Carlos Restrepo sobre su paso por Real España: "Me identificaron con Olimpia como si yo fuera un vendido"

En live con DIEZ, el actual técnico del San Carlos de Costa Rica, Carlos Restrepo, habló de sus salidas de Olimpia y Real España. Confiesa que Ferrari le ofreció guardaespaldas.

Douglas Orellana

Carlos Restrepo, actual técnico del San Carlos de Costa Rica, sostuvo un interesante mano a mano con DIEZ en Live en Facebook y YouTube. Habló de su paso por Olimpia y los motivos que lo obligaron a salir del Real España.

Los lugares que Motagua y Olimpia están considerando para construir su propio estadio

La primer interrogante fue por qué salió de Olimpia después de coronarse campeón de la primera edición de la Concacaf League.

"Es difícil, estábamos irregulares y después vimos irregularidad en el rendimiento de algunos jugadores. La gente no estaba contenta, sabes que a uno lo dejan de querer muy rápido. He sido de los técnicos que no le gusta hacer resistencia, me gusta que haya aceptación, poder trabajar tranquilo y llevar bien el mensaje de lo que quiero en la parte táctica e idea de juego, que mis equipos caminen en esa idea. Entonces no me sentí cómodo, hablé con la junta directiva del Olimpia, sentí que era prudente que de pronto llegara alguien, inclusive fue alguien de la casa el que me sustituyó, pero las cosas de pronto no funcionaron. Teníamos la razón, pero uno no la da en el momento, el tiempo la da. Son cosas con que no te podés quedar luchando sin necesidad, son como le llamo "guerras desiguales", contó.

Y agregó: "Fui claro don don Rafael Ferrari, llegamos a un acuerdo, siempre en los mejores términos. Quiero mucho a la institución, me abrió el país, logramos un título nacional y jugamos otra final, luego se ganó la Concacaf League que fue un paso bonito en el orden internacional. Creo que estamos en la historia, con las puertas abiertas, el respeto con gente educada que va encaminando bien al equipo. Lo he visto con esa estampa de campeón, seguimos en contacto y ojalá se pueda regresar".

¿Sintió mala intención de jugadores para provocar su salida? Lo respondió y recordó la tarde en que la afición lanzó huevos a la grama del Nacional.

"No. Respeto mucho al jugador de fútbol, sí sé que pueden haber incómodos porque de pronto no salen titulares. De allí a otro procedimiento en Olimpia no. No me gustó que en el estadio trataran mal a los jugadores, no me gustó porque los muchachos hacen un esfuerzo, tenemos tardes buenas y malas. Pero la afición ya estaba en ese tema, no sé si recuerdan que tiraron unos huevos a la cancha, pero el fútbol no es tanto de huevos, es de saberlo jugar, de inteligencia de juego, de idea clara, hay complementos y uno puede ser eso, pero no se le puede tratar al jugador así. Cuando las cosas van tomando un extremo no me gusta y soy muy práctico, si se quiere producir un cambio, que se produzca, pero nunca sentirlo de los jugadores. Puede ser que algunos no estaban en buen nivel, que es diferente".

Su partida del Real España

Restrepo regresó en el 2019 a Honduras para asumir las riendas del Real España y se marchó tras la eliminación en repechaje a manos de la UPNFM.

"Puede tener algunos ribetes parecidos porque me gusta que me traten bien, porque a todo mundo trato muy bien. El respeto por el ser humano para mí ha sido fundamental. Yo por ejemplo digo que: yo de fútbol no sé, sé gestionar grupos, soy hacedor de vidas humanas, de fútbol no sé nada. Por eso me gusta que me traten bien. Durante toda mi carrera no me interesa tanto los títulos que tengo, me interesa más la gente, dejar un legado, un trabajo. Cuando no me permiten hacerlo no me siento cómodo y por el lado que venga". Lastimosamente en Real España, a nivel de equipo había que hacer una reingeniería, eso ya lo sabían los dirigentes, la hicieron después cuando salí. Pero a veces nos toca llegar a los jugadores en situaciones incómodas, salen los jugadores y toda la culpa es del entrenador".

"Real España buscaba, desde antes que llegara yo, renovar un poquito la plantilla. A veces es normal que queden algunos jugadores, sobre todo después de un título, sobre todo por el síndrome de campeón es complicado, que tapa muchas cosas que se necesitan hacer. Pero lo hacen en el tiempo, no me tocó en ese momento y tal vez reaccionaron en contra mía, pero cuando no sentí ese respaldo o ese cariño al otro día amanecí en la oficina del presidente para renunciar. No me gusta estar donde no me quieren. Donde no me quieren no estoy, a mí donde me aceptan si estoy y les entrego, alma, vida, sombrero, como decimos en Colombia".

En los medios trascendió que la el técnico había sido separado de su cargo. Pero aclara que decidió dar un paso al costado y explica el motivo.

"En muchos medios dijeron que me habían sacado, no, no me sacaron: yo renuncié, no quise seguir. Hubo un detalle de entrada que no me gustó tampoco, me hubieran dicho el tema de Olimpia. Si yo acepto a ir a otro club de un país, me muero por ese equipo, porque soy un profesional del fútbol. No es primera vez que dirijo, tengo 42 años, la mitad en formación y la otra mitad en profesional, he recorrido países y he sido campeón en algunos de ellos, entre ellos Honduras. Entonces, me gusta que me traten bien, es todo, que en esa parte profesional me respeten. Si acepto ir a un lugar, entrego mi trabajo profesional igual que otro,es la parte que no entendieron y lo digo sin tapujos no me gustó. Y cuando no me gustan las cosas, madrugo donde un presidente y le digo que no voy más, que consiga uno nuevo técnico y hay muy buenos y muy resistentes a que los traten mal".

Luego de la amarga eliminación ante Lobos, la afición aurinegra arremetió contra el estratega cafetero y esto aceleró su partida.

"San Pedro Sula es una ciudad especial, me encantó, se me pareció a Barranquilla cuando lo dirigí en el 95, encantadora. Pero hay una afición que quiere ganar y hay algunos que lógicamente su reacción es a la fuerza, con situaciones que van un poquito más de lo normal y no es sano para fútbol ni una linda plaza como esa".

¿Fue el momento más difícil que ha vivido en el fútbol? Le consultamos.

"No. Yo he salido en tanqueta también. Cuando había complicaciones en un estadio en Colombia lo sacaban a uno en tanqueta y yo con Júnior, siendo campeón en el 95, una vez salgo en tanqueta. ¿Sabe quién estaba allí conmigo?: el "Pibe" Valderrama, mi número 10. Los dos nos mirábamos y decíamos: ¿qué le hemos hecho al fútbol, por Dios?. Nunca he combinado eso porque soy pacifista, a mí la violencia y as cosas así para nada".

"Les voy a contar algo. A mí Rafael Ferrari me dijo, profe, si quiere yo le pongo seguridad. Yo le dije: el día que dirija con guardaespaldas o algo, me retiro del fútbol. No vuelvo a dirigir. porque si el fútbol lo vamos a volver así, estamos muertos. Yo le dije, déjeme como estoy y consiga otro técnico. No voy a patrocinar unas cosa que van contra mi filosofía. Vamos a un juego, a un estadio, si somos protagonistas y que nos griten, pero de allí a que pase a otro término, jamás".

No esconde que quedó con una espina en su paso por el Real España y lamentó el trato que recibió de parte de la afición.

"Cuando no me conocen totalmente si me da como rabia. Si la gente entendiera que cuando le digo sí a un contrato me voy con todo, no me hubieran tratado como me trató al principio. Me identificaron con Olimpia como si yo fuera un vendido, un irresponsable, una persona poco honrada y eso me dolió mucho por lo que soy y que he hecho. Si le queda a uno la espinita de demostrarle que uno es profesional, que puede regalarle a ese equipo de sus amores en la parte concreta de hacer un buen equipo de fútbol y que lo disfrutaran. Le queda a uno de todo en la parte personal y futbolística. Porque Me encantó la plaza, me encantó San Pedro Sula, su gente. Independiente de si va uno al estadio y le gritan. ¿Saben cual es la madre más conocida? La mía, donde voy me la mientan. Le digo a ella que se tape los oídos, porque si escogí esta carrera va a estar mencionada en todos los estadios. Lo tenemos claro, pero no que lo traten de deshonesto o que uno dijo si no les va a entregar un buen trabajo porque dirigió Olimpia u otro equipo".

¿Siente que tiene las puertas abiertas en ambos clubes? "Ahí no mando yo. Mandan lo dirigentes y ellos sabrán si un día me buscan para ir. Por mi trabajo, soy un convencido, no soy buen entrenador y de fútbol no sé, pero sí sé de otras cosas que me pueden dar triunfos y los he conseguido gracias a Dios en toda mi carrera. He tenido títulos a nivel de liga, departamentales, a nivel de selección juvenil, a nivel de clubes profesionales en diferentes partes. Lo menciono porque a la gente le gusta escuchar qué se ganó. Pero mi mayor ganancia es cuando un jugador me llama y me dice que algo aprendió conmigo y me lo agradece, no con dinero, si hay un jugador que está esperando eso está muerto. Si alguien me hace una llamada, es el mayor reconocimiento que me pueden dar", cerró.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias