cancha. Nosotros fuimos a jugar a El Progreso a una cancha alta, con calor y ganamos; si hubiésemos perdido nos hubiéramos escusado en eso, nosotros cuando perdemos nos excusamos y cuando ganamos nos creemos invencibles. Por eso hay que tener los pies en la tierra porque el fútbol hoy te deja arriba y mañana estás abajo.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias