Jorge Álvarez lo confiesa todo: La confusión de diagnósticos, perderse el Preolímpico y las lágrimas que derramó  

El volante del Olimpia habló con Diez y aseguró que está en un proceso de recuperación muy avanzado, pero no olvida lo duro que fue tener que pasar por el quirófano por segunda vez en un año.

Redacción

Dotado de una técnica muy depurada, buena pegada y con gran visión de juego, pero el 2020 ha sido muy duro para Jorge Álvarez, volante del Olimpia que tuvo que perder partidos importantes con el equipo a causa de las lesiones.

También puedes leer: ¿Invencible? Olimpia suma 25 partidos sin perder siendo local en el estadio Nacional

Las lesiones son las cosas que ningún jugador desea, pero mucho más duro tener que pasar dos veces por el quirófano en el mismo año es aún peor. Así ha tenido que encarar este joven jugador del Olimpia, quien no se rinde y espera volver muy pronto a las canchas.

Álvarez aprovechó su regreso a los entrenamientos del Olimpia y habló en exclusiva con Diez, donde se refirió al duro momento de perderse los Preolímpicos y las confusión que hubo con sus dictámenes médicos.

¿Cómo vas con tu proceso de recuperación?
Gracias a Dios ya vamos de a poco, ya me he incorporado a los entrenamientos, lo sigo haciendo aparte, empezando a trotar, fortalecimiento, trabajo de movilidad, pero es poco a poco. Lo mejor es que voy mejorando.

¿Todo el proceso cómo ha sido?
Complicado porque me perdí partidos muy importantes del cierre del torneo pasado y los Preolímpicos, lastimosamente no voy a estar, pero Dios sabe por qué hace las cosas y hay que salir adelante.

¿Cómo viviste el momento de tanta confusión por los diagnósticos?
Fueron días muy difíciles, donde ni Carlos (Pineda) ni yo sabíamos el diagnostico de la lesión. Fueron días sufridos, me costaba dormir, muy pensativo en eso. Son cosas raras que pasan y se dan una vez en la vida y nos tocó a nosotros.

¿Fue cierto que los análisis estuvieron cambiados?
Salió el diagnostico de Carlos (Pineda) y yo le hablé porque él no andaba ningún dolor, caminaba tranquilo y yo si andaba. Los diagnósticos míos los pusieron en el de Carlos y se hizo una sola. Fue algo muy confuso, yo andaba los dolores y mi diagnóstico era el de él.

¿En el fondo estabas claro que tu lesión no era leve?
Carlos ya se mentalizaba que para el siguiente partido de semifinales él ya iba estar listo porque no tenía dolores, caminaba bien y yo si pensé que mi diagnóstico era ligamento cruzado. Yo andaba dolor, molestia para caminar y andaba inflamado.

¿Fue Óscar Benítez quien le dio aclaró el panorama?
Era algo complicado y se día que nos vio el doctor Benítez, nosotros nos presentamos al entreno y los profesores pensaban que el diagnósticos de él era el mío, hablaron con los dos para que viéramos al doctor porque él sabe mucho de cuestiones de rodillas. Es algo que nadie quiere escuchar que está lesionado, que te van operar y que perder los partidos.

¿Luego del diagnóstico de Benítez que vino a tu mente?
Es un momento que toca aceptar lo que es, pensar en lo que viene y no quedarte con el si no quedo bien. Son cosas que hay que cambiar el chip y decir que me van a operar y Dios primero las cosas saldrán bien.

¿Durante el proceso te tocó llorar por lo duro que representa una lesión?
Te diré que el día que lloré más fue cuando me lesioné. Desde el momento que sentí el impacto, vi la jugada y sentía un dolor muy fuerte e inflamada. Yo sabía que algo no estaba bien. Ese día llegué a mi casa y comencé a llorar, yo sabía que algo no estaba bien. Era duro aceptarlo, ya que no había cumplido ni un año de la operación anterior, pero ahí tocó llorar un poco y después te levantás para seguir adelante.



¿Te tocó llorar a solas o con el consuelo de tus padres?
Cuando iba en el carro (después de recibir la noticia del Dr Benítez) no aguantaba la impotencia de saber que algo estaba mal en mi rodilla. Yo ahí no pude contenerme y eso que yo no agua eso (llorar) delante de ellos (padres) porque se ponen peor que uno. Luego en mi cuarto me tocó llorar bastante.

¿Cuál fue la reacción de tus padres al saber de tu lesión?
Para ellos es más complicado verte desanimado en esos momentos, ver que vienen cosas importantes y en torneos que el fútbol te puede dar un giro inesperado, pero no se puede dar y toca aceptar la realidad. Ellos me han apoyado mucho, mi pareja también y eso ha sido importante para salir adelante.

¿El proceso de recuperación ha sido rápido?
Desde que me operaron, yo al siguiente día hice dos días de terapias con el doctor Benítez, luego regresé a Tegucigalpa y he estado un mes en Therafit y hace uno días me incorporé a los entrenos del equipo.

¿La mejoría va muy rápida o es el tiempo indicado?
El doctor me había dado de dos meses a dos y medio, pero él ya me dio alta para poder trotar suave, hacer un poco de giro para irme quitando en miedo, tocando balón con calma, pero más que todo fortalecer y recuperar el musculo de la pierna. Creo que voy bien y si en algún momento veo que esto va muy rápido y no estoy bien, pues hay que parar porque lo primordial es estar bien, no volver a estar cayendo en lesiones.

¿La lesión que sufriste no fue en la misma rodilla que te habías lesionado?
No, no fue de la misma. El 4 de febrero cumplí el año de la operación de la otra rodilla.

¿Cómo te recibió el grupo cuando regresaste al entrenamiento?
Un día antes yo había hablado con el profe Troglio y me preguntó cómo estaba y si me podía integrar. Yo ya tenía pensado integrarme en esos días y aproveché para llegar ese día. Todos estaban alegres al verme y es que hay un grupo muy sano, buenas personas. Ellos me recibieron muy bien y ahí es donde te das cuenta que te extrañan y que les agrega verte bien.

¿Qué viene en tu etapa de recuperación?
El fortalecimiento, trote y en dos semanas me toca ver al doctor Benítez y ver si me da el alta para incorporarme de la mejor manera o ver que detalles me hacen falta.

¿Muchos se ilusionan con poder llegar a los Juegos Olímpicos, cómo lo vives tu?
Para los Preolímpicos lastimosamente no voy a poder estar, quiere recuperarme bien primero y que a mis compañeros le vaya de la mejor manera para poder clasificar a los Juegos Olímpicos. Depende del tiempo y como vaya mi mejoría, primero Dios y pueda llegar a los Olímpicos.



¿Cuánto dolor causa perderse los Preolímpicos?
Fueron partidos importantes tanto el cierre del torneo pasado y los Preolímpicos ahorita. Es algo fuerte, pero toca asimilarlo de la mejor manera y apoyar a mis compañeros que estarán en los Preolímpicos, Dios primero y se pueda clasificar.

¿Has hablado con el profe Coito?
Sí, yo he estado en contacto con el profe, son buenas personas aparte de buenos entrenadores y están muy pendientes de mi y hay preguntado cómo voy, qué estoy haciendo.

¿Cómo has visto esta selección con la baja tuya y Carlos Pineda?
Hay una gran cantidad de jugadores que tiene esta selección Sub-23 ahorita que son muy buenos y que en cada puesto hay tres o cuatro por posición y muy preparados. Tienen un Kervin Arriaga que es muy experimentado en como juega, los partidos que tiene y también está Jonathan Núñez de Motagua que es muy bueno y otros compañeros que son de muy buen nivel.

¿Le estás siguiendo los pasos a lo que está haciendo la Sub-23?
He estado pendiente porque tengo muy buenos amigos ahí y siempre hablo con ellos de cómo van los entrenos, cómo han quedado los partidos, cómo se sienten para el torneo. En Olimpia tengo cuatro compañeros que están en la selección y se me facilita hablar con ellos de ese tema.

¿No le has dicho a Coito que deje un espacio para tu nombre si se clasifica a los Olímpicos?
jajaja no, no tengo esa confianza para decirle eso. jajaja más bien me quita de ese renglón.

¿La ilusión de estar en unos Olímpicos no la pierdes?
De eso se trata irse recuperando, no hay que ir apresurado y debe ser importante, por eso hay que darle el tiempo que necesita y estar preparado para lo que se viene.

¿Sientes que ya pasaste la eta más dura de tu lesión?
Son etapas complicadas, golpes muy fuertes para uno de jugador y lo menos que uno quiere es lesionarse, perder partidos importantes. No hay nada más bonito que entrenar y disfrutarlo. Para mi es complicado llegar y entrenar aparte, pero esto es parte del fútbol y todo asimilarlo.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias