Iota se degrada a tormenta tropical, pero mantiene su amenaza sobre Honduras

El fenómeno natural había tocado tierra en Nicaragua en huracán categoría cinco y ahora se acerca al territorio catracho.

Honduras ya sufre las inundaciones que está provocando Iota como tormental tropical.
Honduras ya sufre las inundaciones que está provocando Iota como tormental tropical. *
Agencias

Iota se degradó este martes a tormenta tropical tras azotar con fuertes lluvias y vientos a Nicaragua, donde miles de personas quedaron incomunicadas, sin agua ni luz, mientras continúa su avance por una Centroamérica devastada hace dos semanas por el ciclón Eta.

Así era el impactante ojo de Iota como huracán en categoría 5

Tras tocar tierra el lunes en Nicaragua como huracán categoría 5, ahora "Iota se degradó a tormenta tropical, con vientos máximos sostenidos de 105 km/h", en el norte de Nicaragua y avanzando rumbo a Honduras, informó el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

Su paso deja hasta ahora dos muertos, uno de ellos reportado el lunes en la isla colombiana de Providencia, y otro este martes en la comunidad indígena panameña de Ngäbe Buglé.

Más fuerte que su predecesor, Iota llegó a Nicaragua como huracán con vientos máximos de 260 km/h, según un informe del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH), pero luego comenzó a perder fuerza.



Inundaciones repentinas y crecidas de ríos que amenazan la vida de los pobladores se continuarían registrando hasta el jueves próximo en partes de Centroamérica debido a las lluvias provocadas por Iota, advirtió el centro.

Y en Honduras, Nicaragua y Guatemala esos fenómenos "podrían verse exacerbados por los efectos recientes del huracán Eta", que tocó tierra el 3 de noviembre también en el Caribe nicaragüense y dejó al menos 200 muertos y 2,5 millones de afectados en Centroamérica.

Su llegada a Honduras

Mientras Iota se acercaba a Honduras, militares y policías desalojaban a los pobladores de zonas de riesgo en la región del Valle de Sula y de orillas de los ríos y barrios propensos a deslaves en Tegucigalpa.

Isla colombiana se pierde prácticamente por el paso de Iota

En la comunidad miskita de Nueva Jerusalén, en el Caribe, los vientos destruyeron el techo del centro de salud y 38 viviendas, y arrancaron árboles frutales y maderables, según un informe del organismo de local protección civil (Copeco).

La institución adelantó que las mayores lluvias caerán este martes en los norteños departamentos de Atlántida, Cortés, Comayagua (centro) y Santa Bárbara (oeste).



FOTOGALERÍAS

Mas Noticias