Donis Escober cuenta su experiencia de regresar a Olimpia: Recibimiento, bromas, trabajo y su concepto de Troglio

El exportero merengue vivió una semana como entrenador de guardamentas, luego de suplir la baja de Sergio López. El Pimpollo se mostró feliz por la experiencia vivida en el campamento merengue.

Redacción

Emociones encontradas, amor por la camisa y un sueño por alcanzar, así describe Donis Escober la semana que le tocó vivir en su primer experiencia entrenando los porteros del Olimpia.

También puedes leer: Edwin Rodríguez sobre las posibles ofertas de Europa: "Espero que sea algo concreto y no que se rumore mucho"

El exportero de los merengues y uno de los más ganadores del país tenía dos años de haber abandonado las canchas de fútbol, pero su amor al Olimpia lo mantiene intacto y fue requerido para suplir la baja de Sergio López, quien viajó con la Selección mayor de Honduras a Europa.

Amarateca fue la casa del "Pimpollo" por más de 15 años y su regreso no fue nada fácil a pesar del gran sentimiento merengue, pero el pasar de un lado a otro no pasa de la noche a la mañana. Así fue la charla que tuvo con Diez sobre este vivencia en su regreso al león.

"No fue fácil, me confundí un poco, era la primera vez que llegaba de esta forma como entrenador y me fui a sentar supuestamente con los compañeros que eran los jugadores y después me cayó el veinte y bromeando con los profesores les dije: "Ve, si me tocaba estar de este lado ahora". Fue extraño el primer día, ya después todo bien y cómodo", comenzó contando.

Y agrega: "La verdad que fue una emoción muy grande, muy feliz esos días que estuve allá, me sentí como regresar a casa. Los profesores me atendieron muy bien, me abrieron las puertas y se pusieron a la disposición".

Algo que siempre destaca y que no puede ocultar después de su retiro. "Muy feliz de volverme a poner esa camisa del Olimpia, esta vez como entrenador, pero siempre con mucho cariño".

El regresar a casa no solamente era ir a entrenar porteros, conocerse con el cuerpo técnico, sino que revivir experiencias y aún más, encontrar viejos compañeros.

"Tengo muchos amigos y excompañeros con los que me llevaba ahí y fue agradable esos días que estuve ahí".

Escober recuerda como fue ese primer contacto que tuvo con el hoy técnico del Olimpia, Pedro Troglio. "Cuando yo me retiré, uno de mis trabajos era ir a ver todos los partidos del equipo y una vez me tocó la oportunidad de ir al camerino y desde ese entonces él (Pedro Troglio) me dijo que era bienvenido, me abrió las puertas y que podía visitarlos. El profesor es un tipazo y me han atendido bien".

Siendo su primera experiencia como entrenador de porteros, la experiencia y recorrido en el fútbol le permitió preparar un plan de trabajo y de esa manera intentar enseñar a los guardametas del albo.

"Uno hace su plan de trabajo, pero a la hora tiene que acomodarse a las circunstancias del momento. Yo llevaba un plan, pero hablé con los porteros y nos entendimos. Les dije que tipo de trabajo querían y ellos dijeron: volar, tapar y ahí las cosas cambiaron. Hicimos un trabajo que a ellos les agradara y se sintieran cómodos para que le sacaran provecho".

Después de un paso por las reservas y ahora en su primer desafío con los del primer equipo, Donis cuenta que. "Me tocó entrenar a los tres (Harold, Rafa Zúniga y Ariel Valladares) y es ventaja porque son porteros que tiene recorrido, una base y es más fácil. En reservas hay que enseñar y aquí es poco y lo que hay que hablar y si motivarse entre los cuatro. Se me hizo muy fácil y satisfecho de la manera que se hizo".

MOMENTO DE RECORDAR VIEJOS TIEMPOS Y BROMAS

El regreso de Donis Escober no solo significaría trabajo y experiencia, sino lindo recuerdos y reencuentros con viejos compañeros, con lo que compartió bromas y anécdotas.

"Bromeamos con Beckeles, Patón, Eddie, Yustin, esos jugadores de experiencia que estuve, me salí del esquema que era entrenador y me metí a recordar viejos tiempos y fue feliz de estar con viejos compañeros".

Una de las que pudo contar fue la vivida con German "Patón" Mejía, quien siempre se las ganaba con el pimpollo en su etapa como jugador.

"Estuvimos chabacaneando con Patón y contándole a Chirinos las anécdotas que cuando Patón hablaba, yo lo callaba y le decía me ofende tú voz, ya que es bien fea la voz de Patón jajaja. Así recordamos viejas anécdotas que fueron parte que viví con ellos, cosas sanas".

Este será el nuevo camino de emprenderá Donis Escober, quien busca prepararse de la mejor manera y en un futuro muy cercano regresar como entrenador de porteros.

"Es el comienzo, una meta que tengo y sé que viene un largo camino, se vale soñar, pero me gusta entrenar porteros y que más que fuera en Olimpia, pero uno es profesional y tiene una familia".

Tras una semana volviendo a respirar el ambiente de fútbol y dejar a un lado la vida de campo, el momento de decir adiós a este desafío llegó, pero se muestra contento por lo conseguido.

"Me despedí y me dijeron los compañeros: ¿Hoy es su último día?, sí, le dije, pero espero volver. El profesor me dio la confianza que las puertas están abiertas y que si necesitaba de mis servicios ahí estaría".

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias