'Chato' Padilla tras tener al Victoria cerca del ascenso: "Tenés que creértela, sino, estás muerto"

El entrenador del Victoria fue contundente respecto a lo que piensa de cara el próximo juego donde jugarán la gloria en su sede ante el Pinares.

DIEZ

Victoria saborea su regreso a Liga Nacional tras vencer 2-0 a Pinares en el partido de ida por la finalísima del ascenso, la cual se disputó en el estadio Jhon F. Kennedy de Ocotepeque.

La ‘Jaiba Brava’ definirá su destino el próximo sábado 12 de junio en su sede en La Ceiba, donde a las 2:30 de la tarde se jugará la gloria frente a Pinares, a quien deben respetar, según afirma el entrenador del Victoria, Carlos Padilla.

El ‘Chato’ declaró que el equipo sostener los pies sobre la tierra, que aún no ha ganado, y que deben darlo todo en el partido de vuelta, donde enfrentarán a un gran rival.

Sensaciones

Todavía no se ha ganado nada, hay que respetar al rival porque aún está vivo. La llave se tendrá que disputar como se debe, así que lo que nos queda es concentrarnos, meter la cabeza donde la debemos tener. Faltan 90 minutos para buscar el ascenso, tenemos que estar enchufados como este día. Esto es lo que el fútbol requiere y pide, hemos hecho un trabajo serio. Los chicos han entendido como es esto, debe haber esfuerzo, sacrificio y compromiso.

El entrenador de Pìnares

Estamos ante un gran rival, agradezco la manera por cómo nos trataron, agradezco a Fernando López (técnico del Pinares) y lo digo públicamente porque se dicen muchas cosas de él, quien me atendió de maravilla y se puso a las órdenes, siendo este el mismo trato que tendrá cuando nos visite en La Ceiba. Yo quisiera llevarle a mi casa, pero la afición es especial, pero es parte del fútbol, no vendré a decir algo feo a esta gente que vinieron a ver un buen partido.

Las claves de la victoria

Las claves fueron la concentración, el esfuerzo y sacrificio, tenés que creértela. En la vida si no te la crees estás muerto y estos chicos se la están creyendo. Dios y el trabajo nos han respaldado. Trabajamos insaciablemente en la pretemporada, muchos lloraban, otros murmuraban que estaba loco porque les ponía tres horas de entrenamiento, a lo que les decía: ‘sufran ahorita, pero cuando levanten la copa verán que tenía razón’, ahora que bueno que lo entendieron y se comprometieron.

Victoria sacó petróleo en su visita a Ocotepeque donde vencieron 0-2 al Atlético Pinares.La afición ya festeja el ascenso

Ellos son afición y nosotros no, soy un entrenador de fútbol que debe respetar al rival. No me siento para nada de Primera División, hay que jugar 90 minutos, el fútbol da muchas sorpresas y yo no puedo ser irresponsable al subestimar a mi rival y regalarle el 50 por ciento de la batalla que acabo de ganar, no me gusta celebrar cosas que no tengo. Yo les decía a los periodistas que soy un privilegiado, fui campeón con Victoria en 1994-95 con Jorge Pineda, ahora llegó al banquillo, conseguí ganar la Segunda División y estoy cerca de hacerlo con la finalísima.

Celebración en la vuelta

No quiero imaginar ni angustiarme con cosas que no sé, planificaré la semana de trabajo y hacer el desarrollo que hemos hecho. No tengo otra cosa que ganar el próximo partido.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias