Salvador Nasralla relata cómo fue su íntima relación con Chelato Uclés y pide que el estadio Nacional lleve su nombre

El periodista hondureño confesó que el exentrenador José de la Páz Herrera era su mejor amigo. También relató anécdotas que vivió junto a su lado.

Salvador Nasralla y Chelato Uclés hablaban diario, 'El Maestro' le aconsejaba y hasta le regañaba. El periodista pide que el Estadio Nacional lleve su nombre en su honor. Además, revela anécdotas y cuenta cómo era su íntima relación-
Salvador Nasralla y Chelato Uclés hablaban diario, 'El Maestro' le aconsejaba y hasta le regañaba. El periodista pide que el Estadio Nacional lleve su nombre en su honor. Además, revela anécdotas y cuenta cómo era su íntima relación- *
Omar Gutiérrez

Para Salvador Nasralla, José de la Páz Herrera era como un hermano, con quien hablaba todos los días y le aconsejaba tanto como lo regañaba. Tras el fallecimiento del maestro ‘Chelato’ en la noche del miércoles, el laureado periodista se hizo presente en el Estadio Nacional de Tegucigalpa para despedirse de su mejor amigo a quien conoció hace 4 décadas.

Estando en el recinto, Salvador fue entrevistado por muchos periodistas a quienes les contó cómo era su relación con Chelato, algunas de las anécdotas que tuvo con él hace casi 40 años y el último mensaje que compartió con el exentrenador, el cual fue el domingo durante el programa Cinco Deportivo.

VER: Sigue el minuto a minuto del despido a Chelato Uclés

El último mensaje

Derrame lagrimas el domingo pasado porque realmente no pensaba que sucedería algo así. Gonzalo Carías y René Mendoza, quienes son los productores del programa, decidieron hacer unos testimonios en celebración del 40 aniversario de Cinco Deportivo, entonces hablaron con él, y yo no sabía que Chelato ya podía ligar palabras (sufrió operación de garganta en mayo del 2020). Juntos a varios saludos de diferentes televisoras internacionales, más exentrenadores de la Selección Nacional, el mensaje transmitió durante la mesa redonda, y nos entristeció porque después de ver que él era una persona tan fuerte, el hablar con la dificultad que lo hizo me puso bastante triste, pero agradezco el contenido porque eso para mí no se puede cuantificar, no tiene precio lo que dijo en ese saludo.

No quiero pecar de prepotente, pero lo que él dijo fue que el periodismo en Honduras se potenció por mi presencia debido al curriculum que traía en el momento que lo conocí, pues yo venía de ser graduado de la Universidad Católica de Santiago (Chile) de Ingeniera Civil y tenía una maestría en Administración de Empresas, solo había otro hondureño que tenía algo así en 1977, siendo eso lo que él consideró para decir lo mencionado. Cuando fuimos al mundial de España 1982, mucha gente no sabe que Honduras ganó a través de mí el premio al “Mejor jefe de prensa” en el torneo, y es que yo estuve con él en todas las conferencias, hasta me hicieron reportaje en los países europeos. La calidad del periodismo actual es superior al que había antes en el deporte.



Su relación

Él fue nuestro padrino de bodas con Iroshka, era único no familiar presente en el evento, era mi mejor amigo. Hablábamos diariamente, no había día que no me llamara: me pedía videos, me daba consejos y hasta me decía que lo que dije no es así, si no que es ‘aza’. Tenía que dejar un par de horas diarias para platicar con él y nutrirme del conocimiento que él tenía de la materia de la cual más hablo: el fútbol. Él en mi carrera periodística me orientó muchísimo y me indicó como era la cosa en el ámbito futbolístico.

VER: El emotivo mensaje de despedida de Salvador Nasaralla a Chelato Uclés

Anécdotas

Son tantas, cada día había una nueva. Una vez hicimos un viaje para el sorteo del mundial España 82 en el mes de enero, ese duró 10 horas y él no paró de hablar durante todo el transcurso. Todo lo que hablaba era de fútbol, esas siempre eran las pláticas.

Me acuerdo una noche con Héctor Rodolfo “El bambino” Veira quien fue técnico de River Plate, estuvimos desde las 7 de la noche hasta las 7 de la mañana del día siguiente hablando de fútbol, y contaban y contaban y yo solo me alimentaba de lo que escuchaba.

El domingo pasado estuve con el exfutbolista y seleccionado nacional Tony Laing, en el juego de las Leyendas de Honduras en Texas, Estados Unidos, y ahí le conté una anécdota que sucedió en el Mundial de España. Después del empate 1-1 contra el anfitrión, Chelato me dijo: “Mira a Laing, yo necesito a ese jodido, pero míralo como está, y pues él estaba todo ahuevado, como decimos vulgarmente. “Decile que en Honduras le están diciendo maricón y que vino a pasear”, me dijo el Profe que le dijera a Tony. Entonces le comenté a él que si podía jugar infiltrado el siguiente partido, respondió que sí. Ya una vez en el bus rumbo al estadio, yo iba junto a Laing y ahí me prometió que si conseguía que lo metieran en el partido (ante Irlanda) me iba a dedicar un gol. Tony entró en el segundo tiempo y en la primera pelota que tocó hizo el gol. “Recorda que vos jugaste por mí el campeonato mundial y me dedicaste él gol”, le comenté a Laing ese día, y él lo aceptó.



“Nunca se sabe”

La Loto de 1992 me quería contratar para que dijera al final de un comercial: “Nunca se sabe”. Le dije que cobraba 10 mil, y me respondieron que era mucho dinero, a lo que me comentaron que si conocía a alguien que sea famoso y que podía hacerlo por menos dinero.

Entonces le comenté bromeando a Chelato, “¿Te querés ganar mil pesos?”, y me contestó que sí, pues el ganaba solo 4 mil como entrenador del Olimpia. “¿Qué hay que hacer?”, me preguntó, y le dije que solo tenía que decir la frase. Esa es la realidad, yo no dije eso por cobrar lo que quería. Así surgió el famoso “nunca se sabe”.

Recomendación de jugadores a Chelato

A veces le di, pero él tenía un ojo tremendo para descubrir futbolistas. Después del huracán Mitch en 1998 se hizo una triangular para recaudar fondos en Los Ángeles entre El Salvador, Guatemala y Honduras. Chelato llevó a David Suazo, siendo ahí donde hizo su debut. Siempre coincidimos que David era un futbolista de otra serie, la gente solía criticarme porque yo decía que él tenía cosas de Pelé. Chelato siempre me reafirmaba y ayudaba a fundamentar las explicaciones que yo daba sobre diferentes jugadores.

En su estadía en el Estadio Nacional de Tegucigalpa, Salvador Nasralla pidió que el nombre del recinto futbolístico llevará el nombre de 'El Maestro' para homenajaearlo: "Sugiero que el estadio se llame Chelato Uclés".

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias