La triste y conmovedora historia que Allan Lalín escondió como futbolista

Allan Lalín pudo soportar una dura realidad cuando era futbolista, ahora se dedica a formar nuevos talentos en Honduras.

Gian Carlos Castañeda

Inició su carrera como futbolista profesional en el 2002 cuando se vistió de los colores del Honduras Salburg, tuvo un largo recorrido por el balompié catracho, fue legionario, también estuvo en la Selección Nacional, ahora Allan Moisés Lalín Pérez,se dedica a formar nuevos atletas que además sean buenas personas.

Recordado por la afición del Real España, equipo en el que hizo gran parte de su carrera, también pasó por el fútbol de Azerbaiján, Chipre y Grecia, pero pocos conocen su duro momento que vivió con su primer hijo.

El ex delantero abrió su corazón y recordó lo que le tocó pasar cuando militaba para los 'aurinegros' en su momento que no se le daban las cosas, se sintió abandonado por sus amigos cuando más los necesitaba y eso fue cuando su pequeño le dieron un mes de vida y no tenía a nadie que le apoyara.

Allan Lalín recuerda que pese al duro momento que vivía en el 2011, estuvo presente en los entrenamientos de Real España, jugaba sus partidos, pero su mente no estaba enfocada en su carrera, todo era pensando en su hijo, eso marcó su presente y futuro.

Se retiró jugando para el Lepaera FC en la segunda división en el 2018, además de trabajar en la escuela de fútbol de Luis "Guicho" Guzmán en San Pedro Sula, asiste a la iglesia y juega para el equipo San Juan en la Liga de Veteranos de la 'ciudad industrial'.

Allan Lalín ahora comparte todo su conocimiento quetuvo como futbolistas con nuevos talentso de San Pedro Sula. Fotos Neptalí Romero

Una nueva etapa en tu vida

Ahora todo es diferente, es algo que uno no diseñó, hoy me doy cuenta de la formación, en mi carrera como jugador me di cuenta que no hubo alguien que nos formara, tengo la oportunidad y lo hago con todo el amor porque sé la necesidad del fútbol hondureño para tener mejores atletas.

¿Por qué te retiraste?

Por la familia, cuando uno juega es machista, todo era yo, llegó un momento en el que vi que la familia era más importante, mi esposa necesitaban de mí

¿Te faltó algo por cumplir como jugador de fútbol?

La verdad no, soy un hombre que creo que logré todo lo que soñé, escribo todo lo que quiero, llegó el día de mi retiro y no hice sin ningún problema, solo faltó el Mundial, mi carrera la trabajé con amor.

¿Por qué no fuiste al Mundial?

Me sé una historia, mejor lo dejo así, conozco una versión, la respuesta que me dieron porque pienso que el profe Rueda tomó la decisión correcta, no tengo ninguna molestia.

De jugador a entrenador de niños

Saqué la licencia D, ahora estoy por terminar la C, es como volver, el fútbol nos quitó muchas cosas, dejé de estudiar, pensé que al retirarme iba a ser técnico automáticamente, hoy se lo transmito a los niños, formar buenos jugadores, ciudadanos por lo mejor de Honduras.

¿Te ves dirigiendo a equipos en la Liga Nacional?

Claro, es el sueño, dirigir en Liga Nacional la Selección, ir al extranjero, amo esto, me encanta estar con lo niños, es bonito.

Allan Lalín dedica su tiempo en entrenar un grupo de más de 70 niños en la escuela de fútbol de 'Guicho' Guzmán.

¿Deseas dirigir a Real España?

No voy a negar que siempre está en la mente de uno de poderlo dirigir, pero hoy dependo de Dios, él es el que manda.

¿Qué es de tu vida ahora sin jugar al fútbol?

La familia, mi esposa, mis hijos, ellos me han dado ese balance, ofrezco todo por ellos, por la tarde entreno niños, también juego en Liga de Veteranos con el San Juan, sin apartar la iglesia.

¿Eras un jugador caro?

No, quizá para otros equipos, pero para Real España no lo era, al final todo era para el aurinegro, todo era por amor, siempre fue la primera opción.

¿Cuál fue tu primer salario?

2500 lempiras en el Honduras Zalburg en el 2002

¿Te dejó dinero el fútbol?

Me dejó amigos, una familia, un nombre, hoy mando un mensaje que vendo sopa de caracol o pan de coco y ellos me responden, me dejó amistades, buenas relaciones.

¿Cuál fue la razón por la que no te quedaste cuando hiciste prueba en el Wisla Cracovia?

No di, mi representante me dijo que comentara que no hubo acuerdo económico, pero creo que no rendí lo suficiente, nuestra formación en Honduras no ha sido la correcta, los que vamos a prueba siempre regresamos, la segunda vez fue diferente.

El ex delantero Allan Lalín ya terminó la licencia D, está por termina la C de entrenador.

¿Cómo valoras tu paso por el fútbol de Azerbaiján, Chipre y Grecia?

De mucha enseñanza, tres países que me ilustraron, me enseñaron el tema de la familia, en Honduras me volví arrogante, pero cuando llegué a Azerbaiyán me di cuenta lo importante de la familia, todos tenían la suya y solo yo andaba solo, es fácil pecar cuando no los tienes cerca, en Honduras me decían que solo podía levantar pesas lunes y martes y en Europa me dijeron que todos los días.

¿Fuiste un jugador rebelde?

No, me gustaba bailar, ir al cine, modelar, teníamos un grupo, pero siempre sano.

¿Por qué dejaste burlado a Marathón?

Lo que pasó fue que cuando llegué iba con emoción, me llamó Jairo Ríos, entrené, pasaron las semanas, todos contentos conmigo, pero se me acercó un jugador que me dijo que iban a esperar que faltara un día para firmar mi contrato para ofrecerme poco, al final pasó lo que me dijeron, por eso me fui a Real España.

¿Qué causó en vos cuando Chelato te comparó con Pelé?

La admiración de un técnico, no influyó en mi carácter, Chelato creía en mí, él sabe de cada jugador hondureño, me alegró lo que dijo.

Allan Lalín pudo soportar un duro momento cuando defendía los colores del Real España.

Tu mejor momento en el fútbol

Fue en Real España con Mario Zanabria y luego con Ramón Maradiaga en el 2008 y 2009.

Fuiste un delantero con pocos goles

Cuando pasó el tema de los goles en el Real España estaba pasando un momento difícil en mí vida, mi niño nació con condiciones especiales, fuimos donde el médico y nos dieron un mes de vida y fue un golpe duro, yo aparecía en los diarios, yo no lo toleré, se lo reclamé a Dios porque mi hijo nació especial, a mi niño se le hacían exámenes casi todos los días, eso me hizo perder mi carrera, fue bajando mi nivel, ahora tiene 9 años, sigue como niño especial, al pasar lo años pudimos entender y al final Dios me dio su respuesta, yo jugaba, mi cuerpo estaba ahí, pero mi mente no, al salir de cada partido tenía llamadas de mi esposa, se tenían que hacer exámenes de 80 o 100 mil lempiras, lo que más me afectó no tener apoyo de mi gente, estaba solo, me preocupaba por todos, tenía ese problema en casa, lloraba como un bebé, el niño nació bien, a los seis meses dejó de evolucionar.

¿Cuál fue el defensor que más te complicaba?

Fue Osman Chávez por lo fuerte que era.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias