Jonathan Rougier tras ganar su segundo premio DIEZ en Honduras: "No me imaginé todo esto"

El guardameta argentino del Motagua ganó nuevamente el Premio Diez al Mejor Extranjero de la Liga Nacional.

Jorge Fermán

Jonathan Rougier sigue cosechando éxitos en el fútbol hondureño. El guardameta argentino suma ya tres títulos de campeón con Motagua, dos subcampeonatos y además, dos Premios Diez al mejor jugador extranjero de la Liga Nacional, de manera consecutiva.

LEER: Keylor Navas agradece el Premio DIEZ; habla de Honduras y recuerda a Carlos Pavón y Tyson Núñez

Hace un año recibió el primer galardón que otorga DIEZ gracias a los votos de la afición y en esta cuarta edición, nuevamente fue electo como el jugador foráneo más destacado de la temporada anterior. Lo de Rougier es impresionante.

Con un 47% de los votos, Rougier dominó la categoría al Mejor Jugador Extranjero de la Liga Nacional en Honduras, donde compitió contra futbolistas como Yustin Arboleda, Esteban Espíndola, Matías Techera y sus compañeros en Motagua: Moreria, Galvaliz y Estigarribia (ya dejó el ciclón).

Así votó la gente para que Jonathan Rougier ganara su segundo premio DIEZ de forma consecutiva.

Para otorgarle el trofeo al guardameta argentino, quien además ha entrado en un proceso de naturalización como hondureño, llegamos hasta la intimidad de su hogar, donde nos esperó junto a su familia: su esposa Ana Emilia y su pequeño hijo, Ethan.

MÁS: Pedro Troglio sobre su Premio Diez: "Me encantó, irá al museo que tengo en casa"

Los tres muy sonrientes por el nuevo galardón, aparecieron vestidos de blanco y dispuestos a disfrutar el emotivo momento para Jonathan.

Con trofeo en mano, Rougier muy contento manifestó que: “Estoy feliz de tener un nuevo reconocimiento por parte de ustedes, de la gente que me ha demostrado el cariño el año anterior y ahora nuevamente lo han hecho, eso es importante”.

Luego de recibir el premio, el guardameta de Motagua lo celebró junto a su mujer y su pequeño hijo. Foto: Ronal Aceituno.

Y además agregó: “Uno sabe que deja todo dentro de la cancha y fuera también, como me han enseñado. Es lindo dejar una pequeña enseñanza para que todos puedan disfrutar del fútbol más allá de la pelota”.

El portero de los azules es un tipo que se caracteriza por su humildad. Es evidente que él nunca está por encima del equipo, más allá de que estos premios son individuales. Sus principios no le permiten pensar algo diferente.



“Sin duda que es muy importante este tipo de reconocimientos, lo que sí sería difícil es hacerlo sin el grupo, de eso dependen los resultados. Si el equipo anda mal, sería muy complicado lograrlo.

No tengo duda de que esto no sería posible sin el colectivo”, nos dice mientras el pequeño Ethan corre muy feliz y orgulloso de su padre. Por otro lado, Ana Emilia sonríe y sus ojos brillan de felicidad, de ver otro logro importante de su marido.

¿Te imaginaste ganar tantas cosas en Honduras? Le consulto.

No me imaginé todo esto. He tenido una plática con mi papá, muy similar a esto que estás preguntando, desde allá en Argentina, él está sorprendido de todo lo que hemos logrado. Por momentos lo platico con mi esposa, pero dejamos el tema para disfrutar el presente y no vivir del pasado, mantener una línea de no elevarme. No me detengo tanto en eso si no más en lo que vivo ahora.

El guardameta argentino suma ya tres títulos de campeón con Motagua, dos subcampeonatos y además, dos Premios Diez al mejor jugador extranjero de la Liga Nacional, de manera consecutiva. Foto: Ronal Aceituno.

¿Cuáles han sido las claves de tu éxito en Honduras?

Antes que nada, la clave ha sido siempre ha sido seguir siendo yo. Mantener las raíces de mi crianza, de haber encontrado una esposa con esas mismas raíces de ser una persona de bien. Luego es haber llegado a un club que está bien constituido, que sabe a dónde va, que está muy firme en sus objetivos, eso ayuda mucho a resaltar lo individual, después es el esfuerzo de cada uno. He crecido en la parte deportiva, como esposo, como persona y eso se refleja en el campo.

Te puede interesar: César García recibe su Premio Diez como un bálsamo en medio de la "tormenta"

¿Qué mensaje le das a la gente tras todo el apoyo que has recibido?

Me siento muy feliz por el apoyo de la gente, más allá del reconocimiento que me dan ustedes, es la gente que me ha votado, también lo hacen en la calle, en el Mall, en el supermercado, me hacen sentir bien, lo hacen de buena manera. No solo es gente de Motagua y eso reconforta un poco más, me ha tocado recibir halagos de la afición de nuestro principal rival, eso me llena de orgullo y da ganas de seguir creciendo.

YA SON DOS Y VA POR MÁS…

Rougier, como apuntamos, está en proceso de naturalizarse como catracho, pero es algo que ha llevado con mucho calma. “Dios dirá qué pasará para la próxima edición, muy posible ya tenga la naturalización y hacen uno de naturalizados, ja, ja, ja. Vamos a esperar que las cosas sigan su rumbo y esperamos que sea lo mejor para todos”.

El guardameta argentino ganó su segundo Premio Diez al hilo y en la misma categoría y asegura que los conservará en un lugar especial.

“Ya tengo dos, el primero mi papá se lo quiso llevar el del año pasado, pero no lo dejé, ja, ja, ja. Son premios muy especiales, más para que mi hijo los pueda disfrutar también, dijo que me lo merecía y eso me pone contento”, asegura.

Con trofeo en mano, Rougier muy contento manifestó que: “Estoy feliz de tener un nuevo reconocimiento por parte de ustedes, de la gente que me ha demostrado el cariño el año anterior y ahora nuevamente lo han hecho, eso es importante”. Foto: Ronal Aceituno.

Antes de marcharse junto a su familia, para seguramente ubicar el Premio Diez en algún espacio especial, como ha comentado, Rougier insiste en darle gracias a la afición catracha por todo el apoyo. “Quiero agradecerles a todos los que se tomaron un tiempito de poder votarme para que este trofeo esté en mis manos, agradecerle a Dios que me da la oportunidad de seguir creciendo, de disfrutar de mi familia, de mi esposa, mi hijo y de los aficionados, que de ellos dependemos, hoy este premio, es de parte de ellos. Me da mucha alegría”.

El de Villa Elisa, Entre Ríos, Argentina, seguirá su aventura por Honduras, país que ha adoptado como suyo, con todas las ganas de continuar agigantando su palmarés colectivo e individual, pero sobre todo metiéndose en el corazón de cada catracho que admira su talento y humildad.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias