Luis "Guicho" Guzmán: "Soy un testimonio vivo de esto y no se lo deseo a nadie, es algo difícil"

El futbolista hondureño relató su vivencia mientras estaba internado por covid-19. 'Estoy vivo para contarlo y espero que con mi testimonio pueda cambiar vidas'.

Carlos Castellanos

Todo un guerrero dentro de las canchas y fuera de ellas, así ha demostrado ser Luis "Guicho" Guzmán a lo largo de su paso por los equipos en los que ha militado. Hoy la vida le permitió jugar en un terreno muy duro, donde solo la mano de Dios le permitió salir con la victoria.

Luis Guzmán fue el primer jugador de la Liga Nacional en dar positivo al Coronavirus y como todo buen guerrero, el lateral izquierdo pasó un proceso muy difícil, donde solo con la ayuda de Dios logró salir y hoy habló con DIEZ sobre cómo fueron sus días.

"Sobre todas las cosas estoy agradecido con Dios por todo el proceso que he pasado. Desde el punto de vista humano ha sido complicado porque el cuerpo ha cedido un poco por esta enfermedad que es grave. Espiritualmente estoy fuerte, Dios ha sido fundamental en todo y con este virus estamos en la brecha, donde no queda más que sincerarte con Dios para que salve tu vida, y en este caso escuchó mis súplicas y las de las personas que están cerca de mí", comenzó contando.

Muy apegado a la fe y agradecido con Dios, el jugador espera terminar su proceso de recuperación. "Yo estoy vivo para poder contarlo y gracias a Dios en el transcurrir de los días pueda ir mejorando, mi salud esté al cien por ciento nuevamente".

Luis Guzmán mientras estaba hospitalizado en un centro médico por coronavirus.

El proceso de "Guicho" Guzmán fue muy duro y es que tuvo que ser traslado de la zona oriental de Danlí, hasta Tegucigalpa y de esa manera poder recibir el tratamiento en el Hospital del Torax.

"Fue muy difícil, ya que estar largo de tu familia, además no estás en condiciones de nada. Estar en una sala Covid-19 no es algo bonito, es difícil, y tu vida está prendiendo de un hilo. No es fácil para uno y peor para la familia que está afuera. Yo he visto la mano de Dios en mi vida, estoy de vuelta, contento, feliz y agradecido de seguir viviendo. Espero recuperarme bien y volver a mí vida normal".

Después de una semana de estar interno, el jugador fue dado de alta y desde su ciudad natal, Guzmán nos contó cómo sigue su proceso de recuperación.

"Yo estoy en Danlí, aislado por cualquier eventualidad, pero espero en Dios que terminando el tratamiento me pueda realizar las pruebas nuevamente y volver a tener una vida funcional normal"

"Son órdenes de médicos, especialistas que uno debe obedecer, pero ha sido complicado. Yo he perdido más de 15 libras en menos de 10 días, pero estoy agradecido, no puedo quejarme de mi proceso, donde Dios he tenido el control de todo, he visto su mano en mi vida y de mí familia"

TEMIÓ POR LA VIDA AL ESTAR INTERNO EN EL TÓRAX

Cientos de hondureños han perdido la batalla contra el coronavirus, pero Luis Guzmán es uno de los pocos que pueden contar la historia. Durante sus días interno, el jugador no oculta que es difícil no pensar que la vida depende de un hilo.

"Sería inhumado que no se te cruza por la cabeza pensamientos erróneos, pero fue más fuerte mi pensamiento interior, mi vida espiritual y eso me fortaleció mucho. En esos momentos es a eso que debemos apostar todos, ya que una hoja de un árbol no se mueve si Dios no lo permite. La vida espiritual debemos de tenerla fortalecida sin importar que tengas la enfermedad y darte cuenta que Dios siempre es primero y lo demás llega por añadidura".

Además, con cuenta que. "Yo antes de presentar Covid-19 sufrí de amigdalitis, rinitis y sufrí dengue, luego vino la complicación con el Covid-19. Fue un proceso de un mes que estuve bastante grave, pero me fortalecí de la palabra y Dios escuchó mis súplicas. Hoy estoy respirando muy contento, dándole más valor a la vida y a lo que Dios hizo en mi vida. Yo creo que de aquí en adelante mi vida tiene que dar un giro total en la parte espiritual y la de todos como sociedad dará un giro diferente cuando todo esto acabe, nada será igual".

Para Guzmán este fue algo nuevo. "Vivir la experiencia que tuve en el centro fue algo diferente, ya que no había estado interno tanto tiempo, ni tan grave, ya que uno como futbolista se lesiona, pero va a clínicas privadas y no tiene nada que ver con lo que la población está viviendo. Soy un testimonio vivo de esto y no se lo deseo a nadie, es algo difícil, no se sabe lo que va pasar y estamos a expensas de lo que Dios quiere para cada uno. Yo estoy vivo para contarlo y espero que con mi testimonio pueda cambiar vidas. Ojalá a gente piense diferente y entiendan que esto no es un juego, es una realidad, pero también es real que Dios está vivo y que se mueve en la vida de cada uno de nosotros, aunque no lo podamos ver".

Una de los procesos complejos para el jugador fue cuando las pruebas que se realizó salían negativas, pero su cuerpo presentaba síntomas que lo llevaban a deteriorar su condición.

"Las pruebas que me realizaron antes de internarme me salieron negativas y esto se fue complicando día con día, ya que no me trataban por eso (Covid-19), sino por otras cosas. Esto no solo ha sido complicado para mí, sino para muchos de la población del país, ya que nos hacemos pruebas en sangre y rápidas, pero nos salen negativas y la salud va empeorando. Hay personas que tenemos regreso como lo tuve yo, pero otras no. Lo más indicado es buscar ayuda médica y no confiarse, ya que esta enfermedad les quita la vida a las personas".

Tras salir bien librado de esta batalla, Luis Guzmán aprovecha para enviar un mensaje a la población hondureña. "Agarrémonos de la mano de Dios, lo más importante es doblar rodillas, Dios no creó el Covid-19, él lo permitió, pero lo hizo con un propósito en la vida de cada uno de nosotros. Esto va pasar y un día vamos a volver a la vida normal y Dios siempre está t estará con nosotros"

El "Guicho" Guzmán se quedó sin contrato con el Real de Minas y espera que al recuperarse del todo pueda lograr renovar el mismo y seguir dando batalla dentro de las canchas.

"Tengo aguantar una semana en reposo y después ver si estoy de vuelta a realizar lo que más me encanta hacer. Yo ya no tengo contrato con el Real de Minas y espero volver a firmar con ellos o con otro equipo. Mis ganas están intactas de seguir jugando fútbol y espero en Dios poder hacer un ejemplo vivo. Yo quiero marcar historia en el fútbol, no solo por mi edad, sino porque he sido un profesional en lo que hago. Yo espero retirarme cuando yo quiera y no cuando me retiren".

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias