La triste historia del portero olímpico Michael Perelló: "Tenía una promesa que cumplir, muchos ya no están"

Michael Perelló ha estado en todos los procesos juveniles con la selección de Honduras. Estará en los Juegos Olímpicos luego de dos mundiales y Juegos Centroamericanos, aunque detrás de este logro hay una gran historia repleta de sacrifio la cual contar.

Michael Perelló tuvo un sacrificio enorme para poder llegar a Tokio con Honduras. Perdió muchos seres queridos, fue privado de los Panamericanos e hizo su debut en Liga luego de un largo proceso. Esta es su historia.
Michael Perelló tuvo un sacrificio enorme para poder llegar a Tokio con Honduras. Perdió muchos seres queridos, fue privado de los Panamericanos e hizo su debut en Liga luego de un largo proceso. Esta es su historia. */ �
Omar Gutiérrez

En valles de sombras siempre hallarás a un niño que sueña con convertirse en futbolista profesional a pesar del oscuro ambiente donde vive, sin embargo, este encontrará la manera de brillar y alcanzar el objetivo cueste lo que cueste.

Esto ha sucedido en la vida de Michael Perelló, hermano de la arbitra Shirley, quien es uno los futbolistas más fieles que tiene la Selección Sub-23 de Honduras, pues ha estado en todos los procesos de la Bicolor, empezando desde la Sub-15, Sub-17, Sub-20 y ahora Sub-23, con la que estará en los Juegos Olímpicos de Tokio.

VER: Hito histórico: Hermanos Perelló, Michael y Shirley, estarán en los JJ.OO. en Japón

Historia de Michael Perelló, porteo olímpico de Honduras en Tokio

Él es un cipote que se crio en el sector Las Vegas, dentro del barrio Pueblo Nuevo en Puerto Cortés, junto su padre Sergio Edgardo, quien le inculcó disciplina, sacrificio y pasión, y su madre Leticia López (Q.D.D.G) que añoraba con verle brillar en el deporte de todos, pero antes que pudiera presenciarlo, partió hacia el cielo.

“Crecí junto a mis seis hermanos, yo soy el menor y él único junto a mi hermano mayor que nos decantamos por ser futbolistas, los otros también estuvieron involucrados en lo mismo, pero desde el arbitraje. Mi padre siempre tuvo una facilidad enorme para el deporte, creo que si yo hubiera intentando ser beisbolista o basquetbolista él me hubiera dado el empuje para lograrlo”, inició contando Perelló a DIEZ.

Michael era el último de seis hermanos en la familia Perelló, oriunda de Puerto Córtes.“Él siempre me entrenaba desde pequeño en Pueblo Nuevo en la cancha Yuquinsa y otra que estaba atrás de mi casa a la que le decíamos 'La Playita', campos en los que empecé a jugar fútbol como cualquier otro niño. Mi papá formó un equipo de barrio en la zona, él era el técnico y llegaban muchos cipotes a jugar; la razón por la que se creó este equipo era para evitar las distracciones que cualquier joven pudiera tener en un lugar como el que vivía, pues él de su bolsillo sacaba para tenerle por lo menos agua a los jugadores. Era un barrio bastante difícil, lastimosamente muchos con los que jugué en ese club ya no están con nosotros, esto por lo vicios, malas amistades y el peligro que había”, reveló.

Michael ingresó a la liga federada en Cortés para jugar con Morelia, que junto a INDEPOR es una de las academias porteñas que más fabríca jugadores a nivel nacional; posteriormente pasó a Águilas, equipo humilde de la liga, al cual llegó para poder ser exigido en el arco antes de ensayar con un club de Liga Nacional.

Formación en el fútbol

A la edad de 13 años es donde el entrenador Guillermo Bernárdez lo recibe en Platense, donde empezó a entrenarse junto a otros porteros de Primera División como Adalid Puerto, José Mariano Pineda y Wilfred Brown, entre otros.

“Entrar al Tibruón me dio el roce que necesitaba. Aprendí mucho de Adalid, quien lastimosamente tuvo el accidente en el torneo (Apertura 2013) donde llegué. Ese año empecé mi etapa con la selección nacional, nos concentrábamos en el centro piloto en San Pedro Sula para jugar con la U-15, equipo que ganó el torneo centroamericano en Islas Caimán. Fue allí la única vez que mi madre me vio competir con la Selección a nivel internacional; su sueño siempre fue verme en un mundial y se lo cumplí dos años después cuando clasificamos al Mundial de Chile en 2015, aunque sin su presencia física, pues el 8 de diciembre del 2013 se marchó hacia el cielo”, contó Perelló.

Michael recuerda a su madre en cada cita a la que asiste donde ello lo ve desde el cielo con muy orgullo.El porteño disputó en octubre de 2015 dos de los tres partidos por la fase de grupos del mundial chileno cuando enfrentó a Bélgica (1-2) y Mali (0-3). Su participación le valió para ser llamado por Marathón, quien le hizo salir del Platense donde no pudo alcanzar el primer equipo. A los verdolagas le dio el sí, pero fue una decisión muy difícil, pues su padre no quería que dejara el estudio, y esto tuvo que combinarlo con el fútbol.

A las 6 de la mañana llegaba al colegio Franklin Roosevelt, donde salía a la 1 pm para empezar a agarrar camino hacia San Pedro para entrenar con Marathón; él solía almorzar mientras iba en el carro. Michael llegaba a su casa las 8 de la noche para que una hora después empezara a hacer sus deberes escolares. Se desvelaba mucho, no descansaba, pero todo era parte de un sacrificio que terminó obteniendo recompensa.

VER: "Es un orgullo poder escuchar el apellido Perelló en los Juegos Olímpicos"

En 2017 fue el titular de la escuadra Sub-20 que ganó el oro en los Juegos Centroamericanos en Managua, Nicaragua, y que después se clasificó al Mundial de la categoría en India, donde por decisión técnica el entrenador Carlos Valladares decidió poner a Juan Delgado en el arco ante Francia (0-3) y Nueva Zelanda (0-2) los primeros duelos de la fase de grupos; Perelló jugó en la victoria de 2-0 ante Vietman en el partido final.

Michael Perelló jugó tres partidos entre los dos mundiales juveniles con Honduras en 2015 y 2017Debut en Liga Nacional

El máximo evento le abrió de nueva cuenta la oportunidad de llegar a un grande Honduras como fue el Real España, quien buscaba tercer portero tras la salida de Luis “Buba” López en el LAFC. Michael llegó a La Máquina, despidiéndose del Marathón donde salió fue uniformado en un par de ocasiones.

Fue hasta el 19 de septiembre del 2019 donde hizo su debut en el equipo aurinegro de la mano del tico Hernán Medford. La cita fue ante la UPNFM en el Estadio Emilio Williams de Choluteca, su único partido hasta el Apertura 2020 donde disputó 3 duelos, uno menos que en el pasado Clausura 2021 donde demostró ser garantía en el arco de un equipo de Primera División, algo que le hizo volver a la Selección Nacional luego de ser descartado de los Panamericanos de Lima en 2019.

Michael Perelló ha disputado 8 partidos en Primera División de Honduras. Todos con Real España.“Fue duro quedar fuera de los Panamericanos. Formé partido del proceso y estuvo en el banquillo cuando logramos el boleto ante Nicaragua en el Estadio Olímpico, partido en el que una vez finalizó, el profesor Fabián Coito nos citó en el camerino y nos dijo quiénes eran los jugaríamos el torneo, lastimosamente mi nombre no estaba ahí”, contó Michael.

“El fútbol da revanchas, gracias a Dios y a todo el sacrifico que he hecho desde pequeño, he sido citado a los Juegos Olímpicos de Tokio, un sueño mío y de mi madre, quien siempre quiso verme en un certamen de estos y ahora lo verá desde el cielo”, relató mientras rompía en llanto.

Cumplió su promesa

Michael Perelló zarpará hacia Japón el 7 de julio, viaje que le tiene preocupado por lo extenso que será, misma que recorrerá su hermana Shirley ya que fue seleccionada para que formará parte del cuerpo arbitral para la competencia femenina.

El portero de Real España tiene apenas 22 años y sus ganas de triunfar permanecen intactas. Su padre fue quien más lo marcó al formarle en la persona quien hoy es, alguien ejemplar, que recordó al final de una extensa entrevista con DIEZ lo que le dijo el profesor Ariel Bustamente en su primer viaje con selección previo a su debut en los Juegos Centroamericanos de 2015 en Islas Caimán.

“Recuerdo esto muy bien, el profe nos reunió en un cuarto y nos dijo: ‘Muchachos, este es el primer viaje de muchos en su carrera como seleccionado nacional. Hay bastantes que están con nosotros ahorita, pero el promedio de los jugadores que llegan a la Sub-23 empezando desde está división es de un 4%’. Yo dije que quería estar en esa exclusiva lista, quiero ser de los jugadores que estén en todas las selecciones, llegar a la Sub-23 y luego a la Mayor. De ese grupo con el que estábamos en Islas Caimán, solo viajaremos a Tokio Jorge Álvarez y yo. Tenía una promesa que cumplir, y se ha cumplido”, finalizó Perelló, jugador olímpico de Honduras en Tokio 2021.

Michael Perelló, tal como aprendió de Buba López, Kevin Hernández y "Pipo" López, buscará ser un ejemplo para los guardametas bajo de él, como es el caso de Bryan Ramos, convocado olímpico quien es su compañero en Real España.

FOTOGALERÍAS

Mas Noticias