Yustin Arboleda y Paula Vivas: Enamorados de Honduras

La historia de amor del goleador de Marathón y su esposa venezolana, Paula Vivas, ya tiene un fruto catracho: la pequeña Zara Paulett.

Yustin no disimula su profundo amor por su esposa Paula. Foto Neptalí Romero.
Yustin no disimula su profundo amor por su esposa Paula. Foto Neptalí Romero. *
Fredy Nuila

“Dios es amor”. Amparados en este precepto bíblico, Yustin Arboleda y su esposa venezolana Paula Vivas decidieron encomendarle al Divino cada proyecto de su vida y, pese a los obstáculos, viven a día de hoy su felicidad en Honduras.

Ser de distintos países, religión y origen racial no impidió que el goleador de Marathón y su amada decidieran jurarse amor. Fue hace más de seis años que se conocieron, cuando ella tenía 24; ahora hasta tienen una hija catracha, Zara Paulett. “Nos conocimos en Venezuela

-Yustin jugaba para Zamora FC-
Él fue de visita al negocio en que yo trabajaba... se flechó, la gente cree que fue por el fútbol, pero somos como el aceite y el agua”, dice entre risas Paula.

El cañonero del Monstruo asegura que decir “que me costó mucho, no”, pero su posterior estadía en Panamá, donde jugó para Chorrillo FC, dificultó el comienzo de la magia. Eso sí, considera que “cuando hay una relación que pone su propósito en Dios, es más fácil”.

En cuanto a la primera cita que tuvieron, sorprende que no fuera en un estadio de fútbol. “En la primera salida de nosotros lo invité a ver una final de béisbol de Venezuela y aquel hombre estaba en nada; le decía: ‘Aplaude’... y él: ‘¿Qué es eso?’. Esas eran las invitaciones que le hacía”.

Pero Arboleda siempre fue obstinado, tal cual en la cancha cuando quiere anotar y, consciente de que “cuando uno quiere algo le tiene que costar”, no dudó en mostrar su mejor cara. “Yo estaba en las nubes, pero feliz”, revela.

Su mujer, que lo define como “muy detallista, atento y respetuoso”, confiesa que “mi madre al principio no lo quería porque era negro, pero yo sentía que aquel hombre era para mí; hoy, creo, mi mamá lo ama más que a su hija”. Yustin, en tono de broma, suelta: “Es negra mi suegra y no me quería”.

“Demostré mis intenciones y tomé la decisión de que fuera mi novia seria, siempre andaba molestando con mujeres, ¿qué vamos a esconder? Somos seres humanos...”, indica con la naturalidad que una unión basada en la confianza le permite.

LA RELIGIÓN Y PAULETT
El carácter guerrero y hasta explosivo de Yustin Arboleda en el engramado mejorado con el tiempo gracias a la aparición de Dios en sus vidas, algo que tiene que agradecerle a la familia de Paula.

“Yo fui criada en el evangelio, de hecho cuando me visitaba en la casa se hacían células, él llegaba a esa hora Y mis papás le decían que colaborara; cuando me fui a Panamá -luego de mucho de tiempo de valorarlo-, le fui mostrando ese camino y así llegó a los pies del señor; podemos dar ese antes y después en nuestra vida personal y matrimonio... él futbolísticamente también”.

Yustin asiente ante lo dicho por su esposa y cuenta que el nacimiento de su pequeña Paulette le modificó su diario vivir: “Le cambia todo a uno, cuando estábamos los dos yo llegaba y ella estaba durmiendo, ya hoy en día no lo podés hacer, hay que compartir con la niña, tengo que ayudarle”, reflexiona.

Su niña, de apenas un año, ya entiende lo que su papá hace. “Creo que ya entiende, la mamá dice que celebra en el estadio y se pone feliz”. Paula garantiza que “es la bendición más linda, una experiencia maravillosa que te cambia en todos los aspectos de la vida”.

Arboleda y Paula dicen que vivir en Honduras por siempre dependerá de muchas cosas, aunque ella es la razón principal por la que se siente tan a gusto acá. “Es algo que siempre estamos hablando, nos sentimos bien acá; para nadie es un secreto que hemos tenido ofertas, pero yo prevalezco la felicidad de mi familia a la parte económica”.

Vivas ve todavía más posible seguir en esta patria que los adoptó porque hasta emprendiendo está: “Estamos iniciando un proyecto que se llama ‘Paulette Accesorios’, de cosas para bebé y todas las edades; me motiva mi hija, verla bella, quizás más adelante forme parte de un proyecto más grande”, lanza.

Antes de despedirse, la pareja soltó una anécdota divertida: “Cuando Yustin empezó a escribirme yo ponía: ‘Se acerca la llegada de Tato’... entonces cuando llegó yo puse: ‘Llegó’. Un día no aguantó y me preguntó: ‘¿Quién es Tato?’; le respondí: ‘Es mi perrito’”. Con Tato, quien tiene los mismos años que la relación, acompañándoles instaron a no dejarse vencer por la adversidad. ¡Vaya que ellos saben de eso!

DATOS
Yustin llegó en enero de 2017 a Marathón y en junio de 2018 nació Zara Paulett.

El artillero tiene contrato con los verdes hasta diciembre de 2019.

FRASES
Aquí nos hemos sentido bien, de tanta oferta si se ha quedado es por mí... también le habíamos pedido a Dios que nos radicara en un sitio”.

Llegué a jugar al Zamora y ahí tuve la oportunidad de conseguir a mi bella esposa; ese fue el propósito de Dios”.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias